Diaphanum corrige su posición en alternativos


“Lo que históricamente es conservador está yendo mal. Cuanto mayor riesgo mejor va la cartera”. Bajo este panorama, Miguel Ángel García y Rafael Ciruelos, director de Inversiones y director del Departamento de Estrategia e Inversiones de Diaphanum Valores, respectivamente, mantienen su apuesta de principios de año, pero con ciertas modificaciones a la vuelta del verano.

Para García es momento de polarizar las carteras, es decir, no tener exposición al movimiento de tipos y sí a renta variable, aunque no mucho por el incremento de volatilidad que supone para las carteras. El armazón de la cartera conservadora, que en los últimos años fue la deuda gubernamental, ahora corre a cargo en las carteras de Diaphanum de la tesorería y de los alternativos, donde están muy positivos y positivos, respectivamente.

La entidad ha bajado su sobreponderación a estos últimos porque han utilizado fondos alternativos de alta liquidez y volatilidad baja que no han contribuido de forma importante al riesgo global y se han mostrado más direccionales de lo que esperaban en los movimientos bruscos de mercado, destaca la entidad. “Vamos a mantener la sobreponderación, pero reduciremos el peso”, indican, siendo el destino de las ventas la tesorería y la renta variable. Deutsche Concept Kaldemorgen, Lyxor Newcits IRL PLC - Lyxor/Tiedemann Arbitrage Strategy y Blackstone Diversified Multi-Strategy son sus opciones actuales en esta categoría.

En cuanto a la tesorería, admiten que incluso puede dar rentabilidades negativas, pero creen que “en la mayor parte de los activos de renta fija en euros se obtendrán perdidas, no hay que olvidar la seguridad de este activo y la posibilidad de aprovechar oportunidades”. No confían ni en los periféricos, “no van a comportarse mucho mejor que los alemanes”, puntualizan.

En renta variable, aumentan su apuesta por EE.UU. a través de gestión pasiva y, en Europa, dado que los resultados de los fondos value y growth están divergiendo, han incrementado el peso de los fondos growth y blend frente a los value.

Reducir la inversión en el viejo continente y aumentarla en Norteamérica se justifica, según García, ya que los mejores resultados empresariales se están registrando en EE.UU., una tónica que esperan que continúe. 

La parte de la cartera que más está sufriendo son los emergentes, tanto en renta fija como renta variable, pero consideran que es momento de mantenerla, siendo su apuesta un fondo con mayor exposición a Asía y empresas tecnológicas. La deuda, después de verse afectada por el fortalecimiento del dólar y la subida de tipos en EE.UU., piensan que se recuperará la deuda corporativa dado sus fundamentales.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído