Diaphanum descarta cualquier riesgo de recesión y apuesta fuerte por la tesorería


La sociedad de valores Diaphanum tiene una clara apuesta de cara a último trimestre del año: la tesorería. Entre otras razones porque en el escenario actual de mercado se pueden producir pérdidas en renta fija en los próximos meses. “No ofrece rentabilidad pero es una forma de quitar volatilidad a la cartera”, ha explicado Miguel Ángel García, director de Inversiones de Diaphanum.

De hecho, es uno de los activos que sobreponderan en cartera y el único en el que tienen una predisposición “muy positiva”. No en vano, también están positivos con los alternativos, inmobiliario, el retorno absoluto o las materias primas. Por regiones, Estados Unidos es sin duda su preferida. Al contrario, mantiene una posición “neutral” en Europa y Japón y “muy negativa” en los periféricos y Centroeuropa. También infraponderan los bonos de gobiernos.

“La gente está especulando con los bonos gubernamentales, no mantienen una posición estructural y por eso no nos gustan”, ha dicho García, que se ha mostrado bastante perplejo porque el bono español haya rozado prácticamente el cero y el alemán esté en negativo hasta el tramo de 30 años ante la expectativa de que el Banco Central Europeo instrumente otro programa de compras. Por su parte, “los bonos corporativos están caros, incluidos por las compras de los bancos centrales”, ha añadido. En ese sentido, aconsejan hacer una diversificación adecuada y comprarlos vía fondos de inversión para evitar cualquier riesgo de liquidez en caso de que se produzca una salida masiva de este activo.

Con respecto a las bolsas, su visión es positiva, aunque confiesan haber rebajado posiciones en los últimos meses. “Es necesario que se produzca un crecimiento de beneficios. No hay que aumentar posiciones en renta variable salvo que haya caídas significativas”, aconsejan. “El excelente comportamiento de las bolsas hace que la relación entre las cotizaciones y los resultados (PER) esté ligeramente por debajo de la media histórica. “Las rentabilidades por dividendo, salvo en EEUU, son muy atractivas, en comparación con el retorno que se puede obtener con la renta fija. Las empresas están anunciando subidas de dividendos y recompra de acciones”, justifica.

En cuanto a activos alternativos, García ha adelantado que van a “incorporar el oro a las carteras”. Una posición respaldada por las siguientes premisas: posibilidad de la Fed baje tipos, debilidad del dólar y demanda de países emergentes. También tienen una posición especulativa en la libra.

Diseño de una cartera equilibrada

Javier Riaño, miembro del equipo de inversiones de Diaphanum, ha explicado que en este escenario “hay muchas incertidumbres, por lo que no consumimos todo el riesgo que podríamos en las carteras”. Aun así, ese menor riesgo se traduce en rentabilidad y se muestra satisfecho con las rentabilidad obtenida en el año.

Para un perfil moderado, Diaphanum aconseja tener un 38% en renta variable, en la cual Estados Unidos pesa un 16% y Europa alrededor de un 12%, seguido de emergentes (5%) y sectorial (5%). El segundo activo que más pesa sería la tesorería, 23,5%; seguida de la renta fija (23%), donde prácticamente la principal apuesta son los bonos flexibles/ high yield (18%) y en menor medida, emergentes o convertibles. Adicionalmente, destinan un 15% de la cartera a activos alternativos.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído