De una a cuatro marcas: la industria europea de fondos ultima su armonización


Hasta hace poco tiempo, la industria europea de fondos contaba con una sola marca reconocible, UCITS, que acaba de cumplir 25 años. A partir del próximo 22 de julio, tres nuevas marcas entrarán en vigor: dos que, al igual que UCITS, regulan productosla de los fondos de capital riesgo (FCRE o EuVECA en inglés) y los fondos sociales (FESE o EuSEF en inglés)– y una que regula a las gestoras alternativas con pasaporte europeo, que cumplen la directiva alternativa o AIFMD. La industria pasará de trabajar con una marca a tener cuatro, marcas complementarias a priori pero que podrían conducir a una reestructuración de los productos y a un replanteamiento de las estrategias comerciales y de distribución por parte de las gestoras.

Las marcas son diferentes y podrán convivir en el entorno comunitario. "No creo que la popularidad de las nuevas estructuras sea una amenaza a UCITS, sino que son complementarias”, dice Nicolas Thieltgen, socio de la firma de abogados luxemburguesa Brucher Thieltgen and Partners. “Las marcas no son competencia, pues cubren distintos tipos de inversores, estrategias de inversión y objetivos de forma que, en conjunto, Europa ofrecerá un rango de productos muy completo”, afirma Anouk Agnes, directora de Comunicación y Desarrollo de Negocio de ALFI, la asociación luxemburguesa. “UCITS es una marca muy asentada porque ofrece transparencia”, añade María Gracia Rubio, socia de Baker&McKenzie.

Pero los expertos no niegan que podría producirse una reestructuración a nivel de productos. “Vehículos no UCITS compatibles con las guías de inversión UCITS podrían convertirse en UCITS y algunos UCITS con problemas para respetar los límites exigidos por la normativa podrían transformarse en estructuras alternativas”, dice Martin Dobbins, vicepresidente y responsable de State Street en Luxemburgo.

“Para el inversor institucional sí puede haber un desplazamiento de consumo de UCITS a gestión alternativa porque muchos de los fondos que ahora son UCITS tendrán que ser alternativos y catalogados así", dice Rubio (en España, a partir del 1 de julio las IIC españolas quedarán divididas entre UCITS y no UCITS, según la nueva clasificación de la CNMV). Eso podría significar un reposicionamiento de algunas gestoras, que tendrán que tomar decisiones sobre sus estrategias de distribución y comercialización y sobre sus futuros clientes.

La importancia relativa de la marca

Para Daniela Klasén-Martin, de DCG en Luxemburgo, el desarrollo de otras marcas sí podría conducir al final a tener un menor número de fondos UCITS, aunque matiza que la elección de la estructura y su marca por parte de la gestora no solo depende de factores regulatorios. “El mercado, el inversor, el gestor y su capacidad de adaptarse a nuevas estructuras son clave”, explica. Entre los que señalan la importancia relativa de la marca para el cliente está Tony Buche, ejecutivo de ventas de Société Générale Securities Services: “Es solo un elemento entre otros. El más importante es la rentabilidad, la resistencia a la crisis, la diversificación, el proceso de riesgos…. Los inversores no comprarán un producto solo por la marca”, apostilla.

¿El mismo éxito que UCITS?

Haciendo balance de los últimos 25 años, los expertos coinciden en los éxitos de UCITS. “Ha permitido el acceso a un producto diversificado y con esquema triangular de responsabilidad entre la gestora, el depositario y el supervisor”, dice Ángel Martínez Aldama, director general de Inverco, contrapesos cuyo rol está discutiéndose en las próximas versiones de la normativa. “Ha funcionado en Europa y fuera de Europa y se está adaptando con mayor rapidez en los últimos años”, afirma. “UCITS es una marca reconocida que sigue atrayendo a inversores minoristas e institucionales y seguimos viendo tendencias positivas de captación de activos, a la vez que nuevos jugadores entran en el mercado y establecen nuevos vehículos”, señala Dobbins.

Tras un cuarto de siglo con UCITS y tres nuevas marcas sobre la mesa, cabe preguntarse si todas estas apuestas tendrán el mismo éxito y cumplirán años como lo ha hecho la primera. En la industria europea esperan que así sea: “En 2013 la mayor oportunidad de crecimiento de la industria de gestión europea viene de la implementación de la directiva alternativa. Es una oportunidad para replicar la historia de éxito de UCITS en el campo alternativo”, dice Agnes. Tanto, que su objetivo es doblar los activos en las tres clases de activos alternativos principales (inmobiliarios, de capital riesgo y hedge funds) en cinco años.

Otros expertos matizan que el objetivo de la armonización es diferente en el caso de cada marca y por eso tienen dudas de que el éxito se repita. “Ojalá las marcas tengan en 25 años el éxito que ha tenido UCITS”, dice Aldama, pero matiza que la directiva alternativa no establecerá un producto estandarizado como hace UCITS, sino que regula a las gestoras que tienen una amalgama de ellos (fondos inmobiliarios, de capital riesgo, hedge funds…). Un cajón de sastre que alimenta esas dudas: “Aunque diferenciando el capital riesgo de los demás activos, con la AIFMD se han puesto muchas cosas distintas en el mismo saco”, comentan Úrsula García y Virginia Arizmendi desde Deloitte.

Y es que el objetivo de las distintas normativas es distinto: la AIFMD no trata de regular el producto debido a esa heterogeneidad, regula a las gestoras, mientras UCITS sí lo hace. “La marca UCITS trata de proteger al minorista a través de una normativa que determina la política de inversión de los fondos. AIFMD regula al gestor de productos dirigidos a los profesionales”, explican las García y Arizmendi. Además, “el público al que están dirigidas las estrategias de marcas como AIF, EuSEF, EuVECA o UCITS son diferentes”, corrobora Dobbins.

Como principal ventaja de las nuevas marcas, los expertos confían en el pasaporte, aunque a costa de aumentar la competencia entre las gestoras europeas. Sobre si compensará a las gestoras españolas, en Deloitte apuntan que todo depende de su implementación efectiva y del apetito de las gestoras por utilizar el pasaporte. Una desventaja es que la legislación española llegue tarde, pues el borrador de leyes que transponen la directiva han sido aprobados hace solo unas semanas, con lo que podría darse la situación de que las gestoras de fuera empiecen a vender en España a partir del 22 de julio mientras las españolas aún no pueden, a menos que el pasaporte se apruebe en España en alguna circular de urgencia.

Profesionales

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente