Tags: Negocio |

Diversificación y flexibilidad en renta fija global, con Amundi


La renta fija no parece una inversión atractiva en un entorno de mercado en que los tipos a largo plazo se sitúan en niveles mínimos. Sin embargo, el universo de Renta Fija Global es amplio, incluyendo deuda pública, crédito con grado de inversión o high yield, obligaciones garantizadas y títulos como MBS y ABS.

Un universo que permite una gran diversificación, con más de 14.000 emisiones y 2.500 emisores en 70 países. Las divergencias actuales en el crecimiento económico global enfatizan la necesidad de un enfoque global con capacidad para invertir en países, sectores y divisas.

Este es el enfoque de Amundi Asset Management y la clave de su éxito en la gestión de AMUNDI BOND GLOBAL AGGREGATE que en su clase AU de capitalización es el fondo más rentable en el año (9,12%) de la categoría Renta Fija Internacional Global, de una selección de fondos de esta categoría con calificación cinco estrellas de VDOS.

La búsqueda de valor dondequiera que exista, con una solución flexible de ciclo completo, la identificación de múltiples fuentes de rendimiento potencial, incluyendo high yield, deuda emergente y divisas y la gestión activa por parte de un equipo experimentado, que combina visión estratégica con la implementación táctica de técnicas de gestión de riesgo, son los pilares fundamentales sobre los que se asienta la gestión de este fondo, que toma como referencia el índice Barclays Global Aggregate, al que se propone superar por rentabilidad.

El gestor principal es Laurent Crosnier, Jefe de Inversiones de Amundi  (CIO, por sus siglas en inglés) en Londres. Laurent Crosnier inició su carrera en 1989 como trader de futuros en la boutique de inversiones ODDO. Se incorporó a Credit Agricole Asset Management en 1991 como gestor de Renta Fija Euro, pasando sucesivamente a ser Director de Gestión de Crédito en 2001 y Director de Gestión de Inflación, Duración y Crédito en 2006. En 2008 fue nombrado Director de Renta Fija y Crédito Euro, incorporándose en 2010 a Amundi London Branch como CIO, a cargo de la Gestión Global de Renta Fija, Retorno Absoluto, Divisas y Renta Variable Global. Licenciado en Económicas (1989) cuenta con un postgrado en Económicas y Finanzas (1990) por la Universidad de París Dauphine. Obtuvo la certificación CFA en 2002.

El proceso inversor dispone de suficiente flexibilidad para focalizar la cartera en las mejores oportunidades, siguiendo una gestión de ciclo completo que permite cambiar de uno a otro activo, buscando el valor allí donde se encuentre. La visión estratégica marca las posiciones a largo plazo del fondo, que constituyen el núcleo central de la cartera y se expresan utilizando estrategias de valor relativo en el universo invertible. A partir de aquí, los gestores establecen estrategias de valor relativo dentro de cada clase de activo.

La diversificación por emisores y tipos de bonos permite gestionar el riesgo específico. Los gestores se centran en activos que, proporcionando un exceso de rendimiento, estén poco correlacionados, lo que tiene como beneficio mejorar el rendimiento potencial, reduciendo al mismo tiempo el riesgo potencial.

Con un patrimonio global bajo gestión de 5.388 millones de dólares (aproximadamente 4.735 millones de euros) las mayores posiciones en la cartera del fondo corresponden a emisiones de Reino Unido (7,81%) República de Italia (7,10%) Portugal (7,05%) EEUU (3,86%) y Estados Unidos Mejicanos (3,85%) Reino de España (3,55%) Francia (3,10%) Red Ferroviaria Nacional (1,92%) Telecomi Italia SPA (1,31%) y Goldman Sachs Group Inc (1,20%). Por país, los mayores porcentajes corresponden a emisiones de Italia (16,57%) Reino Unido (14,10%) Francia (13,67%) Portugal (11,16%) y EEUU (10,51%) mientras que por calificación, un 34,80 por ciento se asigna a BBB, un 21,30 por ciento a A, un 19,93 por ciento a BB, un 17,62 por ciento a AA y un 8,98 por ciento a AAA.

El excelente resultado obtenido desde enero no es un comportamiento puntual. La evolución histórica por rentabilidad del fondo lo sitúa entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, durante los periodos anuales de 2012 a 2015. A tres años, registra un dato de volatilidad de 8,38 por ciento con un 10,99 por ciento en el último año. En este último periodo, la Sharpe del fondo es de 2,80 y su tracking error, respecto al índice de su categoría, de 7,08 por ciento. La inversión en este fondo no requiere una aportación mínima, aplicando a sus partícipes una comisión fija de 0,80 por ciento y una comisión variable de 20 por ciento, sobre resultados positivos del fondo respecto a su índice de referencia.

De acuerdo con el equipo gestor, se observan riesgos geopolíticos y convulsiones especialmente en los mercados de divisas, que pueden muy probablemente llevar a una sobrerreacción del mercado. En estas condiciones, prefieren ejercitar la cautela y guardar parte de su munición para uso posterior.

Por lo que se refiere a los bonos soberanos, la duración continúa estando infraponderada en unos 240 puntos básicos a 4,2 años, por debajo de los 6,6 años del índice de referencia, una infraponderación ligeramente superior a la del mes pasado. Por país, la preferencia se centra en productores de materias primas, como Australia y Canadá, en oposición a los Bonos del Tesoro de EEUU. Se mantienen las emisiones del Gilts de Reino Unido y de Bonos Soberanos de Japón, así como la posición larga en bonos de la periferia de la eurozona, en detrimento de los Bund alemanes. Con un enfoque táctico, se ha acentuado la infraponderación del Bund en los segmentos de 5/10 años.

Mantienen una pequeña posición larga en una selección de divisas emergentes, concretamente de Peso Mejicano y Real Brasileño. Por otro lado, mantienen el euro como la mayor posición vendedora, seguida del dólar neozelandés, yen japonés, franco suizo y dólar canadiense, divisas deflacionarias todas ellas o ligadas a la evolución de las materias primas con potencial bajista. Mantienen su exposición a deuda de mercados emergentes, con preferencia por Brasil, Méjico y Emiratos Árabes Unidos.

Las mayores sobreponderaciones en divisas son en libra esterlina y dólar, confiando en que el extremo corto de la curva de EEUU y Reino Unido continuará apoyando sus respectivas divisas. Se mantienen las estrategias de curva aplanada, estimando que el extremo largo (30 años) continuará comportándose mejor que los extremos corto y central. Las mayores infraponderaciones se concentran en el plazo de cinco años. Se mantienen positivos en crédito de forma general, considerando el actual periodo de búsqueda de retornos. Mantienen su preferencia por mercados denominados en euros – Grado de Inversión y High Yield, con preferencia por financieras -  respecto a crédito denominado en dólares o libras esterlinas.

Un fondo flexible en el que se pone en valor la experiencia y habilidad de su equipo gestor para saber aprovechar las mejores oportunidades, en un mercado de renta fija que pasa por un momento un tanto difícil. Sus excelentes resultados por rentabilidad en los últimos tres periodos anuales, al que se une el actual 2015, lo hace merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS.

Para información más detallada, ver ficha más abajo.