Cuatro temas macro para posicionarse en 2018 con una estrategia de inversión alternativa


El GS Global Strategic Macro Bond es la propuesta estrella de Goldman Sachs AM en materia de gestión alternativa para este 2018. Son varias las razones detrás de esta apuesta: el fondo parte con el objetivo de generar un rendimiento similar al de la renta fija (entre el 4% y el 6%), con una volatilidad de entre el 4% y el 7% en cualquier entorno de mercado, de manera que trata de limitar al máximo las fases bajistas del mercado al tiempo que aporta diversificación a una cartera global de renta fija.

La consecución de estos objetivos se articula a través de una cuidadosa estrategia de inversión basada en tres pilares: inversiones alternativas (principalmente de retorno absoluto), un enfoque macro y una férrea gestión del riesgo. Estos pilares sustentan a su vez siete subestrategias que invierten en renta fija y divisas, aunque con la restricción de no invertir en crédito, materias primas o renta variable. El fondo está calificado como Blockbuster Funds People.

Su gestor, Jonathan Xiong, aclara que el fondo empieza 2018 con el ambicioso compromiso de “conseguir un fuerte retorno absoluto positivo de aquí en adelante, y retornos mejor ajustados al riesgo en comparación con otras clases de activo”. El experto indica que “la cartera busca comportarse bien en relación con otros sectores de renta variable, incluyendo al crédito y a aquellos activos con mayor sensibilidad al riesgo de tipos de interés”. De hecho, para el caso concreto del crédito, el experto afirma que “los niveles actuales de los diferenciales ya están bastante justificados por el entorno macro y los fundamentales corporativos”, por lo que anticipa “repuntes de volatilidad”. Aunque aclara que no lo veo como algo inminente, también espera que hay más probabilidades a favor que en contra de que “alcancemos el punto de inflexión en el que los diferenciales empiecen a ensancharse, en algún momento de 2018”.

El gestor también explica cuáles son los temas macro que predominan en la estrategia en este arranque de año, no sin antes matizar que “en agregado, la cartera está posicionada para tener más probabilidades de generar rentabilidad en un entorno en el que las condiciones financieras globales divergen y los bancos centrales empiezan el proceso de normalización de su política monetaria, aunque esto esté sucediendo a ritmos muy diferentes”. Así, aunque las estrategias reflejen distintos enfoques para generar alfa, todas van a estar posicionadas de cara a estos escenarios: “Tipos de interés más altos, un incremento de la prima de duración con curvas más inclinadas y la apreciación de las divisas emergentes, al tiempo que limitamos nuestra exposición direccional a renta variable”, aclara Xiong. El fondo presenta un sesgo neutro de duración de 0,25 años en cartera.

Temas macro para 2018

El primer gran tema es la tendencia de crecimiento global positivo y sostenido, un tema que ya había estado presente en 2017 y que el fondo quiere expresar a través de estrategias en divisas, concretamente con un posicionamiento largo en divisas emergentes. “Vemos que el crecimiento está en general bien apuntalado, y aún lejos de alcanzar máximo rendimiento. Esto debería ser particularmente beneficioso para los países emergentes, porque el crecimiento global típicamente impulsa la demanda por sus exportaciones”, detalla Xiong.

El segundo tema macro es la divergencia o convergencia entre políticas monetarias, ya que en la gestora creen que se están desarrollando ambas tendencias al mismo tiempo en distintas partes del universo. El gestor explica que la temática de la convergencia “estará impulsada por un crecimiento global más fuerte, dando a los bancos centrales que aún no han hecho nada la confianza necesaria para incrementar los tipos de interés y/o empezar a retirar políticas monetarias no convencionales, dirigiéndose hacia la senda de la normalización”. Xiong aclara que, aunque la visión de Goldman Sachs AM es que este fenómeno “será global por naturaleza”, al mismo tiempo prevén que “habrá una cantidad significativa de divergencias entre tipos” mientras suceda.

Por tanto, este tema macro se plantea como más transversal en cartera: abarca estrategias implementadas en divisas (por ejemplo, largos en coronas suecas y noruegas contra el euro), en selección de bonos por países (como largos en Europa y cortos en Reino Unido) y estrategias cross macro, como por ejemplo la apuesta por una política más restrictiva en Noruega frente a la relajación de las condiciones financieras en Canadá.

En tercer lugar, figura un tema que el gestor define como “la normalización en las primas por duración”. Se refiere a que la continuación del crecimiento global, pero con expectativas de inflación al alza y más normalización monetaria “debería dar como resultado cambios en la forma de las curvas de tipos”. Esto es debido a que, como resultado de casi una década de políticas monetarias acomodaticias y estímulos extraordinarios que no han terminado de hacer despegar la inflación “han dado como resultado un aplanamiento extremo de las curvas globales de rentabilidad”.

“Como vemos cambios en los componentes que han impulsado este aplanamiento, creemos que este proceso empezará a revertirse, y deberíamos ver un incremento en la prima por duración”, sentencia Xiong. La manera de implementar este tema en la cartera ha sido primordialmente a través de la estrategia en deuda soberana y swaps. Por ejemplo, para posicionarse de cara a una mayor inclinación de la curva estadounidense, el equipo ha implementado una posición larga en bonos estadounidenses ligados a la inflación (TIPS) y en bonos japoneses ligados a la inflación frente a futuros.

La última temática, en relación con las anteriores, es la normalización de las primas de riesgo. “Creemos que los mercados de crédito están valorados casi a la perfección, los diferenciales ajustados reflejan un entorno macro próspero y en general fundamentales constructivos”, detalla el gestor. En este entorno, “con el endeudamiento corporativo empezando a subir y la alta prima por invertir en renta variable, creemos que durante el periodo de normalización probablemente se comporten peor que la media del mercado el crédito y las acciones”. En este caso, como el fondo no puede invertir ni en acciones ni en crédito con o sin grado de inversión, crédito titulizado, crédito emergente o deuda emergente externa (sólo en la denominada en divisa), lo que se ha hecho ha sido cubrir las posiciones para evitar cualquier exposición no intencionada a la beta de renta variable. “En general, creemos que la cartera está bien posicionada para capitalizar estos temas de mercado en 2018”, sentencia Xiong.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído