COVID-19 dos meses después: comparativa con las caídas de Lehman y el 11-S


Pues ya hace dos meses del estallido de la crisis en Europa y en los mercados. Si alguien junior entró a trabajar en una gestora el 24 de febrero de este año, ya tiene un máster en tiempo real. Habrá presenciado una precipitación y un rebote sin precedentes. Y hasta habrá entendido el problema de la entrega física en los futuros del petróleo. Seguro que ahora sabe dónde está Cushing, y qué es lo que se cuece en aquellas tierras de Oklahoma.

En este artículo resumimos lo ocurrido en los mercados en estos dos meses, comparándolo con las otras dos crisis del siglo, cada una con un origen muy distinto, y por lo que se ve, también con un desarrollo propio.

El segundo mes

En el primer artículo de esta serie, asistíamos a un panorama desolador, con una caída promedio de los índices de renta variable superior al 30%, un recorte significativo del oro y un refugio único en los bonos del Tesoro americano. En esta comparativa hemos añadido índices de renta fija corporativa y de high yield en dólares y euros, así como el precio del Brent y del WTI, para tener una visión más completa.

En el segundo mes, los mercados se han dado la vuelta y todos los índices menos los de los precios del petróleo han abandonado el rojo del primer mes. Destacan el S&P 500 (+21,45%) y la deuda corporativa americana (+12,15%, índice BofA). Ahora bien, si últimamente oímos hablar mucho de la necesidad de ser selectivos, las preferencias de los mercados se están dejando notar a la hora de volver a comprar, porque la dispersión de los retornos en la subida ha sido mucho mayor que en la bajada. Y los menos favorecidos en el repunte han sido el Ibex 35 (+4,29%), la bolsa italiana (+7,78%) y el CAC 40 (+8,97%) que se comparan con una subida en promedio del 12,59% del grupo de índices bursátiles incluidos en este análisis.

Captura_de_pantalla_2020-04-23_a_las_18

En episodios anteriores

El tan esperado aplanamiento de la curva italiana ha encontrado un reflejo en los mercados, que dos meses después del estallido, ofrecen un panorama algo más benévolo que el que había dos meses tras la caída de Lehman Brothers. El primer mes post COVID-19 fue peor, pero a los dos meses, las caídas de la crisis financiera son superiores, algo más de cuatro puntos por encima en promedio para los índices de renta variable. Dos meses después de los atentados terroristas del 11-S ya había mucho verde.

Hay una excepción en la que coinciden las tres crisis: el precio del petróleo. Para las caídas post Lehman y post 11-S solo tenemos la referencia del WTI, barril que no viaja en barco. Los descensos del precio también fueron muy considerables, aunque significativamente menores al que estamos presenciando. Lo nuestro de ahora es un mensaje de la economía real mezclado con una crisis geopolítica y con un futuro complicado debido a los compromisos medioambientales (para entenderlo, recomendamos leer el artículo del profesor del IEB Luis Fernando Utrera: El petróleo, un tablero de ajedrez). 

En otro artículo publicado también en FundsPeople, el experto Rodrigo Villamizar, profesor del IEB y ex ministro de Energía de Colombia, apunta a que la recuperación del crudo, podría ser muy distinta esta vez. “A diferencia de anteriores caídas de precios en esta ocasión se ha estrechado la franja para futuros movimientos de precios. Esta nueva franja ya no oscilará entre 15 y 140 dólares (como ha sucedido en las últimas décadas) sino entre 10 y 60”, señala.

Las curvas se aplanan pero el proceso es muy largo, y está por definir ese esperado fenómeno de la desescalada. Vamos a por el tercer mes.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas