Cuando vienen mal dadas en el mercado: análisis del comportamiento de los fondos de gestión activa en fases bajistas


Una afirmación de consenso en los mercados es que los productos de beta tienden a comportarse mejor en las fases alcista, mientras que los fondos activos lo deberían hacer mejor en fases bajistas. Esto se debe a que los fondos pasivos simplemente comprarían la tendencia, al comprar todos los valores del índice con independencia de su valoración, mientras que en la gestión activa los inversores tienen más margen para diferenciarse del comportamiento del mercado gracias al stock picking.

Pues bien, en Morningstar han pensado que la última gran corrección del mercado de renta variable,la de principios de febrero, es una buena excusa para comprobar si este mantra es cierto o no. Así, han efectuado un estudio en el que se examinan las rentabilidades en periodos de 36 meses de todos los fondos de bolsa estadounidense de gestión activa existentes entre el 1 de febrero de 1998 y el 31 de enero de 2018 (incluyendo fondos que hayan desaparecido); después, han comparado estas rentabilidades con las del índice de la categoría Morningstar que cada uno de estos fondos tenía asignado al comienzo de cada periodo.

La pauta que establece la consultora para determinar un buen o mal comportamiento es que, si la rentabilidad de un fondo se situó por debajo de la del índice de su categoría en el período de 36 meses en cuestión, o el fondo desapareció antes de llegar al final del período, entonces consideran que fue un fracaso. Por tanto, el éxito sería que el fondo haya sobrevivido al período completo de 36 meses y superado al índice de referencia. Adicionalmente, se define como periodo bajista a que el índice registre un comportamiento negativo durante esos periodos de 36 meses, y viceversa para el periodo alcista.

Punto de partida

De hecho, desde la consultora constatan que en esta última corrección los fondos americanos de gestión activa han sobresalido: casi el 60% de los fondos de acciones estadounidenses gestionados activamente fueron capaces de batir a sus respectivos índices de referencia entre finales de enero y principios de febrero (ver gráfico).

Captura_de_pantalla_2018-03-02_a_la_s__12

“Es un pequeño alivio para los fondos activos, ya que se han visto inmersos en una larga caída”, apostillan desde Morningstar. Se basan en una tabla de datos que aportan a continuación, y en la que se refleja el porcentaje de fondos activos estadounidenses que han superado a sus índices en períodos de 36 meses desde el 1 de febrero de 1998 hasta el 31 de enero de 2018. La conclusión es desalentadora: de media, más de la mitad de este tipo de fondos no consiguieron batir a sus índices durante estos periodos consecutivos de 36 meses.

Captura_de_pantalla_2018-03-02_a_la_s__12

También se constata que su efectividad es decreciente: a finales de enero de 2018, sólo el 28% de los fondos activos superaron a sus índices de referencia en los últimos 3 años, alrededor de un 10% menos que el promedio de todos los períodos de 36 meses continuos.

Dicho esto, desde Morningstar recuerdan que EE.UU. lleva sumido en un ciclo alcista extraordinariamente longevo. “Si los fondos activos funcionan mejor en los mercados bajistas, como sostienen sus defensores, entonces las tasas de éxito deberían mejorar una vez que los mercados se agoten”, reflexionan. A continuación, tratan de refutar empíricamente esta afirmación y determinar qué implica para los inversores que consideran los fondos activos como una inversión a largo plazo.

Conclusiones

El primer hallazgo de Morningstar es que los fondos activos de renta variable estadounidense tienen más probabilidades de tener éxito en períodos bajistas que en períodos alcistas, en el periodo de 20 años acotado para el estudio: casi el 60% de los fondos de renta variable activos superaron a su índice en períodos bajistas, mientras que sólo el 32% de los fondos activos consiguieron batirlos en períodos alcistas. Además, los fondos activos que superaron a sus índices de referencia en periodos bajistas lo hicieron con un margen mucho más amplio que los que ganaron en periodos alcistas.

Captura_de_pantalla_2018-03-02_a_la_s__12

Desde Morningstar matizan que existe un defecto en el estudio: la cuestión es que entre 1998 y 2018 ha habido más periodos alcistas que bajistas. Por otra parte, observan que, cuando los fondos activos han tenido éxito, les ha costado mantener ese buen comportamiento: apenas un tercio de los fondos exitosos en un determinado periodo también han tenido éxito en los 36 meses siguientes.

Captura_de_pantalla_2018-03-02_a_la_s__12

Es por estas observaciones que los expertos de la consultora concluyen que “los defensores de los fondos de capital activos en EE.UU. tienen razón... y no tienen razón”. En definitiva, parece ser correcto que los fondos activos se comportan mejor durante los mercados bajistas que sus índices, pero esa rentabilidad superior no se ha traducido en éxito a largo plazo, “ya que los mercados al alza han superado con creces a los mercados bajistas y el éxito ha demostrado ser pasajero, especialmente entre los fondos activos que han batido a sus índices durante los mercados bajistas”.

La expectativa de aquí en adelante, a medida que las condiciones del mercado evolucionen, es que probablemente “veamos cómo los fondos activos americanos superan en mayor número a sus índices de referencia”, aunque matizan que un mejor comportamiento en mercados bajistas no es una razón suficiente para elegir fondos de renta variable activos. Los inversores deben tener también en cuenta varios factores: además del hecho de que los mercados tienden a subir, no a bajar, en períodos más largos, en general los fondos no son capaces de mantener su rentabilidad por una variedad de razones, incluyendo el aumento de los activos o los costes.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído