Cuarta reforma financiera y algo más


Ya vamos por la 4ª Reforma Financiera, ¿Funcionará? Es cuestionable y en cualquier caso tardía. El mapa bancario español de aquí a 24-36 meses será posiblemente irreconocible y algo más. Pero el futuro está para escribirse y es bueno el suspense.

Sobre las cuatro reformas financieras pasadas, dos breves consideraciones:

La primera es que ninguna de ellas constituye en verdad una “Reforma del Sistema Financiero” español, sino bruscos, improvisados y parciales parcheados para sanear balances, lograr liquidez y/o aumentar la solvencia, según sean las circunstancias y vientos de cada momento. Una continuada huida hacia delante, profusa en errores e intereses europeos, políticos, bancarios y privados. Ganar tiempo ha sido el objetivo general y central. Así, por largo tiempo no se ha querido admitir la realidad que subyace en el mercado inmobiliario y sistema bancario español, estrangulando, de manera angustiosa, al sistema productivo (empleo).

En segundo lugar, mencionar que en economía, aunque los números se olvidan, la historia es indestructible. Si se observa el índice de precios del sector de la vivienda español en relación al crecimiento de la renta media española para el periodo 2000-2010, España tiene uno de los ratios más elevados del mundo (OCDE), lo cual indica la severa burbuja inmobiliaria latente. Burbuja nacida bajo el manto político del Gobierno del PP (Aznar-Rato-Guindos) alrededor del año 2000-2001 y que avanzó irrefrenable hasta el año 2003. Posteriormente, el Gobierno del PSOE (Zapatero-Solbes) la engordó tiernamente durante el período 2003 al 2007. Actualmente, el nuevo Gobierno del PP, con numerosos repetidores en el banquillo, recoge lo que inicialmente sembraron. Al final, y como ya es habitual en la política de España, juego entre bomberos-pirómanos, todos expertos en pisar la manguera.

Desde la perspectiva monetaria llama la atención el actual acorralamiento y derribo, público y privado, de MAFO, el cual, tal vez, ni tenía cerillas ni estaba tan cerca del fuego. Por las fechas mencionadas, es Jaime Caruana, gobernador del Banco de España entre 2000-2006, sobre quien recae la sobreexposición al ladrillo (a precios de oro) de las cajas de ahorro y otros bancos españoles, ya que Fernández Ordóñez asumió su cargo de gobernador en julio 2006, cuando estaba casi todo el pescado ya vendido. (La crisis subprime y mundial se inició un año después, en agosto de 2007).

Pero el puzzle estaría incompleto sin un nuevo invitado, el más importante, el BCE y sus consejeros. ¿Qué papel ha jugado el Banco Central Europeo en la burbuja inmobiliaria española? El BCE, de momento, y después de 13 años, sigue sin reconocer el mortal veneno que ha esparcido entre las naciones de la Unión Monetaria al calor del impacto asimétrico de su política única de tipos de interés (y otros graves fallos estructurales del euro: asimetría de costes laborales/inflación, asimetría fiscal-endeudamiento, asimetría de competitividad relativa). La política monetaria única del BCE, con tipos de interés bajos desde 2001-2005, es el origen de las burbujas inmobiliarias periféricas.

(Imagen: Flickr/coutinhobr)