Crédito del sector financiero, con Robeco


TRIBUNA de Paula Mercado, directora de Análisis, VDOS, sobre el fondo Robeco Financial Institutions Bonds, fondo con la calificación Consistentes Funds People.

El mercado de deuda privada ofrece multitud de oportunidades, pero gestionar con éxito una cartera de este tipo requiere tener dos cosas siempre presentes. Primero, es vital asumir el nivel de riesgo correcto en el momento adecuado. Segundo, una buena gestión, que asigne una mayor importancia a la construcción de una cartera diversificada que eluda a los perdedores, que a seleccionar unos pocos bonos de gran rendimiento.

Esto es lo que hace Robeco Asset Mangement con su fondo Robeco Financial Institutions Bonds que en su clase IH en euros obtiene en el año una rentabilidad de 9,85%, el más rentable de su categoría. Como referencia, la media de la categoría VDOS Deuda Privada Global en que se encuadra se revaloriza un 2,23% en el mismo periodo.

La cartera del fondo invierte en torno al 90% en deuda subordinada financiera de alta calidad, principalmente con grado de Inversión (investment grade). Siguiendo la filosofía de la gestora, su equipo de crédito se mantiene siempre a la vanguardia en la gestión del mercado crediticio. Un equipo que cuenta con más de 20 años de experiencia en crédito global, y un enfoque contrarian que apoya sus ideas de inversión con análisis fundamental. 

El equipo de crédito de Robeco tiene reconocido prestigio y gestiona varios fondos presentes en las carteras de muchos inversores institucionales en España y fuera de ella, como Robeco High Yield y Robeco Global Credits. Robeco cuenta con un experimentado equipo de profesionales integrado por 9 gestores, 21 analistas, 4 analistas cuantitativos y 6 traders, con una trayectoria media en la industria de 17 años. Gestiona un volumen de 40.000 millones de euros en estrategias de renta fija, de los que 25.000  millones corresponden a crédito, analizándose las oportunidades en segmentos con yields atractivos.

El equipo gestor se compone del gestor, Jan Willem de Moor, Victor Verberk, responsable del equipo de crédito, y 4 analistas, Taeke Wiersma, Roberto Bella, Marijn Davidse y Jan Willem Knoll. Jan Willem De Moor es gestor de cartera de Investment Grade en el equipo de Crédito de Robeco. Antes de unirse a la gestora holandesa en 2005, De Moor trabajó en los fondos de pensiones de los profesionales de la medicina holandeses, como gestor de las carteras de renta variable durante seis años, y también en la firma SNS Asset Management, como gestor de cartera, durante dos años. Jan Willem de Moor es Director y gestiona también Robeco Euro Sustainable Credits. Es Master en Economía por la Universidad de Tilburg, y viene desarrollando su actividad profesional en la industria desde 1994. Cuenta con la certificación CEFA.

El primer paso de su proceso inversor consiste en determinar la exposición óptima al mercado de crédito, en función de su perspectiva del ciclo. Comprender la situación macroeconómica global es esencial para establecer las expectativas para cada categoría de deuda privada. Una rigurosa evaluación top-down de los mercados resulta vital para maximizar la rentabilidad.

Pero, aunque la perspectiva top-down puede ser vital, la selección de emisores bottom-up es lo que más impulsa la rentabilidad de su cartera de crédito. La selección comienza con la valoración, por parte de sus analistas, en base a cinco variables para cada empresa: situación empresarial, estrategia corporativa, perfil financiero, estructura corporativa y perfil ASG (cumplimiento de factores ambientales, sociales y de gobernanza) o de inversión sostenible. A partir de ahí, los gestores eligen los bonos más atractivos para incluir en sus carteras.

