EAFI: El modelo evoluciona en mercados más avanzados


Al igual que ocurre en muchos sectores y actividades, suele existir un país que es puntero en alguna materia y marca la pauta de aquellos que le van a la zaga. En el ámbito del asesoramiento financiero independiente en Europa, podría ser Reino Unido el espejo en que nos miramos y quien viene marcando las tendencias de vanguardia, recuerden que en dicha jurisdicción mas del 85% del producto financiero es distribuido por Asesores Financieros Independientes (“Independent Financial Advisors” - IFAs).

 

En Reino Unido, actualmente el sector se encuentra en plena revisión y debate del modelo de asesoramiento adecuado, a través del proceso conocido como Retail Distribution Review (RDR), una “revisión del modelo de distribución al por menor”, que pretende actualizar los aspectos que rodean la industria de los asesores de inversiones financieras (muy extendido y popularizado), y cuyos cambios deberán entrar en vigor el 31 de diciembre del 2012.

 

El FSA, Financial Services Authority es el organismo no gubernamental que tiene delegada la función de desarrollo de la norma (similar a nuestra CNMV), y que ha marcado entre los objetivos del RDR:

 

1.Los asesores financieros independientes acordarán con los clientes el coste del servicio de asesoramiento así como que comprenden los mismos. 2.Los asesores financieros independientes, deberán considerar todas las opciones adecuadas para el cliente sin restricciones (ser agente en exclusiva) o incentivos (pagos de comisión por colocación de producto). Esto garantiza que el asesoramiento recibido es realmente independiente, en caso contrario deberá aclarar sus motivaciones al cliente. 3.Los clientes deberán recibir el asesoramiento por parte de profesionales cualificados y competentes, que deberán suscribir un código ético que garantice un comportamiento integro, justo y transparente.

 

Los cambios entrarán en vigor el 31 de diciembre de 2012. Muchas empresas de asesoramiento ya están en fase de adaptación, acomodando internamente la forma de operar y principalmente acreditando a sus asesores (incluidos los que recomiendan valores y derivados) que tendrán que cumplir con nuevos estándares profesionales; introduciendo un código ético global que garantice un comportamiento integro y justo.

 

Sin duda el mayor beneficiado es el asesor financiero puesto que la norma pretende aumentar la confianzada de los inversores sobre dicha figura y su capacidad profesional. Este deberá comenzar a trabajar con una mayor gama de productos, evitando las concentraciones que se producían en algunas entidades y sus IFAs que actuaban como comercializadores exclusivos de sus productos.

 

El asesor quedará libre de prejuicios o conflicto de interés (económico) frente a las entidades que “fabrican” productos. Además, el cliente conocerá en todo momento el coste del servicio de asesoramiento y tendrá la garantía de la adecuada formación técnica del asesor. Es decir, el cliente sabrá cuanto paga y por que conceptos.

 

A partir de la entrada en vigor de la norma, los asesores (con excepción de los intermediarios en RV y derivados) podrán optar por ofrecer:

  • Asesoramiento totalmente independiente utilizando los productos que ofrece el mercado.
  • Asesoramiento restringido, donde deberá explicar la naturaleza de sus restricciones (exclusividad, pago de incentivos por comercializar cualquier producto, etc..)

 

Como bien conocen, el asesoramiento nunca ha sido gratuito, si bien las entidades podían “esconderlo” dentro de la estructura de comisiones del producto, siendo el proveedor del mismo quien fijaba su precio. El cambio del modelo le permitirá al cliente mejorar su posición de negociación frente al asesor, ya que conocerá de antemano el precio que pagará por los productos recomendados.

 

El nuevo sistema de pago, es valido para todo tipo de inversores, ya que aquellos que se puedan considerar mas modestos, también podrán recibir asesoramiento financiero sin pagar, ahora bien tendrá que acordar con su asesor si está de acuerdo con los consejos y conocer de antemano el ingreso que percibirá el asesor por ello.

 

En caso de los clientes que opten por suscribir un contrato de gestión discrecional de inversiones, estos servicios no podrán incluir gastos de asesoramiento, ya que las decisiones de inversión son delegadas y tomadas por un gestor de inversiones o “investment manager”. Sin embargo, cuando el IFA le recomiende un servicio u otro de gestión discrecional, si que deberá cumplir todos los requisitos expuestos y podría facturar por ello.

 

Una vez analizada la foto del sector líder en asesoramiento en Europa, ¿como nos identificamos? ¿Estamos cerca o lejos del modelo?, el tiempo dará o quitará razones; en cualquier caso, no nos cabe duda que la labor de un asesor sea a través de la figura de agente financiero (si el banco le permite) o de la EAFI es beneficiosa para el inversor final y permaneceran por no decir que crecerá en el tiempo.