Dos enfoques para gestionar rentabilidad absoluta de renta fija


Los enfoques de retorno absoluto a la hora de invertir en renta fija están gozando de una creciente demanda ante el cambio en las expectativas de rentabilidad de los inversores y las condiciones moderadamente inflacionarias reinantes en la mayoría de economías desarrolladas. Ahora que la deuda pública ofrece remuneraciones mínimas y los bonos empresariales parecen sobrevalorados, los argumentos a favor de ampliar el abanico de oportunidades y de invertir en todo el universo de renta fija son de peso. Según BNY Mellon Investment Management, este proceso puede abordarse de distintas formas.

Peter Bentley, responsable de crédito global en Insight Investment, ha adoptado un enfoque dirigido a limitar el riesgo utilizando derivados y equilibrando las posiciones largas y cortas en las carteras. En cambio, Paul Brain, líder de renta fija en Newton, ha optado por un enfoque sin restricciones regionales o de tipo de instrumento, modificando dinámicamente su posicionamiento en función de cambios en las expectativas de riesgo y rendimiento. En una reciente presentación realizada en Madrid, ambos expertos aprovecharon su visita a la capital de España para exponer las ventajas de sus respectivos enfoques y examinar las oportunidades que ofrecen hoy en día los mercados.

En el actual entorno, los inversores han desarrollado tanto afinidad como aversión a los estilos de inversión de retorno absoluto. Al comprometerse a generar una rentabilidad positiva al cabo de un plazo de tiempo específico, es inevitable que ciertos enfoques no logren cumplir sus objetivos. Esto ha llevado a los inversores a valorar las distintas opciones de inversión en base a los resultados que tratan de alcanzar, y al potencial de éxito de cada una de ellas. Concentrarse en rentabilidades pasadas ayuda a acotar el universo de oportunidades, eliminando a aquellos fondos que en el pasado no han logrado cumplir sus objetivos.

Los dos enfoques para gestionar rentabilidad absoluta de renta fija

Así, los principales factores en los que debería concentrarse el inversor son los tipos de valores en los que invierte un fondo, los argumentos en los que se basa su distribución de cartera por clases de activo –tanto a corto como a largo plazo– y las técnicas empleadas por los gestores para satisfacer las expectativas de los inversores. Para Bentley, asumir más riesgo no es el único recurso a disposición del inversor en renta fija para tratar de conseguir el mismo nivel de ganancias que cuando reinaban condiciones de mayor rentabilidad. “Partir de un posicionamiento de duración neutral, o esencialmente con cero riesgo de tipo de interés, puede ser una buena opción para aquellos inversores interesados principalmente en preservar el capital invertido”.

Según explica, esto suele implicar el emparejamiento de posiciones en instrumentos y mercados contrarios, en lugar de adoptar un posicionamiento de duración que refleje una expectativa direccional concreta. “La ventaja de un enfoque long/short de este tipo es su potencial de generar rentabilidades positivas tanto en mercados al alza como a la baja. Nuestro enfoque de retorno absoluto a la hora de invertir en renta fija es flexible y se concentra en buscar siempre las mejores oportunidades de rendimiento en todo el universo de inversión, ya sea en deuda pública o en otros segmentos como crédito, ABS, préstamos, mercados emergentes, divisas…”.

Paul Brain, líder de renta fija en Newton, también es partidario de una distribución flexible de la cartera en distintas áreas de los mercados de deuda, en busca de las oportunidades más atractivas en términos de riesgo y rentabilidad. “Un enfoque sin restricciones y un horizonte de inversión global nos permiten asegurar que los activos generadores de rendimiento de una cartera se suplementan con posiciones compensadoras de riesgo. Para lograr rendimiento, podemos bajar por el espectro crediticio –invirtiendo en deuda de los mercados emergentes o en bonos empresariales high-yield– o tratar de registrar ganancias a través de nuestro posicionamiento en divisas”.

Dado que el valor existente en una tenencia constituye la base para su futura revalorización, el equipo trata de incorporar exposición a activos percibidos como de bajo riesgo –entre ellos deuda pública y deuda indexada– y empleamos derivados. “La diversificación es uno de los pilares de nuestro enfoque y un componente clave en la gestión del riesgo cambiario, de diferencial, de duración y de otro tipo en la cartera”.

Ideas compartidas

Bentley y Brain piensan que los inversores harán bien este año en mantener el riesgo direccional bajo, concentrándose en posiciones de valor relativo entre distintos mercados y partes de la curva de rendimientos en el segmento de deuda pública, invirtiendo al mismo tiempo en áreas del mercado de crédito donde las primas de rentabilidad se han rezagado frente a las de las emisiones más recientes en los segmentos investment grade y high-yield. Por ejemplo, podrían considerar invertir parte de la cartera en préstamos: además de presentar rentabilidades absolutas más atractivas que la deuda empresarial high-yield, sus niveles de incumplimiento tienden a ser más bajos. “En nuestra opinión, los préstamos son un área del mercado de crédito en la que los inversores reciben una buena remuneración por renunciar a cierta liquidez. Estos instrumentos se hallan por encima de los bonos en la estructura de capital, y por debajo de estos en el espectro de riesgo de crédito”, explican.

Según Brain, “a la hora de buscar una protección adecuada del capital ante un aumento de la inestabilidad en los mercados, mantener la simplicidad y la liquidez de la estrategia debería ser prioritario. Por lo que respecta a activos generadores de rendimiento, seguimos inclinándonos por deuda privada high-yield en un entorno de tipos de interés bajos. También hemos mantenido la exposición a la deuda emergente denominada en moneda local y esperamos seguir encontrando oportunidades en los mercados de divisas”. Dada la profundidad del universo de renta fija, en la firma ven muy probable que siempre exista algún segmento de deuda con potencial de generar rentabilidad en un momento determinado.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído