Tags:

EDRIM: Gestión flexible con un límite de pérdida máxima


El equipo de fondos de fondos de la gestora francesa Edmond de Rothschild Investment Managers (EdRIM) considera que el límite de pérdida máxima anual es la mejor variable que se puede tener en cuenta a la hora de gestionar productos mixtos flexibles en un entorno como el actual.

 


No nos gusta el límite por tracking error porque no queremos estar limitados por un índice. Algunos fondos se manejan con un objetivo máximo de volatilidad, pero nosotros preferimos la caída máxima porque es más fácil de entender por el cliente”, explica Jacques Tebeka, responsable de fondos de fondos tradicionales de EdRIM.

 

Comenzaron a utilizar esta metodología hace dos años en su gama de fondos de fondos mixtos multigestor. “Tenemos límites por caída máxima anual. Esto se refleja en un presupuesto de riesgo controlado por VaR, que cada gestor tiene la libertad de usar como quiera. El manejo del VaR es dinámico en función de la evolución de la rentabilidad del producto en el año. El presupuesto de riesgo se eleva si el fondo tiene rentabilidad positiva, y viceversa”, señala Tebeka, que se incorporó a EdRIM en 2008 proveniente de Oddo AM y que cuenta con 18 años de experiencia en el sector.

 

La gama de fondos flexibles multigestor está compuesta por tres productos, todos con más de 10 años de historial. Uno conservador, el Edmond de Rothschild Allocation Rendement, con un límite máximo de caída anual del 5% (y un máximo de un 35% en renta variable); uno equilibrado, el Edmond de Rothschild Allocation Patrimoine, con un límite máximo de caída anual del 10% (y un máximo de un 70% en renta variable); y otro agresivo, el Edmond de Rothschild Allocation Dynamique (con un mínimo de un 40% en renta variable y en el que no se establece un límite de caída máxima).

 

Además de estos productos, el equipo de Tebeka gestiona otros cinco fondos temáticos (de renta fija, renta variable, materias primas y de gestores flexibles). En total, manejan unos 807 millones de euros de patrimonio.

 

Tebeka afirma que su equipo busca “diversificar y gestionar riesgos extremos para proteger la cartera de fluctuaciones de los mercados. Aunque usamos un índice de referencia, no estamos limitados por él. Comparamos la rentabilidad con el índice, pero la cartera se construye con independencia y flexibilidad”.

 

Dentro del equipo, Tebeka es el responsable de asset allocation y la selección de gestores se realiza de manera colegiada tras ser propuestos por alguno de los cuatro gestores/analistas que forman parte del equipo. Tienen tres competencias fundamentales: la distribución de activos, la selección de gestores y el control de riesgos.

 

“La distribución de activos debe ser dinámica para adaptar la cartera a las condiciones de mercado”, afirma Tebeka. Los fondos pueden cubrir su exposición al mercado con derivados cotizados y, de hecho, la cartera de los tres productos flexibles ha cambiado de manera constante en los últimos años. Invierten sólo en fondos con tres años de historial (salvo en muy pocos casos en los que ya conocen al gestor o que representan una oportunidad excepcional) y usan ETF para tomar posiciones tácticas.

 

En los productos flexibles tienen entre 20 y 30 fondos. Y en los temáticos tienen entre 7 y 15 (suelen tener 10). “Es suficiente para obtener una diversificación acertada”, afirma Tebeka.

 

No seleccionan fondos en renta fija pública. “Sólo escogemos fondos en categorías en las que el gestor puede obtener alfa. Observamos que en fondos tradicionales de renta fija pública no hay capacidad de generar alfa”, añade.
 

Noticias relacionadas