"Cuando los inversores pierdan dinero en los activos seguros, volverán a la bolsa"


La situación macroeconómica a corto plazo está marcada por las preocupaciones sobre la crisis europea y las decisiones que ha de afrontar EEUU en los próximos meses, pero existe un mayor optimismo a medio plazo. Así lo cree George Russell, especialista de producto del Franklin US Opportunities Fund, de Franklin Templeton Investments. A favor del mercado estadouniense, Russell enumera varios factores, como la existencia de un patrón bursátil según el cual aparecen oportunidades cada 40 años –el comienzo de una racha alcista que sigue a periodos de caídas–, así como la trayectoria de crecimiento de los beneficios de las empresas que componen el S&P 500 o sus atractivas valoraciones.

"La renta variable ofrece un ligero descuento frente a su media histórica y está más barata que la renta fija. Ello, junto a los bajos tipos de interés y la escasa inflación, ofrece a los inversores una combinación poco común y muy positiva para la bolsa estadounidense", explica. Pero, según Russell, el activo necesitará de un catalizador que dispare las alzas, que podría ser el movimiento en la rentabildidad de los bonos. "Los retornos negativos en renta fija podrían ser el catalizador que desencadene interés en la renta variable. Cuando los inversores empiecen a perder dinero en los activos que consideran seguros, volverán a la bolsa", afirma.

En su opinión, la tercera ronda de relajación monetaria de la Fed, centrada en la deuda hipotecaria, presionará los tipos a la baja e impulsará el rebote en un mercado inmobiliario con baja oferta, algo favorable para el crecimiento. Con respecto a las próximas elecciones, considera positivo cualquiera de los escenarios, tanto si gana Barack Obama como si lo hace su oponente republicano, siempre que haya una solución fiscal a corto plazo.

Su visión es muy positiva para las compañías, sobre todo con un enfoque de entre tres y cinco años. "Los inversores se centran en el ruido cortoplacista y nosotros, en firmas en las que vemos valor a largo plazo", dice el especialista de producto, que las analiza desde tres perspectivas: su crecimiento, su calidad y sus valoraciones.

El equipo del fondo, con unos 2.700 millones de dólares bajo gestión, está formado por 70 profesionales con sede en San Mateo (California), que se centran en las empresas líderes en innovación, capaces de ganar cuota de mercado y generar riqueza para el inversor. Firmas como Apple, Oracle o IBM con mucha liquidez que, frente al prejuicio pasado de premio al accionista, ahora son muy activas en este tipo de políticas, aunque desde Franklin Templeton también esperan que empiecen a utilizar el efectivo para reinvertir en el negocio de forma tanto orgánica como inorgánica.

Grandes compañías

Como resultado de esta perspectiva inversora, en la cartera del Franklin US Opportunities Fund predomina el sector de tecnología, aunque también están presentes muchos otros, como industriales, consumo discrecional, sector sanitario, e incluso energía o farmacia, si bien hay infraponderación en otros como utilities y bienes básicos. Por capitalización, dominan las grandes compañías, con más del 70% del total de las 94 posiciones actuales, aunque también hay firmas medianas y pequeñas. Una cartera de convicción, donde las 10 mayores firmas pesan el 25% del total, según explica Russell.

Además de la apuesta por la tecnología en sectores como los fabricantes de tablets o smartphones, el wireless o el comercio electrónico, otro gran tema de la cartera es el renacimiento de la industria en EEUU, gracias a su mayor competitividad o a la ventaja estructural que supone el bajo coste del gas, traducido en firmas de exploración o producción energética o de equipamiento y servicios energéticos. Asimismo, el ciclo aeroespacial global, la mejora de la eficiencia automovilística, la expansión geográfica de ciertos negocios (con más del 50% de las ventas fuera del país) o el crecimiento del sector sanitario son otros temas de la cartera.

Aunque el fondo ha sufrido en los últimos meses debido a la fuerte correlación de los activos, el gestor espera que con el último rally las rentabilidades vuelvan a los niveles esperados y las empresas de crecimiento destaquen de nuevo. "La estrategia no funciona cuando el mercado no diferencia entre ganadores y perdedores, pero sí cuando se recompensa la selección de activos", advierte, algo que ocurre a largo plazo.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído