Diversificar en Renta Variable Española, casi una obligación


 Tras unos años convulsos de la economía europea en general y la española en concreto, los indicadores económicos reflejan que la situación ha mejorado notablemente. La tendencia alcista consolidada de las bolsas europeas desarrolladas es ya una realidad. El fondo “Aviva Espabolsa” es una de las mejores opciones, para ir a la par del crecimiento español en aquellas carteras que busquen una buena rentabilidad sin incurrir en un riesgo disparatado.

Avalado con una firma tan potente como Aviva por detrás, que actualmente presume de ser el mayor proveedor de productos de vida y pensiones de Europa consideramos que el fondo está en las mejores manos posibles. Hemos escogido el “Aviva Espabolsa” por sus resultados superlativos los últimos ejercicios. De hecho, ha sido galardonado como el mejor fondo de renta variable española los años 2011, 2012 y 2013 por Morningstar y los Lipper fund awards. Actualmente, cuenta con un ranking de 5 estrellas de Morningstar.

El gestor del fondo es el español Carlos Gutiérrez, actual director de la parte de renta variable de la compañía, que cuenta con un bagaje profesional de 16 años. De un marcado carácter dinámico, este fondo de renta variable invierte casi la totalidad de su patrimonio en activos españoles, si bien es cierto que puntualmente ha invertido en activos europeos. 

En cuanto a la rentabilidad obtenida esta es digna de mención. Colocado mejor que su categoría los últimos  8 años y consistentemente por encima del índice      destaca por su buen comportamiento en los años más duros de la crisis. En 2008, estuvo 4 puntos porcentuales por encima del índice y en 2011 hasta un 5 por ciento. Esto demuestra el buen hacer del fondo, ofreciendo al inversor menores disgustos cuando entramos en pérdidas, característica por otra parte inherente de la renta variable.

El riesgo del fondo es alto, asumiendo que invierte casi la totalidad de la inversión en renta variable. Ahora bien, teniendo en cuenta el tipo de activos en los que invierte obtiene un ratio de Sharpe (rentabilidad obtenida por cada unidad de riesgo) muy aceptable de 1,34 los últimos 3 años.

Desde nuestro punto de vista, confiamos mucho en que el devenir de la economía española y por tanto de su principal índice bursátil sea positivo en próximos ejercicios, siempre y cuando acontecimientos del tipo político no pasen a primer plano.

Las reformas económicas realizadas en los últimos años están viendo sus frutos, y prácticamente todas las variables económicas son positivas. España es la locomotora del crecimiento europeo, se ha creado empleo neto en el último año, la prima de riesgo está por los suelos y el déficit se ha correguido un 50% desde 2012.

Además, las caídas en los precios del petróleo están permitiendo a las empresas reducir costes, y a los ciudadanos tener un mayor remanente de liquidez en sus bolsillos para consumir e invertir.

La política monetaria expansiva del BCE también está ayudando a que se concedan más créditos, y los bancos se financien más barato. Si tenemos en cuenta que el programa de estímulos vigente es de 18 meses y puede ser prorrogado como ha ocurrido en Estados Unidos, podemos confiar en que la valoración de acciones sea atractiva y que la bolsa, salvo correcciones puntuales, siga al alza. Los bajos tipos de interés también implican que los inversores más conservadores accedan de una u otra forma en el mercado de renta variable para conseguir una rentabilidad positiva.

Todos estos datos se han visto reflejados en la economía española y las expectativas son de continuidad en próximos ejercicios de esta tendencia. Desde nuestro punto de vista el Ibex podría alcanzar los 13.000 puntos en un plazo de dos años.

Simon Perez, Director de inversiones en Panoramia

Miguel Margallo, Asesor en Panoramia 

Lo más leído