Dónde encontrar los nuevos BRICS: África, similar a India y Nigeria, a Brasil


La economía está donde está la gente y, en este sentido, Asia, África y Oriente Medio no tienen competencia, especialmente Asia, que aglutinará en 2050 la mitad de la población mundial. Una realidad económica que ofrece en perpectiva grandes oportunidades de inversión en nuevas economías que se están abriendo a los mercados internacionales, según Baldwin Berges, responsable de desarrollo de negocio de Silk Investment Management, durante la celebración de la jornada “Mercados frontera: inversión más allá de los BRIC”, que organizó la CFA Society de Madrid. En este sentido, Berges comparó el potencial de África y países como Nigeria con el de India o Brasil.

Sin embargo, la presencia de los inversores es aún pequeña, debido sobre todo a preocupaciones políticas, un riesgo que Berges relativiza, teniendo en cuenta la situación en otros mercados, como Venezuela, Colombia, Rusia y China, más del gusto de los inversores. De hecho, exceptuando Suráfrica y Egipto, los inversores extranjeros son muy pocos y los que invierten lo hacen muy a corto plazo, pues lo siguen percibiendo como “una aventura” pasajera que, sin embargo, debe durar al menos 10 años para Berges. “No se trata de averiguar cómo evolucionan a corto plazo las bolsas, sino de captar tendencias de inversión a largo plazo”, afirmó.

Las otras grandes barreras son la iliquidez y la volatilidad de las divisas de esas regiones, donde no hay mecanismos de futuros para cubrir esos vaivenes y, por lo tanto, hay que invertir “al desnudo”. Para Berges, las divisas están infravaloradas y la clave para evitar estos riesgos es la diversificación. “Algunas inversiones fallarán pero otras sorprenderán muy positivamente”, apostilla.

Según Berges, el cambio de mentalidad es lento, pero ya se viene produciendo desde la década de los 90, y cada vez hay más inversiones en el África Subsahariana, norte de África, Oriente Medio o Asia Central, regiones apoyadas por una sana realidad macroeconómica. De hecho, sólo Oriente Medio y África cuentan con reservas mayores que la deuda: la primera región, del 22% del PIB, frente al 8% de deuda, y en la segunda del 26%, frente al 15%. Mientras, Latinomérica tiene una deuda del 58% frente al PIB y reservas del 12% y Asia del 60%, con reservas del 40%. Además, los mercados son muy grandes: el universo de inversión de 67 mercados frontera suman 1,5 billones de dólares, una cifra comparable con los BRICS.

Olvidando los índices y las materias primas

“Se necesita un cambio en la percepción del riesgo y además, hemos de olvidarnos de los índices”, con gran representación de países como China, Corea del Sur y poca de otros con gran potencial como Indonesia, según el experto. Berges habla de una liga de primera división, jugada por los mercados emergentes, y otra de segunda, por los mercados frontera, en cuyos índices tampoco tiene sentido el peso de países como Kuwait. De hecho, la región de Oriente Medio tiene un peso del 67%, la de África de sólo el 13% y Asia Central, del 7%. Pero la segunda liga se encuentra inmersa en un proceso de alcanzar las valoraciones de los emergentes, gracias al gran descuento con el que cotiza.

Para el experto, los próximos BRIC pueden encontrarse por ejemplo en África, un continente con similitudes a India, por su gran cantidad de culturas, atractivo destino de inversión e incluso situación política. “La situación política en India no es mucho más fácil que en África”, comenta Berges. Así, hay sectores que presentan gran potencial, como el de telecomunicaciones. “En Kenya se puede pagar un taxi o realizar cualquier transacción desde el teléfono móvil”, comenta, un negocio que crece el 43% cada año. Las mayores oportunidades están en los países con mayor población, como Nigeria, el mayor consumidor de cerveza del mundo, que Berges compara con el potencial de Brasil.

De hecho, es necesario olvidar el tema de las materias primas y centarse en sacar beneficios del consumo interno, protagonizado por una clase media en crecimiento y una población también en expansión. En total, habrá 500 millones de nuevos consumidores en los próximos 15 años. “Hay países vinculados a las materias primas como Ghana o Kazakistán, pero otros como Kenya o Nigeria están muy vinculados al consumo”, indica.

Próxima parada: Asia

En Oriente Medio, con gran presencia en los índices gracias al negocio petrolífero, apuesta por compañías de alimentación, con grandes márgenes y ventajas de costes en producción que les otorgan una gran ventaja competitiva, mientras en Asia central, apunta oportunidades en países como Georgia, Kazakistán, Paquistán o Bangladesh. Berges cree que, aunque Iraq presenta grandes oportunidades por ejemplo en el mercado de deuda, ahora está caro.

El equipo de Silk Invest, más centrado hasta ahora en África y Oriente Medio, considera expandirse hacia Asia, hacia mercados como Vietnam o Mongolia, y abrirá su próxima oficina en la región en Estambul.

Berges apela también a las futuras salidas a bolsa de compañías familiarias con dificultades de acceder financiación mediante el sistema bancario, lo que también supone oportunidades para el capital riesgo.

 

Noticias relacionadas

Lo más leído