Dividendos y stocks defensivos, los mejores aliados de la renta variable


En este momento confluyen tres factores de especial interés e importante peso específico en los mercados: las últimas decisiones de los bancos centrales sobre política económica, la reunión del G7 en Japón y la incertidumbre que generan los numerosos y diferentes procesos electorales en marcha en algunos de los países más desarrollados del mundo, con especial mención al referéndum que se celebrará en unas semanas en el Reino Unido sobre el Brexit.

Se trata de un hábitat que provoca un bajo rendimiento de los bonos, pero también observamos que, en este contexto, el componente de retorno de dividendos mantiene su atractivo. De hecho, prevemos que la proporción de retornos totales derivados de dividendos se incremente en los próximos meses.  En el caso de muchas compañías, la rentabilidad de los dividendos es superior a la de los bonos. A esto se suma que nos encontramos con que el payout ratio continuará en ascenso debido al bajo nivel de gasto en inversión y al también bajo crecimiento potencial.

Como consecuencia, el Comité de Inversiones de Mirabaud Asset Management  recomienda reforzar el sesgo en favor de stocks defensivos y de altos dividendos dentro de la actual asignación en renta variable europea. Siguiendo esta recomendación, resulta de especial interés en estos momentos el comportamiento del fondo Mirabaud Global Equity High Income, situado entre los fondos más defensivos del mercado de renta variable global y con uno de los dividendos más altos entre sus pares.

Liderado por Kirill Pyshkin, referenciado entre los mejores gestores del ranking CityWire durante 5 años, el fondo Global Equity High Income apuesta por un portfolio integrado por compañías de alta calidad; cerca del 90% de la cartera de renta variable tiene rating S&P por encima de A-. Encabezado por Apple (4,2% de la cartera), Nestle (3,5%), Northern Trust (3,4%), Toronto Dominion (3,3%) y Cisco Systems (2,9%), el 31% de su porfolio está compuesto por un listado de 10 compañías muy sólidas que arrojan fuertes dividendos.

Se trata de un fondo con un perfil claramente defensivo, con una buena protección ante caídas y menor volatilidad que los índices de valores generales (MSCI y TR); además, está mostrando rendimientos superiores en mercados bajistas. Durante el pasado año el fondo pagó trimestralmente 4,35 dólares, aportando ingresos netos por encima del 5%, entre los más altos  de los fondos de dividendos de renta variable disponibles en el mercado.

Empresas

Lo más leído