“Creemos que 2013 puede ser el año de las sorpresas positivas”


“El sentimiento respecto a la evolución económica mundial es tan pesimista que en 2013 será muy sencillo batir las expectativas del mercado”. Así lo cree Markus Krygier, director adjunto de Inversiones de Amundi Londres, quien considera que la negatividad del inversor es todavía palpable, particularmente en lo que respecta al abismo fiscal estadounidense y la crisis de deuda de la eurozona, a lo que se añade el escepticismo sobre el crecimiento de China y los problemas que atraviesa Japón. Este elevado pesimismo le conduce al experto a pensar que “2013 puede ser el año de las sorpresas positivas y el de la consolidación de la recuperación del apetito por el riesgo”.

En una presentación celebrada en Madrid, Krygier reconoce que en la gestora esperan que el crecimiento del PIB mundial este año permanezca anémico y heterogéneo, si bien creen que hay mucho espacio para sorpresas positivas. Varias son las razones que le llevan a pensar así. Entre ellas, cita unas expectativas de inflación que se mantienen bajas, una visión de la crisis de la eurozona que ha cambiado radicalmente en apenas seis meses gracias al cortafuegos del BCE (ya no se habla del riesgo de ruptura del euro sino de la recesión en países como España o Italia), una política monetaria que seguirá siendo acomodaticia y la mayor visibilidad sobre el futuro económico de cada región.

¿Cómo se traduce esto en la estrategia del Amundi Funds Global Aggregate? Al contrario de la forma en la que está compuesta el índice de referencia, en Amundi ven al mercado de renta fija global como un compendio de todas las clases de bonos, incluyendo deuda emergente, corporativa y divisas, activos donde Krygier ve oportunidades. Las altas probabilidades de que se mantenga el apetito por el riesgo le hace ser constructivo en high yield, un mercado en el que el fondo puede llegar a invertir hasta el 20% de la cartera y deuda emergente. En términos generales, el experto cree, sin embargo, que el atractivo del crédito se ha reducido respecto a 2012.

“Este año la diversificación efectiva será crucial”, afirma. En este aspecto, el director de Inversiones de Amundi en Londres revela que en el equipo busca exposición a productos de spread, espera un aplanamiento de la curva y se muestra negativo en duración, al considerar que las rentabilidades de los bonos subirán, particularmente en Estados Unidos y Japón. “Los activos seguros han dejado de ser seguros. Las rentabilidades que ofrecen actualmente los ‘treasuries’ o los ‘bunds’ son tan bajas que no han margen para nuestras contracciones, por lo que tarde o temprano acabarán subiendo”, señala el experto.

Para asistir a rentabilidades aún más bajas habría que esperar una vuelta de la tensión y la incertidumbre como la vivida en la eurozona el pasado verano, algo que considera poco probable dada la aparición del BCE como prestamista de último recurso. “Si España no pide el rescate es porque no lo necesita. Si lo necesitase, lo pediría y lo tendría. La clave de todo ahora es la credibilidad de la autoridad monetaria europea”. Por este motivo, Krygier reconoce que en la firma se muestran constructivos los mercados de deuda pública periférica de mayor liquidez, como el italiano o el español, fundamentalmente en la parte corta de la curva.

En lo que respecta a las divisas, el director de Inversiones cree que el dólar se beneficiará del liderazgo de Estados Unidos. Justo lo contrario le sucederá al yen, que a su juicio se debilitará al ser la última carta que pueden jugar los políticos japoneses, y al euro. “La eurozona necesita una divisa más débil para favorecer las exportaciones y dar un impulso al crecimiento económico”, indica. En lo que respecta a las divisas emergentes, las mayores apuestas se concentran en aquellas de mayor liquidez, como el peso mexicano, la rupia india o el real brasileño, que a su juicio se fortalecerán al mantenerse la búsqueda de ‘carry’.

Desde su creación, el Amundi Funds Global Aggregate ha ofrecido a sus partícipes una rentabilidad anualizada del 12,2%, batiendo en siete puntos al Barclays Global Aggregate. En 2012, el retorno ascendió al 21,3%, 16 puntos por encima del índice de referencia. El fondo, con rating cinco estrellas de Morningstar, ha logrado posicionarse en el primer cuartil dentro de su categoría a uno, tres y cinco años. En renta fija, este fondo es la gran apuesta de la gestora para este año, al haber sido señalado por la firma como el producto estrella para 2013 en caso de tener que decantarse por un fondo de su amplia gama.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído