Cuando el cielo se expande... hinchad las velas


Cuando el cielo se expande…hinchad las velas

Miguel de Juan Fernández- A bordo del ARGOS 7 Febrero 2014

Las crisis son circunstancias especiales en las que se ve lo mejor y lo peor de las personas, quizás por aquello de llevar las situaciones a los extremos. Sigamos el espíritu de las películas de Frank Capra el nombre delante del título y veamos algún caso de lo mejor de las personas.

Gracias a Linkedin he conocido a tres personas- muchas más he conocido, pero quiero centrarme en estas tres- que creo muestran un gran ejemplo para todos en esta situación de crisis. A estas tres personas las une- a mi modo de ver- una pasión,…y una certeza. La certeza es que son ellas las más indicadas para encontrar su camino, para aportar valor a la sociedad con sus ideas y sus formas de trabajar, y no Papá Estado. Saben que el Estado no les va a resolver su vida y se han puesto manos a la obra. Dos de ellas han iniciado, o están iniciando sus proyectos, recientemente; la otra persona lleva ya tiempo abriéndose camino en un entorno complicadísimo- que la crisis no ha hecho más que extremar – y haciendo que en esta época de crisis su proyecto crezca. Las tres son mujeres y todas son jóvenes. Las tres, como digo, comparten una sola cosa en tres proyectos distintos aunque con ciertos puntos limítrofes,…lo que comparten es que su proyecto, su idea, su empresa es su pasión.

Un gran error que cometen muchos estudiantes pensando en su futuro- al menos con los que yo he tratado- es que o buscan un empleo en un sector donde puedan tener seguridad o donde puedan ganar mucho dinero,…y digo que es un error porque lo principal debería ser trabajar en aquello que te gusta, en lo que te apasiona y por tanto más que un esfuerzo, supone un placer. Es la forma en la que damos de nosotros mismos más de lo que pensamos,…y por si alguno se pregunta qué tiene esto que ver con la inversión value, os diré que Warren Buffett ha comentado en varias ocasiones que para él la felicidad consiste en trabajar en lo que te gusta y con gente que te gusta y que por ello él va bailando a trabajar.

Dejadme que os hable brevemente de una de estas amigas, Ana, que tras varias experiencias en ámbitos muy dispares, lo que le ha permitido alcanzar un bagaje de conocimientos multidisciplinar- ¡y aún sigue aprendiendo cosas nuevas!- decidió en plena crisis comenzar un proyecto en el que poder conjuntar su pasión. Así, junto con otro amigo, comenzó Mambo Na Mambo, www.mambonamambo.com, y dado que yo no tengo nada que ver con ellos- salvo el conocerla a ella- no existe conflicto de intereses por mi parte.

Lo que vio- entre otras cosas- fue que en los viajes que había realizado había encontrado lugares, personas y sensaciones que le habían llamado la atención,…por su calidad, por el diseño, por la singularidad, por la propia experiencia y decidió que eso que ella había experimentado y disfrutado, aquello que tanto le gustaba y que tan especial le resultaba, podía servir igual para otras personas con inquietudes, gustos o necesidades parecidas. Si algo es bueno para una persona exigente, con gusto y capacidad de comprender la calidad o el diseño de un artículo,…también será bueno para otras personas. Y lo es.

Chicos que leéis este artículo, estamos cerca de San Valentín y os recomiendo a todos que, al menos, entréis en su página web y echéis un vistazo porque lo que Ana ha conseguido ha sido una selección de artículos realmente exclusivos, sorprendentes y originales y básicamente, las sensaciones que queréis para vosotros o para vuestra pareja se verán reflejadas. No os defraudará. Sed aventureros como Ana, llenad vuestras velas de viento y aprovechad esta crisis para surcar nuevos mares. Quizás ese viento os lleve lejos de vuestro trabajo actual y os acerque a aquella pasión oculta. Quizás el viento os haga enfocar vuestro futuro desde otro punto de vista, dándole quizás mayor honestidad a lo que ahora hacéis bajo las directrices de alguien que “no os gusta”. Es arriesgado, pero merece la pena.

Le comentaba yo hoy a Ana que hace años, cuando me planteé el tema de iniciar un proyecto, lo que me plateé fue: “¿qué se hacer?¿qué me gusta?” y la respuesta terminó llevándome al Argos Capital. Sed honestos con vosotros mismos, buscad vuestra pasión y haced como Ana, o Irene o María,…llenad vuestras velas del viento de lo que os gusta, habrá marejadas y tiempos complicados pero soplará hacia donde queréis ir, no donde os quieran llevar otros y no dependeréis de que vuestro futuro lo decida un jefe idiota o un Papá Estado que os diga en qué podéis trabajar.

La libertad y la felicidad es algo a lo que todos podemos aspirar- de hecho se nos concedió en un inicio, aunque quizás entre unos y otros traten de arrebatárnoslas- y os garantizo que no será el Estado quien nos saque de esta situación de crisis en la que aún estamos; los grandes esfuerzos que el sector privado ha venido realizando desde el inicio de la crisis, como se ve en la rebaja de salarios y en el proceso de desapalancamiento, es también el que nos sacará adelante. Buscad lo que os gusta y esa iniciativa os llevará a triunfar.

Ana, Irene y María han enfocado su camino, su pasión, dentro del mundo de la moda- una pena que ninguna cotice en bolsa porque merecería la pena invertir en sus empresas porque proyectos en los que el gestor involucra su alma e infunde su propio espíritu no son fáciles de encontrar-, Ana e Irene (www.just-ene.com, puro lujo) dentro del sector de “complementos”, si se me permite y María (www.marialafuente.es, espectacular) en el diseño (ahora en Punta del Este con un desfile), pero todas han enfrentado la crisis como una oportunidad de explotar su creatividad, de aprovechar para que su espíritu y su pasión se vierta en cada uno de sus proyectos, aportando calidad y valor en lo que hacen. No fracasarán. Entrad en sus páginas y sorprendeos.

Reconozco que este artículo me ha quedado bastante poético y optimista. Lo es. Pero os comentaré que poco antes de lanzar el Argos, vi la película Mamma mía! y una de las canciones era: “I have a dream, a song to sing,….I believe in angels”, yo también creí en los ángeles, también tenía una canción que cantar, un sueño,…el Argos es mi pasión. ¡Abrid las velas y navegad!

Un abrazo a todos y hasta el próximo artículo.

 

Lo más leído