Deuda soberana europea con calificación de grado de inversión, con Amundi AM


TRIBUNA de Paula Mercado, directora de análisis de VDOS.

Europa está sometida a dos fuerzas poderosas pero opuestas que reflejan la respuesta dada a la crisis financiera mundial. La aplicación de la política monetaria laxa de expansión cuantitativa parte del Banco Central Europeo (BCE) tiene como objetivo suprimir los rendimientos a lo largo de la curva, con el objetivo explícito de aumentar la inversión en los segmentos de mayor riesgo del sector empresarial, en un esfuerzo por estimular la economía europea.

Sin embargo, la normativa de coeficientes de solvencia para los inversores institucionales (a través de Solvencia II para el sector de seguros y Basilea III para el sector bancario europeo) tiene como objetivo establecer requisitos de capital a menudo punitivos por invertir en activos de mayor riesgo que los bonos del gobierno. Como consecuencia, bancos y compañías aseguradoras se ven obligados a mantener o aumentar las participaciones en deuda pública libre de riesgo sin importar el rendimiento. Se alienta también a los fondos de pensiones centrados en la solvencia a cubrir su superávit o volatilidad deficitaria mediante la conciliación de pasivos con bonos públicos, independientemente de los rendimientos.

Uno de los fondos de inversión que puede satisfacer esta necesidad de los inversores institucionales es Amundi Index JPMorgan EMU Govies IG. Encuadrado en la categoría VDOS de Renta Fija Euro Largo Plazo, obtiene en el año una rentabilidad de 4,57% en su clase IE de capitalización y está entre los fondos de menor riesgo de su categoría a un año, medido por su volatilidad.

Su objetivo de inversión busca replicar lo más fielmente posible el comportamiento del índice JPMorgan EMU Govies IG, en euros, tanto si la tendencia es el alza como a la baja. El fondo permite a los inversores beneficiarse de la exposición a bonos del Estado con grado de inversión (Investment Grade) emitidos por países de la zona euro.

Está gestionado por el equipo de inversión de renta fija, dirigido por Stéphanie Pless, que cuenta con 15 años de experiencia en la gestión de índices de renta fija y ha formado parte del equipo desde sus inicios en 2006. El equipo está compuesto por 4 experimentados gestores de cartera (una media de 13 años de experiencia en la industria y 12 años de experiencia en Amundi) con sede en París.

Stéphanie Pless es directora de ETFs y Gestión indexada de Renta Fija desde 2015. Comenzó su carrera financiera en 2005 en Amundi en París, como gestora de carteras de renta fija en el equipo de renta fija de tipos, inflación e índices. Ha estado gestionando carteras indexadas de Renta Fija desde 2006. Stéphanie es licenciada en Matemáticas Aplicadas y posee un Máster especializado en Gestión de Activos por la Universidad Paris Dauphine (2005).

El proceso de inversión del fondo se basa en una réplica física del índice a través de una metodología de muestreo que tiene como objetivo replicar el comportamiento del índice de referencia con un número reducido de bonos, al mismo tiempo que minimiza el tracking error. El método de muestreo utilizado por el equipo gestor busca lograr exactamente la misma distribución de riesgos (duración modificada y diferencial de crédito) que en el índice, pero con menos bonos, a través de un conjunto de pilares de riesgo que dependen de la naturaleza del índice (divisa, país, vencimiento, sectores crediticios).

Posteriormente, se seleccionan los bonos apropiados en función de su perfil de liquidez. Su proceso de réplica de muestreo solo selecciona para incluir en su cartera los bonos más líquidos entre los emisores más líquidos, lo que, combinado con el poder de fijación de precios de Amundi, reduce los costes de transacción y el tracking error.

Este enfoque ha demostrado su eficacia, sobre todo gracias a la alta correlación que existe entre los bonos del universo de renta fija. Además, evita grandes costes de transacción al no seleccionar los bonos con poca liquidez, es decir, que muestren grandes diferenciales de compra- venta (bid-ask spreads) y elevados costes de transacción.

Las mayores posiciones en la cartera del fondo, con datos a finales de septiembre, corresponden a emisiones soberanas de Francia (25,87%) Italia (22,57%) Alemania (16,21%) España (14,81%) y Bélgica (6,16%). La cartera está invertida en un 99,94% en deuda soberana europea, con un 0,06% de liquidez.

Por rentabilidad, la evolución histórica de la clase IE de capitalización de AMUNDI INDEX J.P. MORGAN EMU GOVIES IG se posiciona entre los mejores de su categoría por este concepto, en el primer quintil, durante 2018 y 2020, batiendo al índice de su categoría durante 2017 y 2019. A tres años, su volatilidad es de 3,88% y de 4,57% en el último año, periodo en que registra una ratio Sharpe de 0,27 y un tracking error, respecto al índice de su categoría, de 2,30%. Pensado para inversores institucionales, requiere una aportación mínima de 500.000 dólares (aproximadamente 427.222 euros) aplicando a sus partícipes una comisión fija de hasta 0,10%. Dispone también de una clase R, sin requerimiento de aportación mínima y aplicando una comisión fija de 0,10%.

En reuniones anteriores de los bancos centrales, tanto el BCE como la Reserva Federal han mantenido su determinación de apoyar la recuperación económica, manteniéndose cautelosos ante los persistentes riesgos para el crecimiento mundial, a pesar de la mejoría de los datos económicos. Por el momento, el BCE ha confirmado un modo de ‘esperar y ver’, consecuente con la actual orientación de la política monetaria, pero sigue comprometido a garantizar la estabilidad de precios a medio plazo.

En la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, Christine Lagarde advirtió de la persistencia de la deflación en la zona del euro en los próximos meses, en parte debido a la reciente apreciación del euro, pero también a la presión a la baja sobre los precios del petróleo. La orientación del FOMC sobre el reciente cambio en la estrategia de política monetaria apoyará los tipos de interés bajos durante mucho tiempo.

Puesto que la cartera se gestiona siguiendo el índice JPM EMU GBI Investment Grade, el equipo gestor minimiza la exposición relativa a sensibilidad entre la cartera y su índice, invirtiendo en un número limitado de valores, asegurando un riesgo mínimo.

Por su notable y sostenida evolución por rentabilidad y su controlada volatilidad durante los últimos tres años, el fondo obtiene la calificación de cinco estrellas de VDOS en su clase IE de capitalización.

Profesionales
Empresas

Lo más leído