Dexia AM espera que el BCE baje los tipos al 0,5% al no detectar presión inflacionista


 

La economía europea entrará en recesión en el primer trimestre de 2012 y, en consecuencia, es muy probable que el Banco Central Europeo (BCE) trate de impulsar el crecimiento con nuevas rebajas de los tipos de interés, que podrían dejar el precio oficial del dinero en el 0,5% a corto plazo. Así lo creen Anton Brender y Florence Pisani, economistas de Dexia Asset Management, al entender que la autoridad monetaria no tendrá que hacer frente el próximo año a presiones inflacionistas.
 
En la presentación sobre sus perspectivas macroeconómicas para el 2012, ambos expertos señalan a la desconfianza surgida el pasado verano como la principal causa que está arrastrando a la economía europea a un nuevo escenario recesivo que, no obstante, será leve. “En conjunto, esperamos un crecimiento económico medio del PIB para el próximo año en torno al 0%”, aseguran.
 
En este sentido, Dexia AM cuenta con que Europa camine políticamente en los próximos meses hacia una mayor disciplina fiscal de sus países miembro. “Si los gobiernos llegan a un acuerdo que permita un control presupuestario más exhaustivo, el BCE podrá intervenir en el mercado de deuda pública y reducir la presión que se está ejerciendo particularmente sobre las economías periféricas”, indican.
 
Y es que, el tiempo es crucial. Por ese motivo, Pisani cree que los eurobonos no son la solución al problema de crisis de deuda. “Si se hubiesen creado hace un par de años, ahora serían de gran ayuda, pero en estos momentos una rápida intervención de la autoridad monetaria en el mercado de deuda resultaría más eficaz”. Así, mientras que los políticos europeos no avancen en buscar soluciones para reforzar el papel del BCE, la volatilidad en los mercados financieros seguirá siendo elevada.
 
Esto no significa que existan interesantes oportunidades de inversión, sobre todo para un inversor con una visión de largo plazo. Según Brender, las valoraciones que ofrece el mercado europeo son mucho más atractivas que las que ofrece Estados Unidos. En su opinión, los precios han descontado ya el peor de los escenarios posibles, a excepción de una ruptura de la Eurozona, una posibilidad que Dexia AM no contempla.
 
Tampoco ve factible una salida de alguno de sus miembros de la divisa comunitaria. A pesar de que el riesgo político existe, si esto se llegase a producir las consecuencias podrían ser muy negativas tanto para el país que lo abandona como para el resto de sus miembros. “Podríamos asistir a una rebaja de las calificaciones por parte de las agencias de rating que afectaría muy especialmente a países en una situación similar”, asegura Pisani. “Al fin y al cabo, si Grecia abandonase el euro, ¿por qué no lo iba a hacer Portugal?”, se pregunta la economista.
 
En Estados Unidos, la visión macroeconómica de la firma gala es más optimista y, tras un bache en el primer semestre de 2011, el crecimiento del PIB ha vuelto a acelerarse. “Aunque las exportaciones no será un apoyo clave, la consolidación de los mercados de valores y un incremento de los salarios jugarán un papel muy importante en la recuperación económica de su economía”. El contrapeso lo ejercerá el riesgo político que, a juicio de Dexia AM, supondría un bloque fiscal en la Cámara de Representantes o, incluso, un agravamiento de la crisis europea.

 

Lo más leído