Datos macroeconomicos desastrosos


Noviembre ha continuado con la tendencia de los últimos meses donde los gobiernos anunciaron políticas agresivas fiscales y monetarias. Los datos macroeconómicos fueron desastrosos con un incremento en el desempleo y los datos oficiales señalan la entrada del mundo desarrollado en recesión

En la zona euro, la bolsa cayó en la misma medida que el mercado global. La confianza del consumidor se ha evaporado en noviembre llegando a colocarse por debajo de la media de los últimos 15 años. El banco central europeo bajó tipos 50 puntos básicos y la comisión europea aprobó un paquete de medidas fiscales de 200.000 millones de euros para estimular el gasto y la confianza de los consumidores. En EEUU, la Fed redujo tipos un punto porcentual e inyectó en la economía 800.00 millones de dólares. El sector financiero ha sido el que más sufrió, ya que las ayudas del TARP se han desviado de la compra de préstamos hipotecarios hacia planes para el soporte del consumo.

En renta fija, el único activo que acapara las preferencias siguen siendo los bonos con garantía gubernamental de países desarrollados, considerados como refugio. Uno de los factores que están provocando las caídas de los tipos de interés en todos los tramos de las curvas de gobiernos son los descensos en la inflación (por las fuertes caídas de las materias primas) y unas expectativas de inflación nula o deflación para los próximos años. Este factor, junto con la huida a la calidad hacia bonos de gobierno, y su menor liquidez, han impulsado a la baja los precios de los bonos ligados a la inflación. En cuanto a los mercados de crédito, tras el breve respiro de finales de octubre, la ampliación de diferenciales fue la tónica dominante en noviembre, afectando tanto a investment grade como a high yield. Asimismo, las tasas previstas de default se están revisando al alza. En la deuda de emergentes, la denominada en moneda local sufrió más durante el mes que la denominada en moneda fuerte, que registró ligeros beneficios en términos generales, aunque siempre distinguiendo según países (Ecuador fue el gran perdedor).

En cuanto a niveles de volatilidad, si bien hasta el pico de mercado en 2007 la volatilidad era extremadamente baja, ahora la situación es la contraria, situándonos en niveles anormalmente altos nunca vistos desde el crash de 1929. Es inevitable que se produzca el proceso de reversión a la media, una vez que vuelva la confianza a los mercados y los spreads comiencen a reducirse ayudando a completar el proceso de suelo en los mercados.

Los fondos de commodities han sufrido fuertes correcciones. El petróleo continuó cayendo, hasta los 53 dólares el barril en noviembre, indicando un empeoramiento en el crecimiento global y la caída de las expectaciones de demanda china. El oro ha vuelto a cotizar a niveles de mediados de octubre.

Lo más leído