Tags: Latam |

Domesticar a los gatos


El impacto de los CDS en la vida de corporaciones privadas y gobiernos es inmenso, sin embargo todavía existen áreas donde apenas se empieza a descubrir su relevancia y un interesante ejemplo de esta es el caso de las restructuraciones y bancarrota.

Es un hecho ampliamente conocido en finanzas que cuando una empresa presenta severos problemas económicos, que de no ser resueltos podrían llevarla a su liquidación, se hace necesario llegar lo más rápido posible a acuerdos de rescate entre acreedores y accionistas, de preferencia fuera de los tribunales mercantiles.

Luben y Narayanan, profesores de Seton Hall Law School y Louisiana State University respectivamente, han encontrado que en situaciones de tensión financiara en que existe un volumen importante de CDS suscrito sobre los bonos de las empresas en problemas, hay incentivos para que no se llegue acuerdos y la empresa tenga que declararse en bancarrota, con la esperada cesación de pago de los bonos.

Dado que los tenedores de CDS no son necesariamente acreedores de la empresa, y en el caso en que no lo son simplemente están apostando a que la empresa caiga en bancarrota, si la apuesta es lo suficientemente grande, los compradores de los CDS tienen todos los incentivos para comprar a descuento deuda de la compañía, para participar en las negociaciones de restructuración y sabotearlas, con el objeto de garantizar que no se produzcan acuerdos, suceda la bancarrota y se active la indemnización de los CDS.

Por usos y costumbres de los EE.UU., las restructuraciones privadas no se consideran eventos de insolvencia, por lo que en situaciones en que se llegan a tales acuerdos las coberturas de los CDS no se activan.

Dado que los tenedores de CDS no son necesariamente acreedores de la empresa, y en el caso en que no lo son simplemente están apostando a que la empresa caiga en bancarrota, si la apuesta es lo suficientemente grande, los compradores de los CDS tienen todos los incentivos para comprar a descuento deuda de la compañía, para participar en las negociaciones de restructuración y sabotearlas, con el objeto de garantizar que no se produzcan acuerdos, suceda la bancarrota y se active la indemnización de los CDS.

Dado que el mercado de CDS debe estar compuesto mayoritariamente de especuladores, es necesario según Luben y Narayanan crear mecanismos que protejan a otras partes interesadas que podrían beneficiarse de arreglos fuera de tribunalesmercantiles, proveedores no financieros y empleados entre otros.

Los autores proponen que cuando un especulador tenga CDS suscritos por más del5% del valor nominal de la deuda financiera, deben hacer obligatoriamente pública esta información, en caso de que la empresa caiga en graves problemas financieros. La activación del status que obliga a los especuladores a declarar su posición en el mercado de CDS podría ser emitida por una firma de auditores independiente.

¿En que se beneficiaría el colectivo? Al conocerse las agendas de todos los que negocian en una restructuración se puede avanzar más rápidamente en las negociaciones destruyendo menos valor económico para el conjunto de las partes interesadas.

La implicación practica para inversionistas en bonos de alto rendimiento emitidos por corporaciones privadas, es que deben incorporar en su marco de análisis el nivel de actividad asociado a los CDS sobre los títulos que adquieren, si estos inversionistas no están ni quieren estar en la misma movida de los poseedores de los CDS, es prudente que eviten estos títulos. Visto lo anterior, el lector puede darse cuenta que regular a los CDS es tan complejo como lidiar con un gato, que además ni siquiera escogimos.

Credit Default Swap (CDS), son pólizas de seguro compradas por quienes temen que una empresas emisora de bonos incumpla en el pago de los mismos

Cuando un inversionista tenga CDS por más del 5% del valor nominal de la deuda financiera, deben hacer pública esta información, en caso de que la empresa caiga en graves problemas financieros.