Tags: ISR |

Descarbonizando carteras: Cambio climático y estabilidad financiera


TRIBUNA de David Czupryna, Senior Client Portfolio Manager SRI en Candriam Investors Group. Comentario patrocinado por Candriam Investors Group.

“La tragedia del Horizonte”

El calentamiento global es el mayor desafío de nuestros tiempos. A pesar de que los desafíos presentes como la guerra, el hambre y las enfermedades no se han eliminado por completo, hoy el destino de la humanidad depende en gran medida de nuestra capacidad para controlar las emisiones de gases de efecto invernadero. Debemos reducir drásticamente y eliminar pronto, las fuentes y consecuencias de nuestra emisión de gases de efecto invernadero, ya que de lo contrario, podrían causar un cambio climático irreversible  dentro de nuestras vidas. Mark Carney, Gobernador del Banco de Inglaterra, introdujo su ya famosa frase “La Tragedia del Horizonte' en su discurso de 2015, para poner de manifiesto que cuando alcancemos el horizonte donde el cambio climático sea visible y creíble para todos, será demasiado tarde.

En Candriam, prestamos especial atención en medir el impacto ESG de nuestras inversiones

Más allá de la huella de carbono, hemos diseñado diez indicadores de impacto, que cubren las dimensiones E,S y G, para evaluar nuestra aportación a los desafíos de la sostenibilidad global. Actualmente están disponibles para cinco de nuestros fondos ESG, y pronto estarán disponibles para toda nuestra gama de fondos ESG

Comprender la complejidad de los datos de carbono para fomentar el crecimiento sostenible

Cada vez está más aceptado que, debido al riesgo que presenta el CO2 para nuestras economías, las carteras de inversión corren un riesgo financiero si no reconocen la huella de carbono de las empresas en las que invierten.

Ninguna métrica proporciona todas las respuestas a los riesgos ESG, al riesgo climático, o incluso a la exposición al carbono. Como inversores responsables, al considerar el riesgo climático de un emisor, nos gustaría conocer los 3 estadios de medición: I. La huella de carbono o las emisiones actuales, II. Las reservas de combustibles fósiles, o emisiones futuras, ayudan a identificar activos potencialmente deteriorados y III. La exposición al carbón y otras fuentes de energía que emiten gases de efecto invernadero, frente a las energías renovables, es decir, una transición energética de altas emisiones de carbono a energías con un impacto de carbono inferior.

Dentro de la huella de carbono, nos gustaría obtener datos para los tres “ámbitos” de emisiones, según lo define el Protocolo de gases de efecto invernadero. En la actualidad, las estimaciones de los proveedores de datos independientes , como Tricost, generalmente cubren solo el Scope 1 (las emisiones directas) y el Scope 2 (las emisiones indirectas de la electricidad comprada etc). El Scope 3 (todas las demás emisiones indirectas, como la cadena de suministro y los usuarios finales) aún no están sistemáticamente incluidos en las cifras reportadas.

Un rápido vistazo a la industria automotriz demuestra la naturaleza de este problema de datos. Se estima que el 90% de las emisiones de CO2 de los automóviles se deben al uso normal de dichos productos (Scope 3), mientras que solo el 10% de las emisiones son capturadas por las mediciones de los Scope 1 y 2 de fabricación y cadena de suministro.

Dos enfoques básicos para descarbonizar una cartera

Podemos describir dos enfoques básicos para 'descarbonizar' una cartera: exclusión y optimización.

El enfoque de exclusión más utilizado, consiste simplemente en excluir cualquier inversión en sectores con una gran huella de carbono, como utilities, materiales y energía. Este método se usa comúnmente, ya que puede ser una forma simple y efectiva de reducir la huella de carbono de una cartera. Sin embargo, introduce sesgos y puede generar relativamente altos tracking error.

Un enfoque más elegante, pero complicado igualmente, es el método optimizado. Un ejemplo sería utilizar un optimizador de cartera y un modelo de riesgos para minimizar la huella de carbono de la cartera, al tiempo que se restringen las ponderaciones del sector al índice de referencia.

Vemos varias ventajas para el enfoque optimizado: reduce el riesgo sectorial, sigue invirtiendo en sectores de alta huella de carbono, pero posee más proporción de empresas de menor huella de carbono dentro de cada sector. Esto es una forma de utilizar los mercados financieros para alentar a las compañías a tomar medidas.

Las economías necesitan servicios públicos y proveedores de energía, la exclusión de aquellos que abordan el problema podría ser contraproducente para el medio ambiente.

El enfoque diferenciador de Candriam

Candriam posee más de veinte años de experiencia en inversiones sostenibles, lanzando nuestro primer fondo sostenible en 1996, Establecimos nuestro propio equipo ESG interno en 2005. Hemos establecido y contrastado metodologías adaptadas al análisis best in class, mercados emergentes y soberanos. Ofrecemos una amplia gama de fondos ESG e intentamos ofrecer una versión ESG de cada uno de nuestros fondos tradicionales.

Al combinar varias áreas de experiencia, como el análisis ESG, metodología cuantitativa y gestión de índices, Candriam ofrece soluciones a medida para abordar los problemas específicos relacionados con el clima, solicitados por nuestros clientes.

El enfoque único de Candriam

La metodología analítica ESG única de Candriam, aborda el problema del cambio climático al evaluar la exposición comercial de los emisores y al promover las mejores prácticas.

Nuestro análisis, engloba seis categorías de tendencias de sostenibilidad globales y seis categorías de factores stakeholder. Analizamos cada factor para cada empresa, adaptado y ponderado por su relevancia dentro de su sector industrial. De forma única, Candriam analiza cada compañía en seis grupos de tendencias de sostenibilidad global, que incluyen cambio climático, el agotamiento de los recursos, las economías  en desarrollo, la demografía, la salud, el bienestar y la interconectividad. A menudo los inversores ESG solo abordan elementos stakeholder como inversores, clientes, empleados, proveedores, la sociedad y el medio ambiente. Utilizando por tanto factores estándar.

Nuestras calificaciones no son binarias. Nuestras puntuaciones consisten en la suma de todos los factores analizados. En lugar de excluir empresas, llegamos a una puntuación global para cada compañía utilizando ponderaciones determinadas por la industria. Tenemos los datos para adaptar el punto de corte industria por industria o para niveles específicos determinados por los inversores.

Nuestra propuesta: Candriam SRI Equity North America

Nuestra estrategia Candriam SRI Equity North America, invierte en el universo del 50% de las principales compañías desde un punto de vista ESG dentro de cada industria en el índice MSCI North America Index. Para ello aplicamos, nuestro propio modelo cuantitativo para la selección de valores.

Nuestro equipo de gestión cuantitativa de renta variable, ha desarrollado un modelo específico bottom-up para la selección de valores de los principales sectores GICS (Global Industry Classification Standard).

Nuestros modelos de selección de valores se basan en una combinación diversificada de factores alfa. Muchos factores tienen características patentadas resultado de varios años de investigación y nuestra experiencia en la gestión de carteras cuantitativas. Aplicamos estos modelos al 50% de mejores compañías ESG con un modelo best in class así como el análisis fundamental macro y micro ESG. El objetivo de nuestros modelos cuantitativos es identificar las acciones que poseen más probabilidades de superar a los competidores del sector en un periodo de seis a doce meses.

El resultado final es una cartera de renta variable americana con el enfoque único de Candriam y socialmente responsable.

 

 

Noticias relacionadas