Crecimiento de la confianza en la eurozona para 2011, según una encuesta de Barclays Capital


Los inversores institucionales creen de forma abrumadora que el área euro será capaz de evitar una “crisis de pleno desarrollo”, según la primera encuesta macroeconómica y de sentimiento de Barclays capital en la que han participado más de 2.000 inversores institucionales de todo el mundo.

Según sus resultados, sólo el 4% de los inversores creen que es probable que se produzca una crisis en el área euro y un colapso del euro, y más del 50% afirma que el impacto de la crisis de deuda soberana sobre el euro en el próximo trimestre será moderada. A pesar de ello, las preocupaciones sobre los problemas fiscales serán el tema clave en 2011, según tres de cada cinco consultados. Además, el 57% cree que el final de la crisis vendrá marcado por ayudas a otros países distintos de Grecia, mientras uno de cada tres espera quiebras o reestructuraciones de deuda en al menos un país periférico.

“Los resultados muestran que los problemas pueden resolverse”, afirma Piero Ghezzi, responsable de análisis de economía, mercados emergentes y divisas de Barclays Capital. “A pesar de todo, los inversores institucionales están muy preocupados por cómo la deuda gubernamental y las políticas fiscales se están tratando en las economías desarrolladas”, añade.

La encuesta también indica que el activo por excelencia en 2011 es la renta variable, con un 40% de los encuestados a favor, así como las materias primas, con el 34% de los apoyos. Menos del 10% cree que los bonos del Tesoro en EEUU serán más rentables.

Con respecto a EEUU, experimentará un periodo de crecimiento debajo de su tendencia general, según el 86% del panel. Menos del 6% espera una doble recesión en el país. Con respecto a la política monetaria, el 39,5% cree que la Fed está cometiendo un error con su política monetaria, mientras el 40,6% cree que el que se equivoca es el BCE.

Por su parte, los emergentes siguen centrando la atención, con el 40% de los inversores convencidos de que aquellos países en los que los mercados bursátiles y sus divisas ofrecerán una buena rentabilidad serán aquellos con fuertes historias de crecimiento. Con respecto al riesgo de estos mercados, el 46% afirma que una ralentización en China sería el más importante, por encima del 19% del panel, que habla de que el mayor riesgo sería una crisis en la Europa periférica, debido a que los mercados aún no han mostrado un claro decoupling.