Tags: Europa |

Diez datos objetivos para saber cómo le está afectando el Brexit al Reino Unido


La incertidumbre por el Brexit y la desaceleración de la economía mundial están pesando sobre el crecimiento de Reino Unido. Dennis Shen, analista de Scope Ratings -agencia de calificación crediticia europea especializada en el análisis y calificación de instituciones financieras, corporaciones, finanzas estructuradas y finanzas públicas- han identificado tres factores que están contribuyendo a la ralentización de la economía del Reino Unido.

La disminución de las inversiones por la prolongada incertidumbre sobre el Brexit es uno de los principales obstáculos. Esta reducción se ha hecho especialmente visible en el sector financiero, donde algunas empresas están cancelando inversiones o se están trasladando al extranjero. También esta semana Honda anunció que cerrará una planta de fabricación en el Reino Unido en 2021 debido a la incertidumbre por el Brexit. Además, el debilitamiento del sector de las exportaciones en un contexto de disputas comerciales mundiales y un menor dinamismo del gasto de los consumidores son otros dos factores clave.

El crecimiento del PIB del Reino Unido se redujo al 0,2% en el cuarto trimestre de 2018. En el conjunto del año, disminuyó hasta el 1,4% en 2018, desde el 1,8% de 2017 y una media del 2% anual en el período 2010-2017. Para este año la agencia espera un crecimiento de tan sólo un 1%. “La prolongada incertidumbre económica ha tenido un impacto gradual, pero innegable, en el retroceso del crecimiento, incluso si el Reino Unido evita al final un Brexit sin acuerdo, como esperamos que suceda. El costo del proceso de separación continuaría acumulándose si las negociaciones se extienden más allá del 29 de marzo”, afirma Shen.

Desde Scope Ratings han identificado diez datos concretos que permiten saber cómo está afectando el Brexit a la economía británica:

1. La inversión empresarial se redujo un -0,9% en 2018, la cifra anual más baja desde 2009.

2. El indicador de sentimiento de la CBI se situó en enero 2019 justo por debajo de los mínimos posteriores al referéndum en junio 2016.

3. Alrededor de 5.000 puestos de trabajo en el sector de los servicios financieros podrían ser trasladados para marzo de 2019, aunque la incertidumbre generalizada podría favorecer reubicaciones adicionales después de marzo.

4. Las importantes entradas netas de inversión extranjera directa, que ascendieron a un promedio de 113.000 millones de libras esterlinas al año entre 2014 y 2015 -más que para cubrir el déficit de la balanza por cuenta corriente del Reino Unido-, se han agotado. Entre el primer trimestre de 2017 y el tercer trimestre de 2018, ascendieron a sólo 19.500 millones de libras esterlinas, lo que hace que el Reino Unido dependa más de las entradas de capitales y de deuda.

5. Una depreciación del 15% de la libra esterlina después del referéndum de 2016, en términos efectivos nominales, contribuyó al buen comportamiento de las exportaciones desde entonces. Sin embargo, la ralentización del crecimiento europeo y mundial desde 2018 se ha extendido al sector exportador británico, lo que ha agravado la debilidad de la economía nacional. Las exportaciones netas redujeron en 0,2 puntos porcentuales el crecimiento anual en 2018, en comparación con una contribución de 0,5 puntos porcentuales en 2017. Además, los efectos de la anterior depreciación de la libra esterlina sobre el crecimiento de las exportaciones manufactureras están desapareciendo.

6. El crecimiento del consumo de los hogares se redujo modestamente hasta el 1,9% anual en 2018, desde el 2,2% anual en 2017 y el 3,2% en 2016.

7. La confianza de los consumidores cayó en enero a su nivel más bajo desde 2013.

8. Los préstamos al consumo sin garantía -que han impulsado el consumo- han disminuido bajo escrutinio regulatorio, con un aumento de sólo el 6,6% interanual en diciembre.

9. La incertidumbre del Brexit ha contribuido a la debilidad del mercado inmobiliario, debilitando la sensación de riqueza de los hogares.

10. El coste del Brexit para la economía ya es superior al 1% del PIB desde el referéndum de junio de 2016. Los costes de la incertidumbre, incluido el impacto en el potencial de crecimiento a largo plazo del país, sustentan nuestra perspectiva negativa para los ratings soberanos de Reino Unido.

Noticias relacionadas

Lo más leído