Desgranando uno a uno todos los aspectos clave que hay que conocer sobre el sector biotecnológico


La industria biotecnológica está en racha. Las empresas más maduras del sector están generando beneficios elevados para sus accionistas y los nuevos productos que se han lanzado están encontrando mercados ávidos. Las grandes farmacéuticas han tomado nota y las fusiones y adquisiciones aumentan la rentabilidad de los inversores. La ciencia que utiliza células, organismos y enzimas para producir medicamentos útiles se encuentra a la vanguardia del sector salud. En los últimos años, las ventas de tecnología y productos biotecnológicos se han disparado y los ingresos han crecido un 12%, hasta 95.000 millones de dólares en 2011. Según el equipo de biotecnología de Bellevue Asset Management, hasta 2015 se esperan tasas de crecimiento de dos dígitos.

En términos generales, el sector salud está protagonizando una recuperación. Las grandes farmacéuticas han dado un giro a sus modelos de negocio y se han vuelto a centrar en la rentabilidad y la asignación de capital. Aun así, se espera que las tasas de crecimiento de los ingresos de las farmacéuticas sean inferiores a las del sector biotecnológico, ya que el gasto sanitario está bajo presión, sobre todo en Europa. Según Tazio Storni, gestor principal del fondo BB Biotech, esto refuerza el argumento de inversión en un fondo puro de biotecnología. "La biotecnología es una historia estructural y no cíclica basada en la propiedad intelectual, la mejora de la calidad de vida y la reducción de los costes sanitarios. Es una cuestión de innovación”.

Según explica el gestor, “la biotecnología cubre todas las etapas del proceso, desde empresas de pequeña y mediana capitalización que aún no son rentables hasta empresas más grandes y maduras que comercializan sus productos. El riesgo y la volatilidad de la cartera pueden modularse combinando empresas situadas en distintas fases del ciclo". Como SICAV líquida, el fondo BB Biotech centra su análisis y selección de valores en el mercado de empresas biotecnológicas cotizadas. Este universo está formado por entre 500 y 800 valores, que van desde la microcapitalización a la gran capitalización. El mercado está sesgado hacia Estados Unidos ya que más de dos terceras partes de las empresas biotecnológicas están domiciliadas allí. El equipo de inversión en biotecnología de Bellevue, formado por cinco personas, también mantiene una estrecha vigilancia sobre las empresas no cotizadas y de capital riesgo en su búsqueda de información sobre el mercado.

La biotecnología es un área de inversión especializada que implica un profundo conocimiento de los aspectos científicos que respaldan cada innovación, así como de los fundamentales del análisis empresarial. Storni es especialista en inmunología, mientras que otros miembros del equipo cubren las áreas de enfermedades cardiovasculares, infecciones, oncología, antibióticos y diabetes. "Buscamos la opinión de expertos sobre aspectos científicos, datos de ensayos, efectos secundarios y mecanismos de funcionamiento. Médicos, profesores, congresos y publicaciones médicas son vitales para nuestro análisis", afirma Storni.

Valoración del sector

Dado que muchas empresas pueden estar trabajando en proyectos o necesidades sanitarias similares, el equipo se asegura de cubrir todo el mercado, así como empresas individuales. "Analizamos detenidamente la tecnología aplicada y la diferenciación entre productos. La calidad de la gestión también es importante", explica Storni. En términos de valoración, su opinión es que la biotecnología parece especialmente interesante. En la década de 2000, el sector cotizaba a 50-100 veces los beneficios. Hoy en día, las empresas más rentables y de crecimiento rápido cotizan a un ratio más razonable de 20 veces los beneficios.

En comparación con el sector farmacéutico, incluso las valoraciones más altas no parecen caras cuando se tienen en cuenta las tasas de crecimiento. Dadas sus cifras de ventas superiores, la biotecnología tiene un ratio PEG medio de una vez. Los ratios PEG de la industria farmacéutica están en 1,5-2 veces. El crecimiento está siendo impulsado por nuevos productos con un enorme potencial global. El fondo BB Biotech está orientado hacia la oncología y los tratamientos para enfermedades infecciosas que ya están autorizados o llegarán al mercado en breve.

Nuevos productos

Los tratamientos para la hepatitis C son muy prometedores. Hasta hace poco eran desarrollados por grandes farmacéuticas, que se convertían en sus propietarias, con Roche como actor dominante. El tratamiento duraba casi un año, pero no garantizaba el éxito. Las tasas de curación solo eran del 40% y los pacientes sufrían unos efectos secundarios considerables. Un nuevo inhibidor de la proteasa, Incivek, desarrollado y comercializado por Vertex Pharmaceuticals, ha reducido a la mitad los periodos de tratamiento y aumentado la tasa de curación. Un nuevo tratamiento oral de Gilead podría reducir los tiempos y elevar aún más la tasa de curación. Ambas compañías se encuentran entre las diez principales inversiones del fondo BB Biotech.

"El sector biotecnológico dejará pequeñas a las grandes farmacéuticas sin ninguno de los efectos secundarios de los antiguos tratamientos. El mercado mundial de la hepatitis C se multiplicará por más de tres", comenta Storni. Otro tema clave son las 'bombas inteligentes', que utilizan anticuerpos modificados para depositar toxinas en tumores. De nuevo, la industria biotecnológica ha suscrito alianzas importantes con grandes farmacéuticas para desarrollar mecanismos de distribución eficaces. A medida que vencen las patentes de los medicamentos antiguos, los grandes actores están cada vez más interesados en asociarse con, o incluso en comprar a, los innovadores. En el último año, el fondo BB Biotech se ha visto favorecido por cuatro operaciones de fusiones y adquisiciones (M&A).

Operaciones de M&A en el sector

"No invertimos en candidatos potenciales a operaciones de M&A porque sí. Las empresas deben ser robustas y su potencial debe ser sólido. Aun así, las actividades de M&A añaden un valor sustancial y han alcanzado un buen nivel en los últimos años", dice Storni. Algunos movimientos corporativos recientes han sido Pharmasset y Micromet, ambas adquiridas por empresas más grandes incluidas en la cartera de BB Biotech, la primera por Gilead y la segunda por Amgen. Las grandes farmacéuticas también han avistado oportunidades. Amylin fue adquirida por Bristol Myers-Squibb. Human Genome Sciences, que utiliza la secuenciación del ADN humano para desarrollar tratamientos, también fue comprada por GlaxoSmithKline el año pasado.

Estas cuatro adquisiciones han aumentado la rentabilidad de la cartera. El fondo generó un 31,5% en dólares en 2012 y la cartera concentrada de posiciones en compañías biotecnológicas de mediana y gran capitalización ha subido otro 34% este año, superado al índice Nasdaq Biotech. Los nuevos lanzamientos prolongarán el recorrido positivo de la biotecnología. El equipo de Bellevue espera que al menos 20 nuevos productos importantes lleguen al mercado en los próximos tres años, incluyendo tratamientos mejorados para el asma, la fibrosis quística y diversos tipos de cáncer. "Desde 2008, la biotecnología sigue batiendo a la mayoría de los sectores. La cartera diversificada generará potencial de crecimiento cuando exista valor añadido para los pacientes. Eso es lo que más cuenta", afirma Storni.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído