Tags: Banca privada |

Deuda Emergente y Divisa Local, con Pictet Emerging Local Currency Debt


La rentabilidad de la deuda de la Zona Euro ha llegado a mínimos históricos y la deuda corporativa está generando, comparativamente, rentabilidades positivas. En Estados Unidos, el empeoramiento de perspectivas ha tenido como consecuencia una mayor aversión al riesgo y volúmenes bastante mediocres.

En este entorno, la deuda de mercados emergentes, tanto en dólares como en divisa local, sigue anotándose los mejores resultados. Aún cuando las condiciones de liquidez puedan suponer un reto, en algunos casos, y los flujos de inversión han llegado a disminuir durante el segundo trimestre, las entradas en deuda emergente en divisa local se han recuperado en los últimos meses, de manera que a medio y largo plazo la visión es positiva para este tipo de activo.

Por su elevado patrimonio, alcanza una posición destacada dentro la categoría de fondos de inversión comercializados en España, el compartimento I USD del fondo PICTET EMERGING LOCAL CURRENCY DEBT que, a 29 de septiembre, gestiona 8.772 millones de dólares. Lanzado en junio de 2006, el fondo acumula una rentabilidad durante 2010 de 21,07 por ciento, según datos de VDOS en la misma fecha.

El 70 por ciento, de los 12.000 millones de dólares gestionados por Pictet en deuda emergente, está denominado en divisas locales, cuando hace 18 meses era sólo de un 30 por ciento.

PICTET EMERGING LOCAL CURRENCY DEBT tiene como objetivo incrementar su patrimonio invirtiendo, como mínimo dos tercios de su patrimonio total, en una cartera diversificada de bonos denominados en divisa local, procedentes de emisores de países emergentes.

Lleva a cabo una gestión activa, incluyendo riesgo-país. Trata de aportar mayor estabilidad a la rentabilidad total, incluidos intereses y revalorización del capital, diferenciando exposición a tipos de interés y de divisas. La duración de la cartera se sitúa entre menos de uno y ocho años, una diferencia de unos cuatro años respecto a su índice de referencia, el JP Morgan GBI-EM Global Diversified Composite. La ponderación máxima por país es de 35 por ciento.

Simon Lue-Fong gestiona este fondo, junto con más de doce especialistas dedicados a la deuda emergente, operando desde Ginebra, Londres y Singapur. Cuenta con equipo propio de supervisión y control de riesgos. Los equipos especialistas de mercados emergentes son complementarios e incluyen 23 gestores de renta fija, 12 de renta variable y dos economistas.

Simon Lue-Fong trabaja como gestor con Pictet Asset Management desde 2005 y es director de deuda global de países emergentes. Sus ocupaciones abarcan diversas actividades: gestión de inversiones, desarrollo de productos y relaciones con clientes. Gestiona inversiones desde 1991, incluyendo deuda global y divisas. En 1996 creó el área de deuda de mercados emergentes, en divisa extranjera y local, con Fischer Francis Trees & Watts. Trabajó también en deuda de mercados emergentes con Standard Asset Management e Invesco. Se graduó por la Universidad de Bournemouth, con postgrado en finanzas.

El proceso inversor considera y gestiona por separado las fuentes de riesgo: divisas y sensibilidad a variaciones de tipos de interés. Evalúa el entorno de riesgo global macroeconómico y los fundamentales por países. Conjuntamente lleva a cabo un análisis de impulsores de rentabilidad, a medio y a corto plazo, que perfilan la decisión de inversión y el tamaño de las posiciones. La gestión de riesgos se lleva a cabo con un sistema propio de Pictet.

Para invertir en este fondo se requiere una aportación mínima de un millón de dólares, siendo por tanto adecuado para inversores institucionales que estén dispuestos a incrementar el nivel de riesgo de sus carteras, obteniendo al mismo tiempo elevados retornos.

Durante 2007, 2008 y en el presente año, el fondo se posiciona por rentabilidad en el primer quintil. Por volatilidad, se sitúa en el quintil cuatro, con un dato de 10,91 por ciento, bastante controlado do si consideramos su alto nivel de riesgo. Su Sharpe, en el mismo periodo a tres años, es de 1,13 lo que nos indica una gestión de riesgo controlada, dado el nivel de rentabilidad alcanzado, con respecto al activo libre de riesgo. Su tracking error de 9,04% nos da una medida de su comportamiento con respecto al índice de su categoría.

Los participes de este fondo soportan una comisión fija de hasta un 1,05 por ciento y de depósito de hasta 0,20 por ciento, además de hasta un 5 por ciento de comisión de suscripción y hasta un 1 por ciento en concepto de comisión de reembolso.

Hacia el futuro, la visión del gestor es prudente, con una cartera más neutral respecto al índice, con posiciones cortas sobre divisas no incluidas en el índice -como peso filipino y zloty polaco- y largas en la rupia India y el yuan chino – ya que considera la reforma de la divisa China como ligeramente positiva. Además, estima que conviene la exposición a variaciones de tipos de interés en Brasil, Singapur, Polonia y Sudáfrica, así como aprovechar las rentabilidades a largo plazo en América Latina, Europa, Oriente Medio y África. A medio y largo plazo, su expectativa es que los mercados locales de deuda de América Latina presenten un fuerte crecimiento económico y una baja exposición a los problemas de deuda soberana de la Zona Euro.

El compartimento I USD del fondo PICTET EMERGING LOCAL CURRENCY DEBT presenta una historia de rentabilidad-riesgo notablemente positiva, prueba de la calidad de su gestión, que le han hecho merecedor de la calificación 5 estrellas de VDOS.

 

Puede acceder a información gráfica y estadística adicional sobre este fondo pulsando aqui

 

Paula Mercado, directora de Análisis VDOS Stochastics