Deuda soberana de la periferia, con Credit Suisse


La caída generalizada de las cotizaciones en renta variable, unida a los pobres datos económicos, particularmente en Europa, con una reciente revisión a la baja del crecimiento económico global, por parte del Fondo Monetario Internacional, está produciendo nuevamente un giro de la demanda hacia inversiones de menor riesgo.

Considerando la promesa del Banco Central Europeo de adquirir deuda de los países con mayor endeudamiento, la Deuda Pública Europea puede continuar siendo una opción. Fitch amenaza con bajar el rating de Francia desde el actual AA+ mientras que Finlandia perdía recientemente su AAA. En el caso de Finlandia, las causas citadas son el envejecimiento de su población, un sistema muy generoso de seguridad social y un periodo prolongado de estancamiento en su economía, que podría afectar la calidad crediticia del país nórdico en el futuro. Además, por supuesto, de las consecuencias para el país de  la inestabilidad en la zona euro, a pesar de que Finlandia tiene uno de los niveles de deuda más reducido de la eurozona, 53,5 por ciento respecto a su PIB, bastante por debajo de la media de la región, de 92,6 por ciento. En el caso de EEUU, el dato casi duplica al de Finlandia, con un 101,5 por ciento. Será necesario ser más selectivo hacia delante, pero pueden encontrarse oportunidades atractivas.

La categoría VDOS Deuda Pública Europea lleva acumulado en el año una rentabilidad de 11,87 por ciento. De los fondos con calificación más elevada, el mejor resultado lo obtiene CREDIT SUISSE (LUX) EUROPEAN SOVEREIGN PLUS BOND en su clase FBH en dólares, que en el año avanza un 22,26 por ciento por rentabilidad.

El objetivo del fondo es conseguir la apreciación del capital, dentro de unas reglas de diversificación de riesgo definido, seleccionando activos de deuda de forma dinámica, con exposición directa o indirecta a las economías de la periferia europea. La mayor parte de la cartera se invierte en bonos y otros valores de renta fija, incluyendo cupón cero, bonos de cupón variable, productos estructurados y sintéticos, emitidos o garantizados por gobiernos o ayuntamientos, entidades supranacionales o instituciones financieras y emisores corporativos de países de la periferia europea.

La gestora de la cartera del fondo, Laura H. Slater es Gestora Senior del Equipo de Renta Fija de Credit Suisse Asset Management. Se incorporó a la gestora en enero de 2006 con responsabilidad sobre mandatos de clientes institucionales y varios fondos de inversión. En enero de 2008 pasó a formar parte del Equipo de Renta Fija y actualmente es la responsable de la gestión de varios fondos en este tipo de activo. Con anterioridad a su incorporación a Credit Suisse, fue gestora de carteras institucionales y discrecionales en VP Bank en Zurich, durante dos años, y gestora de carteras discrecionales en Bank Leu durante cuatro años. Laura es licenciada en Económicas, con especialidad en Finanzas y Planificación Financiera, por la Universidad de St. Gallen. En 2002 obtuvo su calificación CIIA (Certified International Investment Analyst).

El proceso inversor se basa en un análisis top-down de estrategia macroeconómica, país por país, que se combina con un análisis bottom-up fundamental para la selección de valores individuales dentro de cada país, de acuerdo con su valoración relativa.

Las mayores posiciones en la cartera del fondo corresponden a emisiones de deuda soberana de España e Italia, asignando al mayor porcentaje (84,15%) a emisiones con calidad crediticia BBB, un 11,20 por ciento a AA, un 4,40 por ciento a BBB+ y 0,25 por ciento a A-  Como referencia toma un índice compuesto de CGBI WGBI Italy All Mats. (Hedged into USD) en un 46 por ciento, un 36 por ciento  de CGBI WGBI Spain All Mats. (Hedged into USD) un 14 por ciento de CGBI WGBI Belgium All Mats. (Hedged into USD)  y un 4 por ciento de CGBI WGBI Ireland All Mats. (Hedged into USD).

 La evolución histórica por rentabilidad del fondo lo sitúa entre los mejores de su categoría, en el primer quintil en los periodos a uno, dos y tres años, con un dato de volatilidad a tres años de 7,28 por ciento y de 6,55 por ciento en el último año. En este último periodo, su Sharpe es de 3,50 y su tracking error, respecto al índice de su categoría, de 3,99 por ciento. La inversión en este fondo requiere una aportación mínima de una participación, siendo su último dato de valor liquidativo de 96,69 euros. Aplica una comisión fija de 0,70 por ciento.

En opinión del equipo gestor, el crecimiento del PIB en la eurozona se mantendrá a un nivel bajo hasta final de año, con una ralentización especialmente notable en el caso de Alemania, comparado con la primera mitad del año, según muestra la debilidad de los datos económicos publicados recientemente. Sin embargo aún pueden encontrarse algunos factores favorables, tales como un entorno de bajos tipos de interés y una mayor relajación de las condiciones de crédito, consecuencia de los próximos programas de TLTRO programados por un volumen total de hasta 1 billón de euros, que pueden apoyar una recuperación gradual de la eurozona.

Aunque los préstamos del sector privado continuaron contrayéndose en junio y julio, se estima que la concesión de créditos aumentará una vez que las últimas medidas de liquidez se hayan puesto en práctica. Mientras que algunos miembros del Consejo de Gobierno están claramente a favor de una acción más agresiva, posiblemente el BCE espere a evaluar los resultados de los tests de stress, la reciente depreciación del euro, así como de las operaciones de TLTRO y compra de activos. Sin embargo, si los datos económicos continúan siendo decepcionantes y la inflación no aumenta durante el último trimestre, es bastante probable que se anuncie la compra de emisiones soberanas.

En términos de estrategia, la gestora tiene previsto continuar sobreponderando Italia y España en detrimento de Irlanda y Bélgica, que cotizan a niveles muy estrechos, aprovechando oportunidades de cobertura en duración de tipos de interés.

Para información más detallada, ver ficha a continuación.

Lo más leído