EDM confía en "la gran rotación" de retornos hacia las bolsas e impulsa el activo en sus carteras


En un entorno de bajo crecimiento e incertidumbre macroeconómica en el que los bancos centrales mantendrán una política monetaria “superlaxa”, los activos del mercado monetario ofrecerán resultados muy modestos. A excepción de los depósitos bancarios en España, situación que Eusebio Díaz-Morera, presidente del grupo EDM, tilda de “anomalía”. Para el experto, la renta fija también acabará sufriendo cuando empiece la recuperación, pero confía en las oportunidades que aparecen en cualquier entorno. La más importante está en la renta variable, activo por el que la gestora apuesta con fuerza en las carteras de sus fondos y sicav.

En el marco del VIII Seminario de EDM, titulado “La Inversión con Sentido Común” y celebrado recientemente en Madrid, advirtió sobre los peligros de invertir mirando al retrovisor. "Muchos inversores apuestan por deuda pública debido a las positivas rentabilidades logradas en el pasado, alentados por el rally de los últimos años en el activo. Sin embargo, si se mira a través del parabrisas, con una visión de futuro, dice que existe un gran riesgo en dicho mercado, “que podría manifestarse de forma rápida y dolorosa”. Así, defiende que la historia más reciente, favorable a los bonos, dará un giro de 180 grados.

Díaz-Morera señala las bajas rentabilidades que ofrece el activo y advierte sobre el riesgo sobre el precio que suponen ligeras subidas en las mismas. “Para que el bono del Tesoro estadounidense a 30 años eleve su rentabilidad en un punto porcentual, la valoración ha de bajar un 20%, y un 9% en el caso del bono a 10 años”, dice. Por eso confía en que el riesgo bien remunerado está en las acciones.

Y es que los bonos están caros, y pueden seguir estándolo un tiempo, pero la mejoría económica  dará paso a un mercado bajista en el activo y a “la gran rotación” de rentabilidades desde la renta fija a la variable que podría durar varios años, a tenor del rebote esperado en términos históricos. “Sabemos la dirección, pero no el momento”, asegura. Por eso, en las carteras de la gestora se está dando más importancia a la renta variable, progresivamente. “Hay menos riesgo en acciones de calidad que en unas Administraciones Públicas con políticos impredecibles”, afirma.

Otro argumento a favor es la inflación: aunque niega que esté ahora a la vista, sí cree que puede reaparecer. “Nos dirigimos a un periodo de inflación baja y creciente, periodo en el que las acciones se han comportado mejor”, dice. En concreto, apuesta por acciones europeas frente a las estadounidenses, tanto en términos de valoración (“están históricamente baratas”) como de calidad.

Un estilo que funciona

El experto hace valer el estilo de inversión de EDM en un entorno macroeconómico de incertidumbre, gracias a un proceso que se centra en las empresas y las valoraciones y que permitió al EDM Strategy batir a los principales índices europeos invirtiendo en empresas con más crecimiento pero perfil bajo de valoración: “Beneficios, valoraciones, descuento de flujos…, los negocios concretos nos permiten ignorar el alud de alarmas y noticias negativas”, dice. Un proceso con un horizonte de medio y largo plazo que no trata de predecir la evolución del mercado o los resultados empresariales en cortos periodos de tiempo. “El tiempo es la diferencia entre invertir y especular”, afirma.

Tiempo también es lo que necesita Europa. Debido a la difícil situación en el continente, Díaz-Morera confía en una flexibilización de las actuales políticas de austeridad, que dará más tiempo al actual proceso de desapalancamiento.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído