DeAWM: ¿Smart beta? Mejor 'smart alfa'


¿Qué es CROCI? Es el acrónimo de Cash Return On Capital Invested (retorno efectivo sobre capital invertido) y es un método de valoración basado en el análisis fundamental y destinado a los inversores que quieran captar el valor real de las compañías. El equipo de CROCI construye diferentes estrategias de inversión basadas en éste proceso de valoración y está englobado dentro de la división de Deutsche Asset & Wealth Management (DeAWM). Francesco Curto, responsable del equipo CROCI Investment y representante de los DB Platinum CROCI Funds, explica los puntos clave de una estrategia que este año celebra su décimo aniversario.

El concepto de inversión value es uno de los ejes centrales del discurso de Curto, que se toma mucho tiempo para explicar al detalle y de forma didáctica el riguroso proceso de selección de valores que siguen en la firma. Comienza no obstante por una sencilla comparación: “Si le explicara a mi madre qué es lo que hacemos, sería como si fuera a comprarme una casa. Antes de comprarla, hago mis investigaciones. Si compras acciones, inviertes en compañías y hay que hacer primero una due diligence”. Sin embargo, Curto considera que el valor no reside exclusivamente en los datos que vienen en los balances: “Los contables realmente no son rápidos, siguen criterios concretos para determinar los estándares de las compañías. Pero cuando quieres invertir en una compañía, quieres saber lo que hay dentro y fuera del balance y llegar al valor económico real y no tanto en el valor contable”.

“La inversión value siempre viene asociada a un nombre, como Warren Buffett por ejemplo. Necesitamos desarrollar un acercamiento sistemático que no dependa de la gente”, continúa Curto. Para él, el auténtico objetivo es un modelo de gestión activo sistemático que sea tanto o más eficaz como un gestor activo, y que sea capaz de generar retornos en los próximos 20 ó 30 años.
Ese es el origen del modelo de valoración CROCI. Es un modelo que basado en la información pública periódica que publican las compañías, entra muy al detalle en los balances y cuentas de resultados de cada una y emplea un conjunto de reglas económicas, independientemente de la región o el sector, para determinar el PER económico de cada compañía y así poder compararlas y seleccionar las más atractivas.

Para el responsable de CROCI Investments, “el alfa está en este proceso, es como ir a comprar una casa y mirar qué hay debajo de la alfombra”; de hecho, cree que la base de datos aporta el 80% de toda la generación de valor. Esta base de datos consta de 800 compañías aproximadamente y está sujeta a una revisión constante, puesto que se actualiza ante cualquier información nueva publicada. En determinados momentos de la historia algunos ratios de valoración pueden ofrecer resultados engañosos. Curto pone como ejemplo que los ingresos de la compañía son ahora un indicador más fiable que los flujos de caja.

“CROCI funciona y ofrece una exposición muy distinta al valor que con un gestor value”, declara el responsable de la firma. CROCI aporta tres características operacionales que le distinguen de otros fondos que aplican el estilo value: un nivel de rentabilidad y de flujos de caja superior, bajo apalancamiento  financiero y márgenes más elevados, todo ello a unas valoraciones más atractivas. Una vez detectados los valores  – siempre una cartera formada entre 30 y 40 títulos - dependiendo de cada fondo- se construyen estrategias que se replican en distintos fondos de inversión de la SICAV DB Platinum.

Aquí interviene el segundo concepto clave para entender la filosofía CROCI: qué entienden por inversor. Para Curto, una cosa es un especulador, que está constantemente atendiendo al ruido de mercado para comprar y vender en cada momento y otra, el inversor real que percibe ese flujo de noticias como ruido, antes de invertir ha dedicado mucho tiempo a conocer la compañía y determinar si está pagando un precio atractivo por ella. “Si haces una buena due diligence no te preocupas por las noticias. Y si eliges bien entre lo que está barato conseguirás más alfa, por lo que los fondos DB Platinum CROCI se comportan bien en los momentos alcistas del mercado y frena las caídas en los momentos de corrección”, resume el experto.

Por ello, aunque la metodología seguida recuerde a esos nuevos productos que están naciendo bajo la etiqueta smart beta o advanced beta, Curto prefiere hablar de “smart alfa”. “Lo que intentamos hacer es dar una exposición al valor real de las compañías. No tenemos opiniones de lo que va a hacer el mercado, y nuestros fondos CROCI suelen generar de 100 a 300 puntos básicos más que sus respectivos benchmarks con un tracking error similar al de una estrategia activa”, añade.

¿Por qué un fondo gestionado con estilo sistemático y no un fondo gestionado sólo activamente?, se puede preguntar el lector. Francesco Curto da respuesta a esta pregunta: “Ser un gestor activo tiene muchos problemas: escalabilidad, consistencia, capacidad de cobertura de las compañías, las emociones que intervienen en la inversión…”. De ahí esta idea de  establecer unas reglas definidas para una estrategia de valoración tradicionalmente activa. “Nos tomamos mucho tiempo en el proceso. No hemos cambiado nuestra forma de pensar en 20 años – cuando se fundó la firma- y en los últimos 10 años no ha cambiado la forma de gestión de nuestros fondos CROCI. En 2008 la gente cambió su forma de invertir, pero nosotros no. Y ninguna compañía de las que cubrimos se ha ido a la quiebra”, afirma el responsable con orgullo. Lo único que ha cambiado desde 2004, explica, es la ubicación del equipo de CROCI: antes formaba parte del departamento de análisis de Deutsche Bank y el año pasado el banco admitió que su forma de pensar y trabajar encajaba mejor dentro del departamento de gestión de activos de DeAWM (Deutsche Asset & Wealth Management).

Los productos más recomendados

Curto explica que, en la actualidad, en CROCI Investments están trabajando en varias líneas de investigación de cara a crear nuevos productos en el futuro: beneficios y volatilidad, crecimiento sostenible e incluso fondos de crédito, dado que “una vez que tienes una opinión sobre una compañía, puedes invertir en renta variable o fija”, considera el experto.

El responsable comenta dos de los fondos de la gama DB Platinum CROCI. El primero, quizá el más especial por los impresionantes resultados que ha logrado a lo largo del tiempo, es el fondo DB Platinum CROCI Sectors, disponible en euros y dólares. Es un fondo que invierte en sectores partiendo de la premisa de que no existen las primas de riesgo. “Cuando estás confeccionando una cartera, siempre acabas teniendo los mismos países y sectores. Nosotros no creemos en una prima de riesgo específica, porque las compañías son globales”, indica el experto.

De ahí que el filtro inicial sea diferente, se seleccionan los tres sectores más atractivos por valoración económica y dentro de cada uno las diez compañías más atractivas y éste proceso de selección da como resultado una cartera de 30 valores, formada por sectores que difieren de otros fondos de estas características: mientras que la mayoría de fondos enfocados en value centran sus apuestas en telecos y eléctricas, el fondo DB Platinum CROCI Sectors lo hace en farmacéuticas, tecnología y energía. Este fondo ha generado un exceso de retorno anualizado del 3,4% desde su creación.

El otro fondo que subraya Curto es DB Platinum CROCI Global Dividends, que sigue la estrategia de selección de valores que se caracterizan por entregar un dividendo sostenible en el tiempo y respaldado por fuertes fundamentales. “Los dividendos es lo que deberías mirar si estás preocupado por la renta fija de tu cartera”, concluye el experto.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído