Draghi tras la Fed


Y Draghi sigue los pasos de la Fed

Miguel de Juan Fernández- A bordo del ARGOS 4 Octubre 2013

Poco tiempo ha pasado para que el presidente del Banco Central Europeo haya lanzado un nuevo mensaje a los mercados, curiosamente en la línea marcada hace semanas por Ben Bernanke con la Fed. Bien es cierto que va en la naturaleza de los bancos centrales y, como el escorpión de la fábula: han de picar porque está en su naturaleza.

Recordemos que la Reserva Federal, como explicaba en el libro El lemming que salió raro (Ed. Eje Producciones Culturales 2012), se creó en 1913, año fatídico para los americanos pues también les crearon el Impuesto sobre la Renta (¿casualidades de la vida?), tras las conversaciones que en 1910 mantuvieron en el Jekyll Island Club, en Georgia perteneciente a JP Morgan entre representantes del Estado y de la gran banca. Podéis imaginaros que si la Fed debe su existencia al Estado y a la banca no va a llevarse muy mal con éstos y tendrá muy claro “quien le da de comer”,…en lenguaje bancario se diría: “¿a ti quien te paga, el cliente o el banco?”. Sí, ya se que se supone que han de ser independientes y todo eso, …también se supone que los asesores comerciales de las entidades han de ser honestos con sus clientes y buscarles los “mejores” productos y no los que quiere el banco; pero tal y como está montado el sistema de retribución de los empleados- en base a objetivos de ingresos para la entidad y no de rentabilidad para el cliente- ser verdaderamente independiente les supone un acto de heroicidad. Y conozco algunos héroes….

El planteamiento de Draghi o cualquier otro banquero central es que ellos, sí que son capaces de controlar la economía y de saber, mejor que nadie, lo que ésta necesita. Como explicaba en la última Carta del Argos, los bancos centrales pretenden un control que no pueden lograr. En la carta a los argonautas les ponía el ejemplo de la película Parque Jurásico, cuando Jeff Goldblum les explica que “la vida se abre camino”, que ese control perfecto no pueden lograrlo. A los bancos centrales les pasa algo parecido, intentan controlar todos los parámetros sobre algo tan sumamente complejo como la economía: no lo conseguirán. Pero de dicho intento se deslizarán daños colaterales completamente imprevistos en un inicio.

El objetivo o el motivo por el que se creó la Fed, tal y como lo ponía en El lemming que salió raro era lo siguiente:  «El objetivo “oficial” era que se constituía para nunca más volver a tener que sufrir los pánicos y crisis del periodo pre banco central (os los enumeré en la carta de Enero 2009); de hecho el Comptroller of the Currency en 1914 comunicaba: ”la Fed ofrece un medio circulatorio absolutamente seguro”, ”bajo la operativa de esta ley tales crisis financieras y comerciales o “pánicos”, como este país experimentó en 1873, en 1893 y de nuevo en 1907, con los subsiguientes daños y penalidades, parecen ser matemáticamente imposibles”, además de augurar que “las quiebras de bancos nacionales podrán ser, en adelante, virtualmente eliminadas”.»

 

Naturalmente ya podéis ver en qué quedó y está quedando este supuesto control absoluto de los “que saben”; creo que se puede concluir que el mercado, en este caso, sabe más.

¿Y qué pasa entonces con Draghi? Pues que hasta hace bien poco estaban indicando que la recuperación y la buena marcha de la economía ya estaba instalada en Europa (al igual que en Estados Unidos) y, de nuevo, vuelven a decirnos que se han estado planteando bajar tipos de interés, que los bancos siguen teniendo toda la liquidez que sea necesaria a su entera disposición,…o dicho en otras palabras: que no era oro todo lo que relucía y que seguimos con muchos problemas encima de la mesa.

En la primera carta en la que hablé sobre la crisis, en Octubre de 2008 en el libro, advertía que tendríamos crisis para rato ya que el problema de la crisis no era una crisis de las hipotecas subprime, que solo fueron el pistoletazo de salida, sino que era una crisis de deuda. Y dado que el nivel de deuda global era tan enorme y todos debían desapalancarse casi a la vez, ello era un proceso doloroso. ¿Qué intentaron los bancos centrales? Que no doliera o al menos que no doliera tanto. Pero, ¿quiénes son sus “pagadores”, a quién les deben la vida? A los bancos y estados y por ello todo el esfuerzo que han hecho los bancos centrales ha ido dirigido a solucionarles el problema a éstos, a costa de reducir el valor de los activos de los demás.

En su día expliqué que la mejor opción, dolorosa, era permitir la crisis, no intentar luchar contra ella; pero que no estaban dispuestos a esa alternativa. Lo que han terminado haciendo, tras cinco años desde la quiebra de Lehman Brothers ha sido incrementar enormemente el volumen de dinero para conseguir unos resultados paupérrimos. En conclusión no ha servido de nada,...salvo para alargar la agonía del resto mientras bancos y estados conseguían tiempo para respirar.

Las declaraciones de Draghi tan sólo vienen a indicar que todo el esfuerzo anterior no ha dado frutos, que la situación económica sigue sin estar saneada y con capacidad de crecer por sí misma y,…lo peor, que piensan seguir con las mismas soluciones que hasta ahora no han dado ningún fruto. Y con estos mimbres, los inversores están de jolgorio en jolgorio,….¡país!

Un abrazo a todos y hasta el próximo artículo.

Lo más leído