Criterios diferentes que hoy aplica Mark Mobius con respecto a su etapa en Franklin Templeton


Hace casi un año Mark Mobius traía a España el que era su nuevo proyecto profesional: Mobius Capital Partners. El primer vehículo que registraba era una sicav luxemburguesa, Mobius Sicav, cuya gestión está en manos de Carlos Hardenberg y el propio Mobius. La entidad, que en España está representada por Atrium, reúne toda la experiencia que han ido adquiriendo estos profesionales en la gestión de mercados emergentes a lo largo de más de tres décadas y ha sido constituida sobre los tres pilares que, en su opinión, son hoy más importantes que nunca a la hora de gestionar un fondo de inversión. Algunos criterios son diferentes de los que aplicaban en su etapa en Franklin Templeton.

El primero es el hecho de apostar por una cartera especialmente concentrada. Los nombres que figuran en ella se mueven entre las 25 y las 35 compañías. “Nuestra dilatada experiencia  nos ha llevado a la convicción de que una cartera concentrada genera mejores resultados a largo plazo y permite además controlar mejor el riesgo. El binomio rentabilidad-riesgo mejora y, en este sentido, contar con especialistas locales nos ayuda a encontrar buenas oportunidades en sectores dentro de cada mercado emergente”, revelan.

El segundo es el hecho de dejar patente que sus intereses van de la mano de los de sus clientes. “Invertimos millones de dólares en nuestro fondo, demostrando así que existe una clara alineación de intereses entre nosotros como gestores y los partícipes del producto. Esto es muy importante porque estamos decididos a mantener nuestra independencia como entidad y eso nos permitirá invertir siempre en aquellas compañías en las que de verdad creamos existe una oportunidad interesante”.

El tercero son los criterios medioambientales, sociales y buen gobierno (ASG). “Los estamos adoptando en las empresas en las que invertimos. Es un requisito que hoy se ha vuelto imperativo. Los inversores quieren ver avances en ese sentido y nuestra estrategia pasa por el engagement con las compañías, para que mejoren sus estándares de sostenibilidad. Antes era algo que formaba parte del proceso de análisis. Ahora es un factor que se ha vuelto crucial en la selección. Incluso las compañías más rezagadas y menos transparentes se han dado cuenta de su importancia”.

Captura_de_pantalla_2020-11-11_a_las_13

Para Mobius y Hardenberg, los mercados emergentes siguen representando hoy una muy buena oportunidad de inversión a largo plazo. “La clave está en su fuerte crecimiento. Es la razón por la que nos gustan”, afirman. En los últimos 10 años el mundo emergente ha ido creciendo. “Hoy hay 70 mercados invertibles repartidos entre Asia, Latinoamérica y África, cuando hace 35 años apenas había una decena. En Latinoamérica solo estaba México y porque algunas de las compañías mexicanas cotizaban en la Bolsa de Nueva York. A nivel sectorial, también se ha producido una transformación muy importante”, explican (ver gráfico).

Captura_de_pantalla_2020-11-11_a_las_13

En su opinión, actualmente los mercados emergentes están cotizando con descuento frente a los desarrollados, “especialmente las empresas de pequeña capitalización. Ahí existe una gran oportunidad, sobre todo teniendo en cuenta la menor cobertura que existe por parte de los analistas. Algunas compañías que hace 15 años eran small caps son hoy compañías de gran capitalización. Y eso se ha debido a su apuesta por la innovación y por el hecho de haber puesto en práctica una cultura empresarial adecuada. Es el caso de muchas tecnológicas, cuyo peso en estos mercados ha aumentado de manera muy significativa”, concluyen.

Captura_de_pantalla_2020-11-11_a_las_13

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído