DeAWM lanza en Europa el primer ETF de réplica física sobre el mercado de acciones local de China


Deutsche Asset & Wealth Management acaba de lanzar en Europa la versión UCITS del primer fondo cotizado de réplica directa que permite el acceso al mercado de acciones clase 'A' del CSI 300, índice compuesto por compañías locales chinas denominadas en renminbis y negociadas principalmente entre inversores locales en las Bolsas de valores de Shanghai o Shenzhen. Se trata del db x-trackers Harvest CSI 300 UCITS ETF, fondo cotizado que no está registrado en España. La gestora alemana listará el próximo 16 de enero en las Bolsas de Londres y Frankfurt el primer ETF de réplica física de este tipo que se lanza sobre un índice que aglutina a las 300 empresas más líquidas del mercado local chino, movimiento que se produce después de que la gestora listase el pasado mes de noviembre en la Bolsa de Estados Unidos el db x-trackers Harvest CSI 300 China A-Shares Fund.

Para participar en este mercado, los inversores institucionales extranjeros cualificados necesitan contar con un permiso especial del Gobierno chino, algo que DeAWM ha conseguido gracias a la ‘joint venture’ que la entidad alemana tiene con Harvest Fund Management. El hecho de poder replicar el CSI 300 Index supondría una ventaja para el inversor en términos de diversificación, al ser un índice más líquido y representativo de la economía china. Cuando se entra en renta variable china, la mayoría de los inversores buscan replicar el FTSE China 25 o el Hang Seng, lo que supone una concentración de riesgos muy importante.

En el caso del Hang Seng, por ejemplo, el 90% de las compañías lo forman tres sectores (59% financiero, 23% energía y 4,7% inmobiliario). La concentración de riesgos en el FTSE China 25 es muy similar, ya que el 60% está compuesto por valores del sector financiero, el 16% por operadoras de telecomunicaciones y el 14% por compañías energéticas. En el caso del CSI 300 Index, por el contrario, la ponderación de los tres mayores sectores alcanza dos tercios del total del índice (un 42% corresponde al sector financiero, el 13,5% al industrial y el 11,3% al de materiales de construcción).

Por ese motivo, este producto ofrece exposición a compañías locales chinas de una manera más diversificada al tiempo que se gana exposición al renminbi. A la hora de invertir en renta variable china a través de ETF hay que tener en cuenta que la réplica de índices como el Hang Seng o el FTSE China 25 no se consigue exposición directa al yuan, sino al dólar de Hong Kong, por lo que el inversor no podría aprovechar una potencial revaloración de la divisa china en caso de que así lo desease.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído