¿Cuál es la estructura legal que más me conviene como gestor independiente?


Durante estos últimos años hemos visto grandes profesionales de la gestión, abandonando sus compañías en busca de nuevos proyectos bajo el emblema de "boutique financiera". Estos gestores suelen contar con la fidelidad de inversores que les han seguido durante su carrera profesional, y que les animan a dar el siguiente paso, y dejar de pertenecer a las grandes redes bancarias. Pero el dar estructura legal a la a un nuevo proyecto a veces no suele ser fácil, sobre todo en estos momentos donde la regulación, tanto local como europea, se ha intensificado y los medios económicos y técnicos cada vez son mayores. Las estructuras legales ligadas a la gestión de inversiones suelen ser agencia de valores / sociedad de valores o una sociedad gestora. Ninguna es mejor que la otra, dependerá del tipo de inversor, del producto y en general de la estrategia a seguir.

Desde mi punto de vista, si el objetivo es la gestión de carteras de particulares y alguna que otra sicav, lo más recomendable y ajustado podría ser el crear una agencia de valores / sociedad de valores con capacidad para gestionar sicav. La Sociedad de Valores dará algo más de autonomía a los gestores, ya que permitirá gestionar las cuentas de efectivo de los inversores, y así no depender de una entidad bancaria.

Pero si lo que quieres es crear un fondo, un producto propio, con una estrategia definida y acordada con los inversores principales (aquellos que ponen el "capital semilla"), lo mejor es considerar el lanzar una sociedad gestora en toda regla, ya que es la única estructura legal que lo permite. Es verdad que las sociedades gestoras requieren de más capital, el cual incrementará a medida que aumenten el patrimonio en gestión, pero se pueden crear con una estructura limitada ya que parte de las funciones que deben realizar, como la de administración (contabilidad, cálculo del valor liquidativo, informe a partícipes y autoridades...), el control de riesgos y cumplimiento normativo, se pueden delegar en entidades especializadas que ya cuentan con los sistemas informáticos y el personal especializado para ofrecer estos servicios. Si siendo Sociedad Gestora decidiésemos gestionar carteras de  inversores, no sería imposible, pero se necesitaría de una entidad bancaria para custodiar los valores y el efectivo de los inversores.

Estas estructuras legales te permiten poder gestionar sicav más allá de nuestras fronteras, como en Luxemburgo e Irlanda, (principales plazas donde se están registrando la mayoría de vehículos financieros), pero siempre de la mano de una entidad especializada en dichos países a quién se le pueda delegar la mayoría de las funcionas (depositaría, administración, gestión de partícipes…), sin contar por supuesto, la de gestión.

El elegir una estructura legal óptima y el partner en quién delegar aquellas funciones distintas a la de gestión, es fundamental para que el proyecto sea un éxito. En el mercado español hay varios casos muy conocidos y qué están creciendo no sólo dentro de España sino en mercados europeos como Luxemburgo.

Noticias relacionadas

Lo más leído