Crisis de mercado tras el Brexit: lo que sabemos y lo que no sabemos


La decisión del Reino Unido de abandonar la UE podría ser el comienzo de un importante y extenso proceso en el cual la insatisfacción ante los efectos de tres décadas de globalización se comienza a expresar en formas cada vez más impactantes. Queda por ver si la tendencia se acelera, y qué impacto duradero tendrán estas fuerzas políticas en las empresas de todo el mundo, si lo tuvieran. Por ahora, nadie lo sabe. Lo que sabemos es que las divisas, los bonos y los precios de las acciones experimentaron correcciones significativas, que los bancos centrales están de nuevo en estado de alerta y preparados para actuar y que, tras 38 años otorgándole la máxima calificación crediticia, S&P ha rebajado el rating de Reino Unido hasta AA, situándolo además con perspectiva negativa. Todo esto es lo que ha provocado el Brexit en apenas unos días. En lo que respecta a la evolución de los mercados de renta variable, las consecuencias están siendo especialmente sangrantes, aunque van por barrios. Las pérdidas registradas por el Ibex 35 en las últimas dos sesiones ascienden al -15% y las del EuroStoxx 50 al 12%. Al otro lado del canal de la Mancha son notablemente inferiores (del -6% para el FTSE 100), si bien esconden el desplome de más del 10% de Royal Bank of Scotland, Barclays o Lloyds, que han visto interrumpidas temporalmente sus negociaciones por la avalancha de órdenes de venta.  

La salida del Reino Unido de la UE supone problemas adicionales para un sector que tiene que afrontar otros retos importantes, como los descensos de los márgenes de intermediación, los mayores coeficientes de liquidez requeridos y la amenaza de litigios. Su caída en bolsa era algo esperado tras el anuncio del Brexit. “Las presiones a la baja en la bolsa británica se concentrarán especialmente en los valores del sector financiero y los que son más dependientes de los emigrantes de la UE, como la construcción o la hostelería, y será inferior en las empresas británicas que obtienen la mayoría de sus beneficios en moneda extranjera”, afirman desde Fidelity. Lo que parece claro es que la volatilidad ha llegado para quedarse... por mucho tiempo. “En los próximos años la incertidumbre respecto al resultado de las negociaciones seguirá siendo elevada, así como la volatilidad del mercado”, augura el equipo de gestión de carteras que componen en Ethenea. Después de la decisión histórica de los británicos, en la firma están convencidos de que hay que mantener la calma y permanecer cautos en relación a las inversiones. “No es de extrañar teniendo en cuenta que, además de la incertidumbre económica habitual, la incertidumbre política y geopolítica ha añadido claramente mayor complejidad al mundo en que vivimos y de los mercados financieros que navegamos”, aseguran.

Desde Groupama AM lo explican de manera muy nítida: la decisión de los británicos sume a los mercados en un periodo de mayor incertidumbre. “Entramos en territorio desconocido”, aseveran. Eso es lo que ha llevado a muchos inversores a buscar refugio, una tendencia que podría continuar a corto plazo. Los inversores parecen estar tomando ese camino. Nick Mustoe, director de Inversiones de Invesco en Henley, considera que "el referéndum ha incrementado la volatilidad y deprimido el riesgo asumido por los inversores. El voto a favor de la salida aumentará la búsqueda de activos defensivos”, asevera. Esto ya se está produciendo. El oro ha experimentado una fortísima subida que ha llevado al precio de la onza hasta máximos de los últimos dos años (1.330 dólares), mientras que las rentabilidades de los bonos del Tesoro de Alemania y EE.UU. están en los niveles más bajos de su historia. En el caso del bund a 10 años, su rentabilidad está en el -0,1%, mientras que el 15 años también ha entrado en terreno negativo. En el caso del bono alemán a 30 años, su tir actual es del 0,39%. Los niveles a los que cotizan las tires de la deuda alemana son históricos, pero no así el punto al que han vuelto los precios en otros mercados. De hecho, pese a la elevada volatilidad y dejando de lado el castigo sufrido por mercados como el español, el impacto no está siendo tan exagerado.

Mike Amey, gestor en PIMCO, ha realizado un ejercicio muy interesante. Según explica, incluso tras las oscilaciones registradas el pasado viernes tras conocerse el resultado del referéndum británico, los niveles actuales a los que cotizan los mercados son similares a los que estaban antes del Brexit. Para confirmar su teoría, Amey ha elaborado una tabla en la que se muestra cuál es el nivel al que cotizaban a las 11.00 horas del lunes, 27 de junio, diferentes índices de renta variable y renta fija (ver tabla). Lo más llamativo de esta comparación es que los principales mercados ya han estado en o cerca de los niveles actuales. Hasta el momento los movimientos más grandes han sido en activos relacionados con el Reino Unido: la libra esterlina, los gilts y las acciones de los bancos del país. "La buena noticia es que parte del impacto de la decisión del Reino Unido de abandonar la UE podría estar ya reflejada en los precios. En este contexto de mayor volatilidad, pueden surgir ineficiencias a largo plazo. Hay grandes negocios que han recibido un fuerte golpe a corto plazo, y hay otros donde los riesgos han aumentado de manera significativa. Este es el tipo de entorno donde se esperaría que los gestores de activos a largo plazo puedan agregar valor”, sentencian desde MFS IM. Son muchos los que están aprovechando para comprar.

Sabemos, por tanto, que en estos momentos nadie sabe exactamente qué consecuencias puede acarrear el divorcio entre el Reino Unido y la UE, aunque existe una confianza generalizada de los gestores en compañías con sólidos balances y negocios diversificados a nivel internacional. Pero también sabemos que, actualmente, el inversor tiene miedo y se está guareciendo en activos refugio, si bien la caída de los activos de riesgo -especialmente la renta variable- no está siendo tan dramática como se pensaba inicialmente, a pesar de que el Brexit ha sido una noticia que ha cogido completamente por sorpresa a unos mercados que están reaccionando de manera desigual. Eso también lo sabemos y obliga a los inversores a hacer una nueva reflexión sobre la diversificación de sus carteras.

Captura_de_pantalla_2016-06-27_a_las_16

 

Empresas

Noticias relacionadas