Dux Inversores, gestión prudente para una casa española pionera


El registro de una sicav de renta fija hace casi un cuarto de siglo fue el primer paso de Dux Inversores en el negocio de la inversión, un ámbito en el que han ido creciendo hasta gestionar en la actualidad un patrimonio superior a 200 millones de euros, mermado por los avatares de la crisis económica. El punto de inflexión fue 2005, momento en que crearon la sociedad gestora de IIC para lanzar sus fondos y acceder a un mayor número de clientes, con especial hincapié en los institucionales. Y llamaron la atención en 2009, cuando se convirtieron en pioneros a la hora de fusionar una sicav y un fondo que contaban con la misma filosofía de inversión en renta fija.

El registro de una sicav de renta fija hace casi un cuarto de siglo fue el primer paso de Dux Inversores en el negocio de la inversión, un ámbito en el que han ido creciendo hasta gestionar en la actualidad un patrimonio superior a 200 millones de euros, mermado por los avatares de la crisis económica. El punto de inflexión fue 2005, momento en que crearon la sociedad gestora de IIC para lanzar sus fondos y acceder a un mayor número de clientes, con especial hincapié en los institucionales. Y llamaron la atención en 2009, cuando se convirtieron en pioneros a la hora de fusionar una sicav y un fondo que contaban con la misma filosofía de inversión en renta fija. Una tendencia que, según afirman, debería seguir una industria excesivamente saturada y necesitada de urgentes reestructuraciones.



“Gestionamos los productos de renta fija y variable en los que entramos como si fuera dinero propio, y de forma directa para evitar disgustos”, asegura Guillermo Ruiz de Azúa, uno de los dos gestores que conforman el equipo. De hecho, su perfil tiene un marcado acento conservador. En este marco, la estrategia para 2010 se reduce a realizar entradas en bolsa con carácter meramente táctico, pues consideran que las rentabilidades serán bajas, lo que ha motivado la reducción del porcentaje de renta variable en las carteras. “En algún momento habrá que hacer alguna entrada táctica, dependiendo de cómo se desarrolle el mercado y el movimiento correctivo que estamos viendo ahora, pero poco más”, afirma.



Su stock picking está centrado en blue chips del mercado europeo, el que mejor conocen, y con pocas posiciones en small y midcaps. Farmacéuticas, que cuentan con el atractivo de la diversificación, y telecos, que ofrecen una alta rentabilidad por dividendo, están sobreponderadas en sus carteras, en las que no hay hueco para acciones de países emergentes, aunque sí lo hay para el mercado japonés. Entre sus valores favoritos destaca Telecom Italia.



Una postura defensiva que reflejan también a la hora de invertir en renta fija. Con todo, y pese a posicionarse en deuda gubernamental, se atreven con las oportunidades corporativas, animados por los mayores diferenciales que redundan en rentabilidades más atractivas. Eso sí, con mucha cautela a la hora de elegir y primando los bonos de calidad emitidos por empresas sólidas.



Por eso mismo, el sector financiero está excluido actualmente de sus apuestas, pese a las alegrías que dio a la gestora el año pasado. “En marzo de 2009 apostamos por financieras, con aproximadamente el 75% de la cartera invertida, frente a un 2008 en el que nos mantuvimos en liquidez.

Así, nos posicionamos indexados y cogimos bien el timing, aprovechando todo el tirón de las subidas desde mínimos, pero tras el verano del año pasado, cuando vimos que la recuperación podría agotarse, nos pusimos más defensivos, una posición que mantenemos”, explica Ruiz de Azúa. Para mitigar los riesgos, se cubren con derivados, especialmente opciones, y también trabajan con ETF.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído