Duración y posicionamiento en la curva, con AXA


El volátil comienzo de año ha supuesto  una transferencia de flujo inversor hacia la renta fija,  en una búsqueda de mayor seguridad difícil de encontrar en una etapa de mercado en que las correlaciones entre los diferentes tipos de activo han aumentado. 

Uno de los fondos de renta fija, con calificación cinco estrellas de VDOS, que consigue obtener una rentabilidad positiva en el año es la clase I de capitalización en euros de AXA WORLD FUNDS-EURO 10+LT, con una revalorización de 1,74 por ciento. Invierte permanentemente al menos dos tercios de sus activos totales en títulos de deuda corporativa y pública denominados en euros y calificados entre AAA y BBB- según Standard & Poor’s o calificación equivalente.

El fondo está gestionado activamente con el fin de captar oportunidades en el mercado de renta fija pública y corporativa en euros. Tras un exhaustivo análisis microeconómico y macroeconómico del mercado, se toman las decisiones de inversión en cuanto a posicionamiento en duración, posicionamiento en la curva de rentabilidad, distribución geográfica y selección de emisores.

La gestión del fondo corre a cargo de Jérôme Broustra y Sunjay Mulot. Jérôme Broustra es el Jefe del equipo de Global Rates de París. Con dieciocho años de experiencia en gestión de activos, Jérôme se incorporó a AXA IM en 2004, siendo responsable de la gestión de AXA WORLD FUNDS-EURO 10+LT y de AXA WF Euro 7-10 desde 2010.

La selección de instrumentos de crédito no se basa de forma exclusiva y automática en sus calificaciones crediticias a disposición del público, sino también en un análisis interno del riesgo crediticio o de mercado. La decisión de comprar o vender activos está también basada en otros criterios de análisis del gestor de inversiones.

Trimestralmente se estudia cada clase de activo de renta fija (bonos ligados a inflación, gobiernos, emergentes, investment grade, high yield) para estimar su evolución en los siguientes tres meses. Este análisis se estructura en torno a cuatro variables: a) Macro b) Clase de activo c) Sentimiento de mercado y d) Factores Técnicos (flujos de entrada en la clase de activo, actuaciones del BCE, etc).  A cada variable se le da una nota de entre +2 (muy positivo) a -2 (muy negativo).

Con este marco consensuado, el gestor construye la cartera apoyado por los equipos de análisis de crédito, que constituyen la propia agencia de rating interno. Aquí entra en acción el equipo de ingeniería de carteras, que ayuda al gestor a optimizar la construcción de la cartera. Este equipo, además, asesora al gestor informándole y advirtiéndole de cualquier riesgo que inadvertidamente pueda estar tomando. Una ayuda que resulta vital para el gestor porque le permite centrarse en su tarea. Este proceso es continuo en el tiempo.

La cartera final del fondo asigna las mayores posiciones por tipo de activo a Deuda Soberana (69,35%) Deuda Corporativa (11,46%) Finanzas (5,24%) Inflación Gubernamental (4,15%) y Bonos Garantizados (3,80%). Por calificación, un 53,87 por ciento corresponde a emisiones con calificación BBB, un 2920 por ciento a AA, un 4,77 por ciento a AAA y 4,75 por ciento a BB. Italia (28,41%) Francia (21,01%) España (14,05%) Bélgica (7,81%) y Portugal (5,06%) representan los mayores pesos por país en la cartera del fondo.

La evolución histórica del fondo por rentabilidad lo identifica como uno de los mejores durante los periodos anuales de 2012, 2014, 2015 y 2016, situándose en el primer quintil, batiendo al índice de su categoría durante 2013. Por volatilidad, registra un dato a tres años de 11,76 por ciento y de 12,84 por ciento a un año, con una Sharpe de 0,20 en el último periodo anual y un tracking error, respecto al índice de su categoría VDOS, Deuda Pública Euro, de 7,90 por ciento. La inversión mínima requerida para suscribir este fondo es de 100.000 euros, aplicando a sus partícipes una comisión fija de hasta 0,30 por ciento y de depósito de hasta 0,20 por ciento. El fondo pone también a disposición del inversor individual la clase A de capitalización en euros, con una comisión de gestión de 0,60 por ciento y de depósito de 0,02 por ciento.

El mes de diciembre estuvo marcado por la primera subida de tipos por parte de la Fed y por la caída continuada de los precios del crudo. Los países emergentes asiáticos inician una fase de estabilización coyuntural, al tiempo que los países productores de materias primas se encuentran fuertemente presionados. Arabia Saudí, por ejemplo, anunció un presupuesto muy restrictivo para 2016 para hacer frente a la caída de sus ingresos. Además, la subida de tipos por parte de la Fed afectó a sus países vecinos, como en el caso de México, que siguió sus pasos. En Brasil, el futuro incierto de la presidenta Dilma Rousseff se suma a unas perspectivas económicas complicadas.

En lo referente al fondo, se adoptó una posición infraponderada en duración frente al índice de referencia (Citigroup Eurobig 10+) durante diciembre, habida cuenta de los niveles de las valoraciones y de los anuncios de los bancos centrales tanto europeo como estadounidense. En cuanto a la asignación a países, se mantuvo la sobreponderación en la deuda de los países periféricos y no varió su posicionamiento respecto al universo de países centrales, dándose preferencia a Francia y Bélgica. Mantuvieron su estrategia larga en puntos de equilibrio de inflación sobre la parte corta de la curva (BTPei 2018) y sobre la parte más larga mediante la OAT 2024 a finales de mes. En cuanto a la asignación de activos, siguen sobreponderando la deuda corporativa. Por último, mantienen la infraponderación en la deuda cuasi-soberana y la posición neutra en los bonos con garantía.

En opinión de los gestores, para 2016 no se espera un aceleramiento del crecimiento, con los riesgos bajistas procedentes de China y otros mercados emergentes. La inflación aumentará en el primer trimestre por efectos de base, aunque los reducidos precios del petróleo la mantendrán a un nivel bajo. En cuanto a política monetaria, se observa ya una divergencia entre las políticas de los Bancos Centrales de EEUU, Reino Unido, Zona Euro y Japón, que comenzó a hacerse más patente con el aumento de los tipos de interés en 25 puntos básicos por parte de la Fed. La expectativa para la eurozona y Japón es que El BCE y el Banco de Japón continúen su política monetaria expansiva, mientras que en EEUU y Reino Unido el escenario puede ser de subida de tipos hasta 2018. En la Eurozona y Japón, se espera que los tipos se mantengan a mínimos históricos y comincen a normalizarse después de 2018.

En los últimos cinco años el fondo ha mostrado una excelente y sostenida posición por rentabilidad que lo ha hecho merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS.

Para información más detallada, ver ficha a continuación.

Lo más leído