Eddington presenta en España sus fondos de hedge de “alto octanaje”


Los productos de la gestora británica Eddington Capital Management son las bebidas energizantes del mundo de la gestión alternativa. Sus fondos de fondos sólo contienen gestores con altas dosis de cafeína. Su objetivo es identificar e invertir en los hedge funds más rentables del mercado, lo que se traduce en una alta volatilidad en sus carteras.



“Para nosotros lo más importante dentro del universo de hedge funds son los gestores que generan más rentabilidad, y que por tanto tienen una volatilidad más alta. Buscamos un potencial de subida muy alto, con un bajo potencial de caída. Por eso evitamos las estrategias de arbitraje y el apalancamiento. Nuestro objetivo es construir una cartera dinámica, cubierta y bien diversificada, que obtenga mejores resultados que los fondos de hedge funds convencionales. En el corto plazo podemos ser más volátiles, pero en seis o doce meses solemos obtener una rentabilidad superior”, explica Katie Partridge, directora de marketing de la gestora.



Eddington ha presentado sus fondos en Barcelona y Andorra y pronto visitará a potenciales clientes en Madrid. “Fue muy refrescante ver que la gente sigue creyendo en los fondos de hedge funds y que está dispuesta a buscar empresas más de nicho. En nuestro caso, no estaríamos necesariamente en la parte principal de la cartera, porque somos más agresivos. Creemos que los clientes españoles podrían tener el grueso de su cartera en grandes fondos de hedge funds y una parte pequeña en vehículos como nosotros”, señala Partridge.



Según Partridge, los inversores buscan entidades que les ofrezcan confianza y seguridad, más que fijarse sólo en grandes marcas reconocidas. “Antes los inversores institucionales españoles invertían en grandes hedge funds bien conocidos y consolidados. Pero muchos de esos fondos han perdido dinero y han impuesto restricciones o han paralizado los reembolsos”, afirma.



La firma, que gestiona más de 150 millones de dólares, comercializa sólo dos productos, ambos con liquidez mensual. El Eddington Triple Alpha Fund, lanzado en septiembre de 2003, es un fondo multiestrategia que invierte en entre 20 y 25 gestores y que tiene un objetivo de rentabilidad de entre el 15% y el 20%. Desde su lanzamiento, el producto obtiene una rentabilidad anualizada del 10%, con una volatilidad del 9,52%, lo que ofrece un ratio de Sharpe del 0,53. En 2008, sólo perdió un 1,3%.



El Eddington Macro Opportunities Fund, lanzado en julio de 2007, invierte en entre 8 y 12 gestores y tiene un objetivo de rentabilidad del 30%. En 2008, ganó un 24,86% y, desde su lanzamiento, su rentabilidad anualizada es del 15,57%, con una volatilidad del 15,9%, con datos a cierre de mayo.



“Invertimos en gestores distintos a los del resto. Nuestras fuentes de rentabilidad son diferentes y somos más volátiles. Por eso los resultados son distintos. Pensamos que los dos fondos pueden sacar mucho provecho de las condiciones del mercado”, comenta Partridge.



Ninguno de los dos fondos de Eddington impuso restricciones a los reembolsos el año pasado. Y, en la medida de lo posible, invierten a través de cuentas gestionadas, que representan el 85% de la cartera del fondo macro y en torno al 30% de la del Triple Alpha.



“El tema de la liquidez seguirá siendo importante por muchos años. Los fondos de hedge funds se moverán hacia cuentas gestionadas y debes ser un gestor con talento para poder sacar provecho de las oportunidades. A los clientes españoles más grandes les ofrecemos la posibilidad de trabajar con cuentas completamente segregadas”, señala Partridge.



La firma es propiedad de los gestores y de Caledonia Investments, que tiene el 50% de la compañía e invierte en todos los fondos de Eddington. “Eso nos da mucha estabilidad en este ambiente. De nada sirve tener un buen fondo si no hay una cierta estabilidad en el patrimonio”, añade Partridge.



Los gestores de Eddington consideran que ahora resultan atractivas las estrategias de global macro, CTA y las que invierten en divisas. Mantienen inversiones en estrategias de renta variable, pero cubriendo las posiciones.



Consideran que aún no ha llegado el momento de moverse a estrategias menos líquidas, como distressed.

Lo más leído