"Creemos que una estrategia basada en empresas globales que paguen dividendo es lo más adecuado para el mercado actual"


"Este 2013 será el año de la renta variable", indica el experto. Sin embargo, aunque la perspectiva sobre la situación macroeconómica ha mejorado a nivel global (desde Threadneedle esperan un crecimiento moderado), las cosas siguen sin estar del todo claras. Y aunque la renta variable está atractiva, existe el riesgo de caer en lo que se conoce como una trampa de valor. Es decir, las acciones pueden estar muy baratas, "pero eso no quiere decir que sean de buena calidad. Y por calidad, me refiero a visibilidad, earnings, etc.", explica.

Por ello, más que enfocarse en una determinada Bolsa, un país o región, una alternativa interesante es apostar por determinadas empresas. "La idea es invertir en compañías globales que sean defensivas y, además, capaces de beneficiarse del crecimiento moderado a nivel global", indica García Paéz. Para conseguirlo, en Threadneedle se enfocan en grandes compañías que paguen dividendos superiores al 4%, y con un crecimiento de beneficios futuros de más del 5%. Esta última condición aplicada en la selección de valores del Global Equity Income, ayuda a evitar empresas que supongan posibles riesgos. Por ejemplo, compañías que paguen dividendos altos pero que estén muy apalancadas. Por otra parte, al tratarse de empresas globales, aumenta las posibilidades de ganar exposición a mercados interesantes, como los emergentes, sin que suponga un riesgo mayor.

Entre los valores en los que invierten actualmente este fondo se encuentran: Ambev, Nestlé, Blackstone o Bank of China. La cartera está configurada por un total de 95 valores, seleccionados dentro de un universo de 1.586 empresas a nivel global, que tienen una capitalización superior a 500 millones de dólares y dividendos de más del 4%. Reino Unido como región, y finanzas como sector, son los dos segmentos a los que el fondo tiene mayor inclinación debido a que son, históricamente, donde las empresas tienen una mayor cultura de pago de dividendos.