Edmond de Rothschild IM lanza un fondo de crédito con vencimiento en 2016


Los spreads de crédito se encuentran en sus máximos tras la crisis de 2008 a raíz de la corrección de verano. Para proporcionar a los inversores una oportunidad para captar la prima de riesgo que actualmente ofrecen los mercados de crédito, Edmond de Rothschild Investment Managers ha lanzado un nuevo fondo, el Edmond de Rothschild (EdR) Millésima 2016. Lanzado el 15 de noviembre de 2011, acaba de ser registrado en España.

 

EdR Millésima 2016 es un producto de inversión con vencimiento determinado, en octubre de 2016, basado en estrategias carry trade, que comprende una cartera de bonos senior corporativos industriales y financieros, denominados en euros, y compuesta principalmente por bonos Investment Grade, con un máximo del 35% de los activos invertido en bonos de alto rendimiento (High Yield). Los bonos son emitidos por países miembros de la OCDE, G-20, Espacio Económico Europeo y de la Comunidad Europea. El enfoque en la construcción de la cartera se focaliza en la diversificación de sectores y la selección de compañías internacionales.

 

La estrategia, que está en comercialización hasta el 29 de febrero de 2012, consiste en invertir en bonos cuidadosamente seleccionados y mantenerlos hasta su vencimiento y sus gestores realizan una exigente gestión del riesgo del emisor, con el objetivo principal de limitar el riesgo de default.

 

Un mercado lleno de oportunidades

Para la gestora, el mercado de crédito está actualmente lleno de oportunidades. Con los spreads de crédito ampliados desde el verano debido a un aumento en la aversión al riesgo, incluyendo los bonos corporativo de alta calidad y un restrictivo ambiente en los préstamos bancarios, las empresas tienen que recurrir cada vez más a los mercados de capitales para financiarse, dicen en la entidad. A esto hay que añadir los los bajos retornos de los bonos soberanos triple A, que están haciendo que el mercado de crédito sea mucho más atractivo. "Los bonos corporativos ofrecen mayores beneficios actuariales, a un nivel de riesgo que se espera que se mantenga limitado a corto y medio plazo", resume EDRIM.

 

Para la entidad, las empresas aún cuentan con fundamentales sólidos, con balances saneados y apalancamientos reducidos y la tasa de default no debería aumentar de manera significativa a corto plazo, pues S&P coloca la tasa de default global en torno al 1,8% para finales de 2011. "Todos estos factores crean una situación favorable para el mercado de crédito, pero el bond picking es más importante que nunca, debido principalmente a la falta de visibilidad macroeconómica y a la gran cantidad de incertidumbre que habrá a medio plazo", comentan.

 

El bond picking basado en fuertes convicciones se lleva a cabo de manera activa y oportunista por un equipo de gestores/analistas especializados en sus respectivos sectores. Basándose en un análisis profundo del emisor, los gestores establecen una calificación interna resumiendo sus previsiones sobre la tendencia del perfil de riesgo-retorno de las empresas consideradas. Se basan en una capacidad real de innovación, explorando algunos universos de inversión como pioneros y aprovechan los mercados de bonos tratando de hacer un buen timing.

Noticias relacionadas

Lo más leído