De ida y vuelta


Nuevo post del blog de María Folqué y Montserrat Formoso de Funds People.

Pues ya estamos aquí otra vez, que teníamos muchas ganas de verlos de nuevo. No todo han sido vacaciones. Trabajar para una multinacional da mucho caché, pero es lo que tiene, que te pasas el día viajando de aquí para allá a la caza de la noticia. Y noticias ya han pasado un montón en lo que llevamos de 2014. Por haber, ha habido hasta descubrimientos. Se ha descubierto que la gente entra y sale del Elíseo, a veces en moto, pero siempre con el casco puesto. También que los míticos cheques comida con los que usted siempre quiere pagarse las copas, eran un fraude a la Seguridad Social. Y que las juventudes comunistas chinas prefieren los Ferrari a los Porsche, mientras que sus padres siguen teniendo dudas sobre qué paraíso lava más blanco. Los bancos vuelven a descubrir las hipotecas, aunque el diferencial no es el de la época de la gran juerga o la gran fiesta o eso que había antes del 2008 y que te impelía a comprar pantallas de plasma a cascoporro.

También están los dilemas de año nuevo. ¿Qué hacer con la cartera de renta fija? ¿value o growth? Periferia-manía, ¿tendencia o fondo de armario? ¿cuándo podremos volver a los emergentes? ¿traerá el desmantelamiento de las políticas monetarias expansivas el resurgimiento de las presiones inflacionistas de antaño, o seguiremos en el escenario de la gran moderación? En suma, otro año fascinante por delante, estén atentos. Y luego está lo de la geopolítica, donde además de los sospechosos habituales, hay otros que quieren animar el cotarro. En una entrevista de Shinzo Abe a Gideon Rachman en Davos, el premier japonés ha declarado que hoy por hoy China y Japón están “en una situación similar” a la de Alemania y Gran Bretaña en 1914. Tras la gran guerra, uno de sus protagonistas declaró “cuando quisimos darnos cuenta, los trenes ya se habían puesto en marcha”. A ver si un siglo después, hemos logrado aprender algo. Los trenes bala, para ir de turismo.

De momento la guerra con que está lidiando Abe es, como ustedes ya saben, contra la deflación. No está sólo en esto, no, porque las presiones deflacionistas son uno de los riesgos trazados para este año, y nos va a dar mucho juego. Sobre todo a los banqueros centrales del ala blanda, pues es el principal argumento para la defensa de los estímulos monetarios. Y una mayor preocupación por la deflación nos lleva a un mayor respaldo monetario, lo cual sirve de acicate para las bolsas, lo que a su vez aumenta el riesgo de burbujas financieras, y si éstas estallan de nuevo mayor intervención de los bancos centrales, y… ¡Ay!, que no nos queremos poner pesimistas, que es viernes, el año ha empezado bien, y además, no todos nos llamamos Mohamed.

Hablando de salidas, Ben Bernanke ya se está despidiendo por los pasillos de la Fed, y con ello llega la obligada crónica en la prensa financiera, encomiando su labor y agradeciendo a la casualidad por eso de “la persona, en el momento”. Pero avisamos que tanta incertidumbre en el aire y tanto lío del que salir puede obligar a reescribir, en un futuro, el balance de su legado. En este preciso momento Greenspan puede estar sentado en su despacho pensando “sí, sí, disfruta la gloria, muchacho”. Líbrese el forward guidance de la exuberancia irracional.

La patata caliente será para Janet Yellen, a la que hoy dedicamos nuestro homenaje para mostrarles a ustedes, implacables lectores del mundo financiero, su lado humano. Tiempo habrá para criticarla. Casi seguro. 

"Hoy te quiero más que a Fisher pero menos que mañana"

 

Buena semana

Empresas