Tags: Alternativos | ISR |

Desacoplamiento consciente: PIB y sostenibilidad medioambiental


TRIBUNA Abigail Herron, Global Head Responsible Investment de Aviva Investors. Comentario patrocinado por Aviva Investors.

Uno de los problemas más graves del PIB es que no mide el impacto del crecimiento económico en los recursos ambientales finitos del planeta. Como dijo una vez el economista Kenneth Boulding: "Quien crea que el crecimiento exponencial puede durar eternamente en un mundo finito es un loco o un economista". Ciertamente, algunos economistas han defendido que es posible desacoplar el crecimiento económico del daño medioambiental.

El Panel Internacional de Recursos (IRP, por sus siglas en inglés) del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente señala que las economías avanzadas tienden a lograr un mayor crecimiento con un coste medioambiental relativamente menor –incluso si siguen aumentando su uso de los recursos en términos absolutos– a medida que se vuelven más sofisticadas y eficientes desde el punto de vista tecnológico1.

El cambio continuo hacia la energía verde contribuye a este tipo de desacoplamiento relativo. En un artículo para la revista Science en 2017, Barack Obama observó que la economía estadounidense creció más del 10% a lo largo de su presidencia, incluso cuando las emisiones de carbono del sector energético cayeron un 9,5%, gracias a una transición hacia fuentes de energía más ecológicas2.

Si bien esta transición debe valorarse positivamente, cabe señalar que los paneles solares y las turbinas eólicas siguen utilizando recursos ambientales finitos como suelos y materiales. Y algunos países que parecen estar procediendo al desacoplamiento, como Alemania y Japón, a menudo exportan su consumo de recursos, haciendo uso de bienes que se han producido en el extranjero y utilizando grandes cantidades de agua y minerales. En general, las economías avanzadas siguen consumiendo muchos más recursos naturales que las que están en vías de desarrollo: el IRP ha observado que el ciudadano medio de una economía desarrollada como Canadá consume 25 toneladas de minerales, metales, combustibles fósiles y biomasa al año, en comparación con las cuatro toneladas consumidas por el ciudadano medio de la India3.

Teniendo en cuenta la cuestión de la sostenibilidad, algunos expertos demandan medidas alternativas de bienestar económico que sustituyan la importancia atribuida al PIB. Tim Jackson, profesor de desarrollo sostenible en la Universidad de Surrey y asesor de Aviva Investors, enmarcó su informe trascendental de 2009 Prosperity Without Growth (Prosperidad sin crecimiento) en torno a la evidencia de que, más allá de cierto punto, el crecimiento no aumenta el bienestar humano4. Diane Coyle solicita un cambio de enfoque hacia el acceso a los beneficios económicos, siendo la preservación del capital natural una preocupación clave. Mientras tanto, Jonathan Haskel sostiene que la salud del medio ambiente se podría abarcar dentro del marco de un PIB reformado, de manera que la plantación de un bosque cuente como una inversión en capital ambiental, mientras que la contaminación del Gran Arrecife Coralino suponga una resta.

El Índice del Planeta Feliz de la New Economics Foundation es una de las primeras medidas globales de bienestar sostenible. En este se recogen datos globales sobre bienestar, esperanza de vida y huella ecológica para revelar un índice de cuáles son los países más eficientes a la hora de facilitar vidas largas y felices para sus ciudadanos, manteniendo al mismo tiempo las condiciones para que las generaciones futuras hagan lo mismo5. Dado que aún no existe consenso sobre cómo reformar o sustituir el PIB, parece probable que el debate sobre la compatibilidad del crecimiento económico y el bienestar ambiental siga y siga.

Referencias

1. "Desacoplar el uso de los recursos naturales y los impactos ambientales del crecimiento económico", PNUMA, 2011

2. "The irreversible momentum of clean energy", Science, junio de 2017

3. Op. cit.

4. Tim Jackson, Prosperity without growth: Economics for a finite planet (Prosperidad sin crecimiento: Economía para un planeta finito) (Routledge, 2009)

5. happyplanetindex.org/

Información importante

Este documento se destina únicamente a clientes y asesores profesionales. No debe ser examinado por o utilizado con clientes minoristas. Salvo donde se indique otra cosa, la fuente de toda la información es Aviva Investors Global Services Limited (AIGSL) a 31 de octubre de 2018. Salvo que se indique otra cosa, todas las perspectivas y opiniones son de Aviva Investors. No deberían entenderse como indicativas de ninguna garantía de rentabilidad a partir de una inversión gestionada por Aviva Investors, ni tampoco como un asesoramiento de ninguna clase. La información aquí contenida ha sido obtenida de fuentes que se consideran fiables, pero que Aviva Investors no ha verificado de forma independiente y no se garantiza su exactitud. La rentabilidad pasada no sirve de guía para el futuro. El valor de las inversiones y los rendimientos que generen pueden oscilar tanto al alza como a la baja, y puede suceder que los inversores no recuperen el importe originalmente invertido. Nada de lo contenido en este material, incluidas las referencias a valores específicos, clases de activos y mercados financieros, tiene por objeto o debe interpretarse como asesoramiento o recomendaciones de cualquier naturaleza. Este material no es una recomendación para vender o comprar ninguna inversión. En el Reino Unido y Europa, este material ha sido preparado y publicado por AIGSL, registrada en Inglaterra con el nº 1151805. Domicilio social: St Helen's, 1 Undershaft, Londres, EC3P 3DQ. Autorizada y regulada en el Reino Unido por la Financial Conduct Authority (Autoridad de Conducta Financiera). RA18/1218/31122018

Compliance Code: RA18/1218/31122018

Profesionales
Empresas

Lo más leído