“Dividendo y evolución bursátil no son conceptos excluyentes: van de la mano”


En Estados Unidos, existe un selecto grupo de compañías con la particularidad de haber sido capaz de elevar el dividendo de manera paulatina y sostenible a lo largo de los últimos 25 años (en algunos casos durante un periodo aún más largo de tiempo). Forman parte de este club empresas tan conocidas como Coca-Cola, Johnson & Johnson, McDonald’s, Wal-Mart o Exxon Mobil. Pero, según M&G Investments, tal vez lo más sorprendente de estas empresas no sea tanto el hecho de haber logrado incrementar la retribución al accionista de manera reiterada como la evolución mostrada por estas empresas en bolsa.

Según explican los expertos de la gestora, durante la última década, el S&P 500 ha ofrecido una rentabilidad muy mediocre, de apenas el 7,5%, que incluyendo los dividendos alcanza el 30%, un porcentaje que, sin embargo, no hace al índice rentable si se tiene en cuenta el factor inflación. Por el contrario, el retorno medio generado por este conjunto de compañías que ha apostado claramente por elevar la retribución al accionista se sitúa en el 84%. “Además de este sustancial aumento de capital, el inversor se ha beneficiado claramente de la política retributiva de estas empresas, ya que si se tiene en cuenta el dividendo, el porcentaje alcanza el 138%”, indican.

“En lo que podría considerarse como una década perdida para la renta variable estadounidense, los dividendos han sido una fuente de rentabilidad para el inversor. Dividendos y crecimiento del valor en bolsa no son conceptos excluyentes. Más bien al contrario. Van de la mano”. Por este motivo, la selección de valores ocupa un papel preponderante a la hora de generar alfa. En este sentido, “tanto Estados Unidos como Canadá son mercados que siguen ofreciendo interesantes oportunidades de inversión en compañías con un historial de dividendo creciente. No se trata de buscar sectores atractivos, sino analizar compañía por compañía”, afirman en M&G Investments.

Las oportunidades podrían aparecer donde menos se espera. Es el caso, por ejemplo, del sector financiero, donde los gestores del M&G Global Dividend Fund han decidido incrementar su presencia. “La principal razón de esta mayor exposición a las finanzas es el hecho de haber sido capaces de identificar nuevas oportunidades de inversión, por ejemplo, en la gestión de activos, concretamente en compañías que parten de una posición de liderazgo dentro de su sector y que, además, cuentan con impresionantes antecedentes en lo que respecta al dividendo a pesar de la volatilidad de los mercados”.

Valoraciones atractivas

Asimismo, los expertos de M&G Investments consideran que las valoraciones que ofrecen este tipo de empresas son atractivas, todo lo contrario de lo que ocurre con otros sectores en los que ven poco valor. “Este sería el caso de operadoras de telecomunicaciones y empresas de servicios públicos, que, por lo general, son de una naturaleza de bajo crecimiento”. No son, sin embargo, los únicos sectores por los que los gestores de este fondo muestran cierto desinterés. Las empresas de tecnología de la información tampoco entran dentro de su radar, ya que muchas de ellas ni siquiera pagan dividendo.

En el último año, el M&G Global Dividend Fund ha logrado cosechar una rentabilidad del 10,9%, 3,5 puntos por encima del MSCI World, índice de referencia. “El secreto del éxito está en la selección de valores”, aseguran desde la entidad. Johnson & Johnson y Mattel son dos de las principales posiciones del fondo. Aunque Estados Unidos es el mercado con un mayor peso en el producto, en los últimos meses los gestores han incorporado algunas empresas de Europa, como Sanofi, o de Hong Kong, como Link REIT. También han incorporado a la estadounidense UPS.
 

Noticias relacionadas

Lo más leído