¿Cuál es la categoría de fondos más difícil de gestionar?


Hace unos días un amigo me pregunto sobre el tipo de fondo más complicado de gestionar. Mi respuesta fue doble. Los fondos de retorno absoluto y los fondos de asset allocation. La complejidad de estas dos clases de fondos tiene poco que ver con su dificultad “técnica” de gestión y mucho con las expectativas de cliente, y por tanto, su satisfacción tras observar los resultados de dichos productos.    

 

Los fondos de retorno absoluto tienen una larga historia de desencuentros entre el mensaje comercial que se hace sobre ellos y sus resultados. Todos recodamos ejemplos de sonoros fracasos en fondos de retorno absoluto que realmente produjeron importante insatisfacciones en los clientes. En mi opinión el problema de esta tipología de fondos es doble. Por un lado, retorno absoluto en muchas ocasiones es entendido como no perder en ningún entorno de mercado, o incluso no tener apenas volatilidad en el valor liquidativo, lo cual, en la inmensa mayoría de las ocasiones, en imposible. Por otro lado, el objetivo de rentabilidad que el gestor o gestora del fondo publicitan, en muchas ocasiones, se entiende como una rentabilidad mínima, no como algo que se aspira obtener.    

 

La siguiente clase de fondos que tiene una especial complejidad de gestión son los fondos o carteras de fondos de asset allocation, también habitualmente denominadas por adjetivos como “flexibles” o “dinámicos”. Es común que las redes comerciales y los clientes tengan una permanente insatisfacción con esta tipología de productos. Al igual que en el retorno absoluto el problema es dual.    

 

Por una parte, las expectativas de los clientes se forman siempre a posteriori, y no a priori, por lo cual, tras conocer el cliente la evolución de los diferentes tipos de activos, está insatisfecho si el fondo o cartera de fondos no se posicionó de forma decidida en los activos que han tenido un mejor comportamiento, olvidado que el asset allocation no es elegir el activo ganador, sino hacer una cartera equilibrada (y si me apuran con sentido común) que trate de maximizar la rentabilidad riesgo.    

 

La segunda dificultad de estos productos reside en la comparación con otros productos de asset allocation que están produciendo buenos o excelentes resultados. En los más de trece años que llevo dedicado a la gestión siempre recuerdo que en todo momento hay algún fondo que destaca por su buen track record y cuyo gestor o gestora es considerado por parte de los muchos clientes sofisticados como un verdadero gurú capaz de acertar de manera consistente en los complejos mercados financieros. No quiero citar ejemplos, pero todos recordamos varias gestoras nacionales y extranjeras que han estado o están en esta situación ventajosa. Es completamente seguro que en el futuro continuarán existiendo gestoras o gestores que tengan un track record de varios años de aciertos casi sistemáticos. Lógicamente, de los miles de fondos que hay en Europa registrados para la venta al cliente minorista, en los próximos 3, 5 y 10 años, habrá, por estadística, un pequeño grupo con resultados excelentes. Parte de este pequeño grupo decidirá hacer una agresiva comercialización y marketing.

 

Foto: Warein Holgado

Lo más leído