Los dos controladores del rendimiento principales que utilizan son la selección de emisores y el posicionamiento de la beta del fondo en crédito. Su gestión del riesgo es revolucionaria, habiendo desarrollado ya en 2004 un método innovador que se basa en la observación de que la multiplicación del diferencial crediticio de un bono por su duración permite predecir su volatilidad futura. Un modelo que denominan DTS por sus siglas en inglés (duration times spread). Su técnica DTS, que es ahora muy utilizada en el sector, se integra en todos los aspectos de la gestión de crédito en Robeco, y ha sido esencial para su éxito.

La cartera del fondo incluye entre sus mayores posiciones emisiones de Axa SA (2,67%) Barclays Plc (2,66%) NN Group NV (2,57%) ING Group (2,56%)  y Banque Federative de Credit Mutuel (2,45%). Por país, mantiene una ponderación en España de 9,80%; en Caixabank tiene un 1,11% y 22 puntos básicos de riesgo, y parte de ese 1,11% es T1; en Sabadell el peso es de 0.89% y 21 puntos de riesgo, todo LT2. Holanda (18%) Francia (16%) y Reino Unido (12,90%) suponen un mayor porcentaje en la cartera.

A pesar del Brexit, les gustan nombres que también son globales, como HSBC, Barclays o Lloyds. Las mayores infraponderaciones son en Austria (tienen algo de Raiffaisen y Erste, pero en menor medida que el índice); en Francia (tomaron beneficios después de las elecciones y aunque el peso sigue siendo considerable allí, eso supone una ligero infraponderación), y en Italia, un mercado en el que están muy cautos, especialmente con las nuevas orientaciones del BCE sobre los niveles de provisiones de los NPL, que puede tener un mayor impacto en los pequeños bancos italianos.

Su historia de rentabilidades posiciona a Robeco Financial Institutions Bonds entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, durante 2013 y 2017, batiendo al índice de su categoría durante 2014 y 2016. A tres años registra un dato de volatilidad de 4,76%, reduciéndose hasta 3,06% a un año, lo que lo sitúa entre los mejores de su categoría por este concepto. En este último periodo, su Sharpe es de 0,86 y su tracking error, respecto al índice de su categoría, de 2,09%. La clase institucional IH, requiere una aportación mínima de 500.000 euros, aplicando a sus partícipes una comisión fija de hasta 0,35% y hasta un 0,50% de comisión de depósito.

El equipo de Crédito de Robeco se siente crecientemente incómodo. Las valoraciones se sitúan en máximos históricos, los programas de compras establecidos por los bancos centrales, que han sido uno de los factores más favorables para este segmento en la última década, están a punto de desaparecer. Sin embargo, Sander Bus y Victor Verberk, corresponsables del equipo de Crédito, consideran que existen multitud de oportunidades para la selección activa de emisores.

Durante mucho tiempo, el equipo de Crédito de Robeco se ha decantado por el crédito europeo frente al estadounidense. Esto sigue siendo así en el caso de la deuda high yield, pero en el segmento de investment grade las valoraciones se encuentran bastante saturadas, debido a las compras que ha venido realizando el BCE, por lo que es vulnerable a una disminución de las compras. Han adoptado un posicionamiento geográfico más neutral, con una cierta orientación hacia los bonos que no reúnen las condiciones para ser adquiridos por el BCE.

Prefieren empresas de sectores más estables, menos expuestos a un eventual cambio del ciclo. En general, infraponderan materias primas y apuestan por los bancos. En su análisis de emisores, realizan pruebas de esfuerzo para los modelos financieros de las empresas en las que invierten, con el fin de prever las consecuencias que tendrían para ellas las subidas de los tipos de interés y la posibilidad de que se entrara en recesión.

Por su positiva evolución tanto por volatilidad como por rentabilidad en los últimos tres años, Robeco Financial Institutions Bonds obtiene la calificación cinco estrellas de VDOS, en su clase IH Institucional en euros.

Para información más detallada, ver ficha adjunta.

ROBECO_FINANCIAL_INSTITUTIONS_BONDS_IH_EUR

 

Archivos adjuntos

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído