Deutsche Bank recomienda a los clientes que exijan a sus entidades arquitectura abierta en fondos


Deutsche Bank exige arquitectura abierta en España. Lo ha hecho por boca de Luis Martín-Jadraque, director del Centro de Inversiones de Deutsche Bank España, quien considera que un banco que aspira a ofrecer a todos sus clientes unos servicios financieros de calidad debe poner a su disposición el producto que mejor se adapte a sus necesidades. “Una entidad con arquitectura abierta en fondos de inversión ofrece un servicio de valor añadido al proporcionar una oferta más amplia, que permite seleccionar los mejores productos y diversificar la inversión”, asegura el responsable del Centro de Inversiones de la entidad alemana. El experto enumera cinco razones por las que cabe realizar esta exigencia de arquitectura abierta en España:

1. Personalización de la oferta. Según explica, los productos de inversión deben adecuarse a los objetivos del ahorrador, y no al revés. Por ese motivo, es importante contar con un amplio abanico de posibilidades que permita al cliente elegir la inversión más adecuada. “Los fondos propios de las entidades a menudo no encajan del todo con el perfil u objetivos del cliente, por lo que un banco que priorice a sus clientes les ofrecerá lo mejor del mercado, sea propio o no”. En su opinión, “el banco debe acompañar al cliente en el proceso de selección, destacando los fondos más adecuados e incluso elaborando carteras modelo”.

2. Alto nivel de adaptación al entorno. A su entender, la adaptación al entorno de mercado es indispensable para que las inversiones obtengan la rentabilidad esperada. “El universo de fondos, extensísimo, permite escoger en cada momento los activos más interesantes, teniendo en cuenta además que una de las ventajas de estos productos es la facilidad para traspasar capital. “Una entidad con arquitectura abierta puede ofrecer la diversificación necesaria para lidiar con los movimientos de los mercados”, comenta Martín-Jadraque.

3. La internacionalización como punto fuerte. “En un mundo global, las inversiones deben ser también globales”, afirma el experto. Tal y como explica, ofrecer productos de un número amplio de gestoras de fondos, que disponen de equipos en diferentes países y de expertos en diferentes áreas, supone que el ahorrador se beneficia de ese conocimiento y del acceso a diferentes mercados. “Esto permite que las carteras de fondos de inversión estén mejor diversificadas, contando con la experiencia de gestores en distintas zonas geográficas que se centran en analizar, por ejemplo, la evolución del sector de la automoción en China o el nivel de exportaciones del petróleo de EE.UU”, asegura Luis Martín-Jadraque.

4. La importancia de la rentabilidad. “No es lo mismo un fondo bueno que uno excelente”, subraya Martín-Jadraque. A la hora de realizar inversiones, el experto cree que es importante tener en cuenta las rentabilidades reales que se pueden obtener en función del perfil de riesgo. “Un ahorrador pierde rentabilidad si el fondo que mejor se ajusta a sus necesidades no es el mejor en su categoría”.

5. Orientación al cliente. “Contar con un servicio de inversiones que incluye arquitectura abierta es un indicador de la vocación de un banco de ofrecer a sus clientes unos servicios financieros de calidad”, afirma Luis Martín-Jadraque. El director del Centro de Inversiones de Deutsche Bank España asegura que “una entidad demuestra que su auténtico interés es servir al cliente cuando le ofrece lo mejor del mercado, independientemente de que sea o no un producto propio, y le facilite elegir la inversión más ajustada a sus necesidades”.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído