DWS Investments registra en España un fondo que invierte en cédulas europeas


En los últimos meses, gestoras españolas como Mutuactivos, o internacionales como Groupama AM, han mostrado su activa apuesta por cédulas hipotecarias. La última entidad en registrar un fondo posicionado en el activo ha sido DWS Investments, que ha traído a España su fondo DWS Covered Bond, un producto de derecho alemán que invierte principalmente, y al menos el 70% del fondo, en cédulas hipotecarias europeas. Adicionalmente, también puede invertir en bonos gubernamentales y bonos corporativos (hasta un 30%) así como en ABS (hasta un 10%) y bonos de países emergentes (hasta un 15%).

 

La mayor parte de la cartera está invertida en bonos con grado de inversión, pues al menos el 70% ha de estar posicionado en deuda con calidad comprendida entre AAA y A. El producto no puede posicionarse en bonos por debajo de grado de inversión, es decir, de alta rentabilidad.

 

El equipo gestiona de forma activa la duración, que puede oscilar entre 0 y 6,5 años, y actualmente se encuentra en 3 años –frente al 4,2 del índice de referencia-, y cuenta con una cartera diversificada que comprende entre 50 y 70 emisiones en euros.

 

Desde la gestora comentan que, aunque en España DWS Investments ya tenía algunos fondos especializados en cédulas españolas (DWS Rentas Semestrales 2014), no tenía un fondo puro en cédulas hipotecarias europeas. La inversión en “covered bonds” (cédulas españolas, “obligations fonciéres” francesas o “Pfandbriefes” alemanes) ha tomado recientemente un gran interés por parte de inversores institucionales en Europa, que en muchos casos han comenzado a mover la parte de sus carteras actualmente invertidas en activos libres de riesgo (hasta la fecha en bonos de gobierno de países core tipo Alemania, Francia, Holanda, etc.) hacia este tipo de activos tras el rally de los últimos dos meses, dicen en DWS. Independientemente de la legislación de origen, explica que las cédulas presentan unas características intrínsecas que les otorgan un nivel de seguridad reconocido por parte de las agencias de rating, y consistente en la existencia de un pool de activos perfectamente identificados y de una gran calidad crediticia. De este modo, en caso de impago el inversor posee un derecho preferencial sobre una parte de los activos de la entidad, que en muchos casos posee una calidad superior al resto (por ejemplo, el Pfanbriefe alemán posee un LTV máximo del 60%, o en el caso de las cédulas españolas con un LTV máximo del 80% un nivel de sobrecolateralización del 125%).

Atractivo en países periféricos frente a core

 

“En los últimos meses hemos asistido a un movimiento totalmente contrario en países como Alemania, Francia u Holanda frente a lo que ha venido ocurriendo en España, Irlanda o Italia. En general vemos cómo en países "core" tipo Alemania el bono cotiza con un diferencial que en algunos casos supera su media histórica frente a los países periféricos en los que el deterioro de la situación de las cuentas públicas ha provocado que los coticen a  niveles de la deuda de sus respectivos gobiernos, e incluso con un cierto descuento (caso de Portugal, Irlanda o incluso España con algunos emisores)”, comentan. En definitiva, en DWS ven oportunidades en el activo como un instrumento interesante para poder diversificar a través de instrumentos de la máxima calidad crediticia y un elevado grado de liquidez. Por la parte de la demanda, creen que los cambios introducidos por Basilea III – beneficiados al ser incluidos como activo aptos de cara al cálculo del ratio de cobertura de liquidez- seguirán potencialmente apoyando la cotización de estos activos, según DWS.

 

Puedes consultar los datos de estos fondos en el buscador de fondos que Allfunds Bank pone a disposición de los usuarios registrados de FundsPeople.com  aquí.

Empresas

Lo más leído