¿Cumplirá el gobierno ruso?


Hay opiniones divididas en cuanto a en qué medida el nuevo gobierno ruso será capaz de implementar las reformas que precisa el país para generar un clima más favorable a los negocios y la inversión, y que, a largo plazo, conduzca a un crecimiento más estable.

Personalmente, creo que Rusia va a implementar una serie de reformas, ya que está claro que benefician al país, especialmente en lo que a la economía se refiere. Pero el proceso en sí mismo llevará su tiempo.  Sin embargo, una cosa es segura: se va a reemplazar a un gran número de ministros del gabinete anterior. El nuevo gobierno está compuesto por nada menos que 18 ministros. Muchos de los que han tenido que abandonar su cartera han pasado a trabajar para Putin en el Kremlin.

Esperábamos una importante remodelación del gobierno anterior. No obstante, se ha mantenido a algunos de los representantes más destacados de éste, como el ministro de Finanzas, el de Asuntos Exteriores, el de Defensa y el de Justicia. La gran pregunta es ahora si los nuevos ministros serán capaces de implementar reformas que puedan liberar el verdadero potencial de la economía rusa.

Los expertos no se ponen de acuerdo a la hora de decir si esto es bueno o malo. Los más escépticos afirman que el poder sigue en manos de las mismas personas que dirigen el país desde que Putin tomó el mando. Los expertos más favorables ven un gran potencial en la capacidad de los nuevos miembros del gabinete para aportar cambios. 

Un área sobre la que resulta un poco difícil espectacular es la futura política energética del país. Y reviste especial interés, ya que la energía es uno de los sectores más importantes. Uno de los rincipales cambios en el nuevo gobierno fue que el ministro de Energía, Sergey Shmatko, fue sustituido por Alexander Novak, procedente del Ministerio de Finanzas. Se trata, sin duda, de una señal de cambio, aunque todavía está por ver de qué tipo de cambio se trata realmente.

Otra novedad importante en la política energética fue la sustitución de Igor Sechin por Arkady Dvorkovich como vice primer ministro responsable de energía. A cambio de esto, Sechin fue nombrado consejero delegado de la petrolera Rosneft. Dvorkovich es posiblemente el miembro del nuevo gabinete más abiertamente liberal. A pesar de su nombramiento como consejero delegado, Sechin probablemente seguirá teniendo una gran importancia en el terreno político.

Reformas económicas en curso

Una buena noticia es el hecho de que la anterior ministra de Economía, Elvira Nabiullina, se va a convertir en la principal asesora de Putin en materia económica. Pertenece a un grupo de economistas favorables a las reformas que elaboraron la Estrategia 2020, una agenda de reformas para Rusia concentrada en los próximos años. Tanto el primer ministro Medvedev como el presidente Putin han acordado implementar la estrategia, que incluye privatizaciones y mejoras en el clima empresarial y económico de Rusia.

Otro aspecto interesante acerca del nuevo gobierno es que la mayoría de los analistas, independientemente de su punto de vista, no tienen problemas para encontrar argumentos tanto positivos como negativos acerca de las perspectivas futuras del país.

Lo más leído