Tags: Negocio |

Directrices de la OCDE para el gobierno corporativo en empresas de propiedad estatal


En muchos países de la OCDE, las empresas de propiedad estatal (EPE) representan una parte sustancial del PIB, el empleo y la capitalización de mercado. Una serie de países fuera de la OCDE tiene sectores estatales significativos, que en algunos casos son incluso una característica dominante de la economía. Por otra parte, en todos los países las empresas estatales suelen ser frecuentes en los servicios públicos y las industrias de infraestructura, como la energía, el transporte y las telecomunicaciones, cuyo rendimiento es de gran importancia para amplios segmentos de la población y de otras partes del sector empresarial. En consecuencia, la gobernanza de las empresas estatales es fundamental para garantizar su contribución positiva a la eficiencia económica y la competitividad.

La experiencia de la OCDE también ha demostrado que el buen gobierno corporativo de las empresas estatales es un requisito previo importante para la privatización económicamente eficaz, ya que hará que las empresas sean más atractivas para los posibles compradores y mejorar su valoración.

Las directrices son una "Recomendación de la OCDE" - es decir, un conjunto de directrices no vinculantes y las mejores prácticas a las que los miembros de la OCDE y países asociados han manifestado su compromiso. Proporcionan orientación que generalmente es relevante para cualquier activo de las empresas en la propiedad del sector público. Las directrices tienen por objeto proporcionar asesoramiento general que ayude a los gobiernos a mejorar el rendimiento de las empresas estatales. El término "entidad propietaria" se refiere a la entidad estatal responsable de la ejecución de los derechos de propiedad del estado, si se trata de un departamento específico dentro de un ministerio, un organismo autónomo u otro.

 Por último, las directrices deberían considerarse como un instrumento integrado. Varias recomendaciones están destinadas a ser implementadas al unísono con las demás y pueden, si se aplican por separado, tener poco o ningún efecto sobre el buen gobierno.

A los efectos de las directrices, cualquier entidad corporativa estatal reconocida por la legislación nacional como una empresa, debe ser considerada como una empresa estatal. Esto incluye las sociedades anónimas, sociedades de responsabilidad limitada y las sociedades comanditarias por acciones. Las directrices son principalmente aplicables a las empresas públicas que realizan actividades económicas. Por actividad económica se entiende una actividad que consiste en ofrecer bienes o servicios en un determinado mercado y que podría, al menos en principio, ser llevada a cabo por un operador privado con el fin de obtener beneficios. En algunas jurisdicciones, las empresas estatales que han emitido participaciones preferentes y / o valores de deuda negociados en bolsa también pueden ser consideradas como EPE cotizadas.

Las empresas, en las que los niveles centrales o federales de gobierno ejercen los derechos de propiedad deben ser consideradas como empresas de propiedad estatal. Algunas empresas estatales tienen consejos de gobierno de dos niveles que separan la función de supervisión y gestión en diferentes cuerpos. Muchos gobiernos incluyen miembros "independientes" en los consejos de administración de las empresas estatales, pero el alcance y la definición de independencia varían considerablemente según el contexto y los códigos de gobierno corporativo jurídico nacional.

RESUMEN DE LAS DIRECTRICES:

I.FUNDAMENTOS DE PROPIEDAD DEL ESTADO
El Estado ejerce la propiedad de las empresas estatales en nombre del público en general. Por lo tanto, debe evaluar cuidadosamente y divulgar los objetivos de las políticas públicas que motivan a la propiedad estatal y los someterán a una revisión recurrente.
II. EL PAPEL DEL ESTADO COMO UN PROPIETARIO
El Estado debe actuar como un propietario informado y activo, asegurando que el gobierno de las empresas de propiedad estatal se lleva a cabo de una manera transparente y responsable, de acuerdo con la política de propiedad y con el necesario grado de profesionalidad y eficacia.
III. EMPRESAS ESTATALES EN EL MERCADO
En consonancia con la justificación de la propiedad estatal, el marco legal y regulatorio para las empresas estatales deben garantizar la igualdad de condiciones en los mercados donde las empresas estatales y empresas del sector privado compiten con el fin de evitar distorsiones en el mercado.
IV. TRATAMIENTO EQUITATIVO DE LOS ACCIONISTAS Y OTROS INVERSORES EXTERNOS
Donde las empresas estatales cotizan en las bolsas de valores o de otra manera se encuentran los inversores no estatales entre sus propietarios, el Estado y las empresas deben reconocer los derechos de todos los accionistas y garantizar los accionistas "tratamiento equitativo y la igualdad de acceso a la información corporativa.
V. RELACIONES DE ACTORES Y EMPRESA SOSTENIBLE
La política de la propiedad estatal debería reconocer plenamente las responsabilidades empresas estatales hacia las partes interesadas y solicitar que informen sobre sus relaciones con los grupos de interés. Se debe dejar en claro todas las expectativas que el Estado tiene respecto de una conducta empresarial responsable por las empresas estatales.
VI. TRANSPARENCIA Y DIVULGACIÓN
Las empresas estatales deben observar un alto nivel de transparencia y publicidad y estarán sujetos a las mismas normas de contabilidad y auditoría de alta calidad como las sociedades cotizadas.
VII. LAS RESPONSABILIDADES DE LOS CONSEJOS DE EMPRESAS ESTATALES
Los consejos de administración de las empresas estatales deben tener la autoridad necesaria, competencias y objetividad para llevar a cabo sus funciones de orientación estratégica y seguimiento de la gestión. Deben actuar con integridad y ser responsables de sus acciones.

Esperemos que estas directrices, que se revisaron por última vez el año pasado, y su implementación poco a poco ayuden a mejorar el Gobierno Corporativo de las empresas de propiedad estatal de los países miembros de la OCDE gradualmente. 

Luis Hernández Guijarro. Asesor de Inversiones en ETICA PATRIMONIOS EAFI. Asesor Financiero Europeo (EFA), Analista Financiero Europeo (CEFA), Analista Financiero Europeo ESG. Miembro de la European Financial Planning Association (EFPA) y del  Instituto Español de Analistas Financieros (IEAF).