Tags: Estilo |

Devuélveme a mi mamut


Lo mejor de la semana. Blog de María Folqué y Montserrat Formoso

Amigos, pensamos que somos súper molones y hacemos multitasking y networking y damos feedback a millenials y otras cosas así, pero la verdad es que el pasado nos pesa. Todos esos años teniendo que huir o luchar, escapando de bichos peligrosos, al mando del cerebro reptiliano, siguen ahí. Y si no, que se lo pregunten a Cameron, o a Santos, o a los encuestadores del mundo. Se pide un sí o un no a cuestiones complejas y la emoción ocupa su lugar. Lo preocupante de este año es que esa emoción parece estar teñida de mal rollo. Vamos, de miedo. El otro día un político de la nueva política se ponía muy viejuno y decía que él quería seguir dando miedo. Pues vaya, tanta evolución para eso. Como por otra parte somos muy de aplicar patrones porque ahorran tiempo y energía, nos estamos preparando ya para la sorpresa de noviembre. Ay por favor, sí, estamos todos muy enfadados pero vamos a ver si vamos recobrando la razón, no vaya a ser que llegue el mamut y tengamos un disgusto.

Para disgustos los de la libra con Theresa May. Parece que esta semana ha dejado las cosas más claras de por qué puerta va a salir Reino Unido de la UE. La siguiente pantalla podrían ser los funcionarios del Foreign Office contando empleados non-british en cada una de las empresas de la isla, y pidiendo pruebas del color de sus zapatos o sus mejores skills respecto a las de un trabajador autóctono. Parece que hay demasiada gente en Reino Unido, con lo extensa que es la campiña, aunque pocos médicos, eso sí. Al menos hasta 2025, fecha en la que habrá suficientes británicos con conocimiento en medicina como para decirle a los extranjeros lo de ha sido bonito, bye bye love. En eso consistía la reforma del NHS.  

Efecto divisa mediante, el Washington Post resumía a golpe de titular la intervención de May en el Congreso de su partido: “alardeó de que RU era la quinta potencia económica, después de su discurso pasó a ser la sexta”. Ha llegado el nacionalopulismo sin cabida para la globalización, ¿y la extensión de la tecnología? Anuncia Aston Martin que sus coches dejarán de fabricarse a mano y emplearán robots para aumentar su productividad. Robots 100% británicos, suponemos.

Y sin elevar el nivel político nos vamos a EEUU donde continúan las acusaciones y la hipocresía entre candidatos. Uno de los temas de la semana han sido los 18 años de Donald Trump sin pagar impuestos y con los que se avala el aspirante a la presidencia con mejor conocimiento de las leyes fiscales, por ello “soy el único capaz de arreglarlas", dijo. Tu asesor fiscal, tu mejor amigo, y tu mamut.

Captura_de_pantalla_2016-10-06_a_la_s__14

Theresa May, “La There”

Buena semana,

Profesionales

Lo más leído