Crowdlending: solución a la sequía crediticia


El total del sector del crowdlending (P2P lending) en el mundo moverá en este año 2014 más de 6.000 millones de euros, cifra más que significativa y respetable si se tiene en cuenta que esta es una nueva modalidad de inversión en crédito para algunos mercados. En España, donde acabamos de arrancar, el valor de los préstamos solicitados a través de Lendico es ya superior a los 60 millones de euros, en menos de un año de actividad. Para Funding Circle, una de las empresas de préstamos entre particulares más importantes de Gran Bretaña creada en 2010 y modelo a seguir para Lendico, este número asciende a más de 300 millones de euros.

En los mercados internacionales como en el nacional, las costumbres y los procedimientos de inversores y prestatarios están cambiando a paso de gigante. En determinados tipos de mercados, sobre todo de cultura financiera anglosajona o del norte de Europa, los inversores han encontrado en el crowdlending una fórmula de canalizar sus inversiones consiguiendo una rentabilidad atractiva comparada con otras clases de activos más tradicionales. De la misma manera, los demandantes de crédito, en plena sequía crediticia consecuencia de la crisis bancaria, encuentran en este sistema una fórmula idónea para poder sacar adelante sus proyectos a un precio proporcionado. Los mercados consideran que estamos ante una alternativa de inversión y un nuevo activo que, hasta ahora, no estaba disponible para el inversor particular, que por primera vez sabe dónde se dirige su dinero ya que financia proyectos reales de otras personas. Este nuevo tipo de activo no tiene correlación con ningún otro, siendo por ello la solución óptima para diversificar al máximo el riesgo de la cartera de inversión.

Tanto crece este subsector de la financiación, que los principales afectados por esta nueva competencia, grandes bancos como el Santander o el Barclays, ya han comenzado a cooperar con plataformas P2P en Estados Unidos, Reino Unido y África del Sur. El último caso ha sido, de nuevo, Funding Circle que ha cerrado un pacto con el banco Santander, convirtiéndose éste en la primera entidad bancaria tradicional en entrar en el negocio de los préstamos entre particulares.

En España vamos con algún retraso si nos comparamos con otros mercados, pero se avanza en la dirección adecuada. La seguridad jurídica en este tipo de procesos es fundamental y necesaria para garantizar los intereses de inversores y prestatarios. Es por ello que Lendico colabora con la Administración española en el  proceso de regulación del mercado, que se hará mediante la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial.

La financiación de los ciudadanos, que en nuestro país ha estado siempre limitada a las instituciones financieras tradicionales y monopolizada por los bancos, se abre ya a cualquier particular que quiera invertir en una amplia variedad de proyectos de otras personas gracias a las plataformas digitales de P2P lending.

Nuestro sistema da la posibilidad a los inversores de acceder a la cartera de proyectos de nuestros clientes, que han sido elegidos a través de estrictos criterios de alta solvencia con una estrategia de rentabilidad flexible que oscila en una banda del 6,3% hasta el 19,6% en función del nivel de riesgo que los equipos nacionales e internacionales de analistas de riesgos hayan adjudicado a cada proyecto de financiación.

El eje central, el core business de la actividad es el estricto control del riesgo de los préstamos que se solicitan, que se analizan en España por equipos con experiencia en el sector financiero coordinados con el equipo de Global Risk en Alemania. Igualmente, en España, se trabaja con socios como ASNEF, Experian y Equifax, fuentes de información crediticia esenciales para análisis de calidad. Las bases para analizar el riesgo de cada préstamo son tan estrictas que sólo entre un 2 y un 3 por ciento de todos los proyectos de crédito analizados superan la prueba y son publicados en la plataforma para que los inversores comiencen a financiarlos.

Lendico es una plataforma digital, por lo que consigue una estructura mucho más eficiente en comparación con el sistema bancario (60% menos OPEX) generando un elevado margen potencial para el inversor: esta ventaja permite ajustar fees muy bajos para los inversores (tan sólo el 1% de la inversión realizada), además de darles la oportunidad de monitorizar su inversión en tiempo real en cualquier momento.

Así, los inversores tienen la seguridad de que toda la información que reciben es altamente fiable y completa, lo que facilita la evaluación del riesgo que desean tomar. Si a esto se añade que la inversión puede ser fraccionada en múltiplos de 25€, que los retornos de la misma son mensuales (con una media de rentabilidad de entre el 10 y 11 por ciento), que la probabilidad de impago es muy baja y que el proceso de transparencia en la relación con los inversores y los prestatarios es total, la inversión canalizada por este sistema ayudará a obtener importantes rendimientos a los inversores, convirtiéndose, en los próximos años, en una inversión muy atractiva. Además, impulsará la puesta en marcha de proyectos hoy sin financiación y mejorará por tanto la situación económica de España.

Lo más leído